ACLARACIONES

 

           En la Discusión destacamos nuestro punto de vista o comentario con respecto a cada poesía; se trata de juicios de valor, evidentemente, del traductor. Además, manejamos algunos hechos históricos, biográficos, anecdóticos, pero siempre en torno a los poemas, a veces con apoyo de algún autor, o más bien, analista literario.

            Las Notas Bibliográficas ponen de relieve las  ediciones de las poesías,  así como las modificaciones principalmente de los títulos o dedicatorias. Se detallan en forma sistemática las revistas literarias, o periódicos en los que Poe publicó o reimprimió su obra poética. Es importante conocer los vaivenes que sufrieron los poemas, en cuanto a su impresión, en vida del autor.

            Las Notas Textuales o Glosario permiten aclarar la génesis de ciertos versos o ubicar nombres geográficos o propios, mediante breves conceptos aclaratorios. Se distinguen dos autorías en dichas Notas: unas son del propio Edgar A. Poe, y las restantes son responsabilidad exclusiva del traductor. Todas las Notas Textuales o Glosario persiguen, desde luego, lograr un adecuado conocimiento integral con respecto al poema en cuestión.

            Las Variantes de algunos poemas de Poe, con base en los textos aprobados por The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc., se incluyen a partir de páginas recuperadas de la web. Muchas versiones presentan características sumamente interesantes y novedosas para los lectores. Preferimos, nosotros, algunas variantes de los poemas que los en definitiva aprobados por el propio autor. Desde luego esto es un asunto de personal apreciación.  Los lectores juzgarán.


[EN LA ÚLTIMA NOCHE…]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.

           Estos dos versos pertenecen al manuscrito más antiguo de Poe, aproximadamente del año 1824.
           Fueron escritos en la página de un documento financiero de la empresa de John Allan, padrastro de Poe. Este registro y otros de carácter financiero se archivaron con los movimientos de noviembre de 1824.  
           En la biografía de Poe, Israfel: The Life and Times of  Edgar Allan Poe, p. 77, de Hervey Allen, aparece este breve poema y otro, páginas antes, incorrectamente asignado a Poe.

         

*O, TEMPORA! O, MORES!

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado en Southern Opinion, el 7 de marzo de 1868.
            Versos juveniles de Edgar Allan Poe. Nunca antes fueron impresos, escritos por Poe a la edad de diecisiete años y han llegado hasta nosostros por John H. Mckenzie, Esq., de Henrico County, Virginia, cuya madre adoptó a Rosa Poe, hermana de Edgar, al mismo tiempo que Poe fue adoptado por la Señora Allan, de Richmond.
            La sátira es pueril, aunque tiene ya algo del humor sui generis de Poe, pero mantiene su interés por el hecho de ser la más temprana publicación que existe del autor.
            El infeliz Pitts, ridiculizado por Poe, fue un dependiente en uno de los principales almacenes y tienda de Richmond, quien cortejaba a una de las bellas mujeres del tiempo de Poe, quien después se casó con un virginiano, prominente político y miembro del Congreso y quien algunas veces se sonrió en su primera juventud con el díscolo y joven Edgar, atraída por sus brillantes ojos y rizos jacintinos.

* Es una locución latina de Marco Tulio Cicerón que puede traducirse como, ¡Oh tiempos!, ¡Oh costumbres!

           

GLOSARIO

 

            HERÁCLITO DE ÉFESO.  Filósofo griego (ca. 540 a. de C. – ca. 480 a. de C.). Se conoce muy poco acerca de su vida. Algunos cronistas afirman que procedía de la familia real y que, destinado a reinar, decidió dedicarse a la filosofía. Parece que su modo de ser altanero y aristocrático le granjeó el rechazo de sus contemporáneos. Por otra parte, ridiculizaba los cultos y ritos populares y su estilo era de muy difícil comprensión, por lo que se le llamó el “oscuro”.  Este filósofo presocrático, símbolo del pesimismo, fue pintado por Rubens en su lienzo “Heráclito, el filósofo que llora”. (Madrid, Museo del Prado).

            DEMÓCRITO DE ABDERA.  Nacido en Abdera, ciudad de la  Tracia (ca. 460 a.  de C. – ca 370 a. de C), filósofo griego, sistematizador de la teoría atomista. Fue discípulo de Leucipo de Mileto, el fundador de la escuela atomista. La concepción de Demócrito de la materia le hacía suponer un universo infinito en el espacio y tiempo. Muchos han escrito que Demócrito se reía de todo; de ahí el proverbio, reír como Demócrito.

            MARIE AUGUSTE VESTRIS.  (1760 – 1842), bailarín célebre por sus saltos y otras acrobacias.

            TOM Y JERRY. Un tipo de sombrero. Poe extrae el nombre de P. Egan, Life in London: or the Days and Nights of Jerry Hawthorne, Esq. and his Elegant Friend Corinthian Tom, 1821.

            
PITTS. El ya dicho Pitts, dependiente de unos almacenes de modas en la ciudad de Richmond.

           

A MARGARET

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
           Manuscrito; aproximadamente de 1827.
           Se citan las fuentes que Poe adaptó para los versos de esta poesía:
v. 1: Milton: El Paraíso Perdido, Libro I.
v. 2: Alguien.
v. 3-4: La Tarea de Cowper, Libro I.
v. 5-6: Shakespeare: Troilus and Cressida.
v. 7: Pope: Ensayo sobre el Hombre.

A OCTAVIA

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
           Manuscrito; aproximadamente de 1827.
           Al pie del manuscrito de este poema aparece una fecha (1 de mayo de 1827), evidentemente escrita por interpósita mano.

TAMERLÁN

 

Se publica en Tamerlane and Other Poems. Boston, 1827.
Reimpresiones:       Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems.
                              Baltimore, 1829.
                              Poems. New York, 1831.
                           
TEXTO BÁSICO:    The Raven and Other Poems. New York, 1845.

            Con excepción de una línea, la No. 57, el texto de la reimpresión de 1845 es idéntico al de la reimpresión de 1829. Existe del poema una versión que se ubica entre 1827 y 1829. El texto de la reimpresión de 1831 presenta pocas variantes.
            Tamerlán es un poema con ciertos matices “byronianos” y no muy ajeno a la temática del romanticismo. Para Poe, el personaje histórico Tamerlán (Timur Lenk), no es en realidad un ser vivo, sino un símbolo, una actitud hacia el mundo y el amor.
            El héroe es uno de los mayores conquistadores de la historia, un líder de grandes masas mogólicas que llegó a formar el imperio más vasto en su momento,  en Asia y en el siglo XV. En el poema, personaje, tiempo y lugar son bastante expresivos como para llenar las expectativas de la mentalidad romántica.
            A lo largo de esta obra se destacan tres directrices fundamentales: las ambiciones saciadas, el amor marchito, y la determinación indoblegable ante el destino.
            Tamerlán es el primer poema escrito por Poe basado en las normas o cánones poéticos que desde un principio impone para su lírica. Es un cuadro, un retrato hipertensivo del propio poeta, cuya personalidad se disfraza de conquistador del mundo en la figura de Tamerlán.
            Cuando Poe escribió este largo poema, atravesaba días desgraciados (abandono forzado de la Universidad de Virginia, y el obligado rompimiento de su compromiso matrimonial con la Srita. Sarah Elmira Royster).
            En algunos trazos del poema, Tamerlán es Poe y la señorita Royster el Ada de la versión de 1827, y la doncella anónima de las posteriores ediciones. Toda la afrenta y la frustración soportadas por Poe en aquellas circunstancias, tuvieron su readaptación en la poética narración soñadora que escribió como represalia, y orientada hacia un medio social y sentimental que procedía con injusta brutalidad.
            El héroe del poema, con su enorme orgullo fracturado, se descubre a sí mismo poseído por la desesperación. En la figura de Tamerlán, el guerrero y el conquistador, Poe proyectó otros aspectos de su propia situación: un personaje huérfano de origen incierto, un nombre ficticio, un ser anhelante de poder y de mando.
            Pero la ecuación Edgar = Tamerlán tiene un opuesto: el amor. Y al final de su vida, el héroe descubre con honda tristeza y defraudación que el éxito de su gran empresa, sin el amor, carece de total sentido. Tamerlán bien puede pertenecer a la clase de poemas que describen la percepción de un poeta poseedor de una mente profundamente impresionable y lírica; entonces el poema se convierte en una autobiografía, aunque a veces un tanto ambigua, según haga Poe de Tamerlán un héroe representativo o ficticio. En verdad son  modulaciones que se deben simplemente al ímpetu juvenil de los dieciocho o menos años del poeta, dueño de una personalidad demasiado fuerte y por momentos imprevisible, además de situaciones cotidianas ya difíciles y conflictivas que Poe hubo de afrontar como un terrible mar embravecido.
            Así y todo, Poe ajusta una autobiografía poética con reglas adaptables a una diversidad de ideas y de personales incitaciones. La fuerza volitiva del poeta o de Tamerlán convierte, en cualquier momento, realidad todo aquello que desea. El universo, mediante un ficticio traslado se convierte luego en una subjetividad total.
            También Tamerlán presenta ciertos toques pictóricos en la descripción de los amores juveniles del conquistador que presienten la extraordinaria naturalidad poética de A Una en el Paraíso y Annabel Lee, por ejemplo.
            En Tamerlán Poe dramatiza el conflicto entre el deseo por el poder y la necesidad de su formación como ser humano.
            En esta obra, Poe emerge como un poeta; aunque sus alas aún no han emplumado, se vislumbra  ya la promesa de un encumbrado vuelo.


GLOSARIO

 

          TAMERLÁN. Nombre proveniente del inglés y del español para Timur, apodado Timur Lenk (“Timur, el Cojo”). Nació en 1336 en Kesh, cerca de Samarcanda, Transoxania (hoy Uzbekistán), y murió el 19 de febrero de 1405 en Otrar, cerca de Chimket (hoy Kazajstán). Conquistador mogólico de fe islámica, recordado principalmente por la barbarie de sus conquistas, desde la India a Rusia, hasta el mar Mediterráneo, y por los grandes logros culturales de su dinastía.
           
          TAGLAY.  Corresponde a los Montes del Turkestán, sistema montañoso que se origina en el Nudo del Pamir, Asia.

          SAMARCANDA. Es la antigua y misteriosa Maracanda, tomada por Alejandro Magno, en el 329 a. de C. Fue conquistada por los árabes en el 712. En 1220 fue devastada por Gengis Kan, y no renació hasta la época de Tamerlán, que la hizo capital de su imperio. En el siglo XV se convirtió en centro intelectual musulmán de Asia Central.

          EBLÍS. Entre los musulmanes, archidemonio o jefe supremo de los demonios.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Tamerlane" (F), Poems, 1831, pp. 109-124.]


TAMERLANE

 


Verses 73-74; 1831:                       

Ev'n then who knew that as infinite
My soul — so was the weakness in it.

165-176; 1831:

Say, holy father, breathes there yet
A rebel or a Bajazet ?
How now! why tremble, man of gloom,
As if my words were the Simoom!
Why do the people bow the knee,
To the young Tamerlane — to me!

213-221; 1831:

I reach'd my home — what home? above,
My home — my hope — my early love,
Lonely, like me, the desert rose,
Bow'd down with its own glory grows.

[Text: Edgar Allan Poe, "Tamerlane," Tamerlane and Other Poems, 1827, pp. 5-21.]



TAMERLANE

I

 

      I have sent for thee, holy friar; 
But 'twas not with the drunken hope,
Which is but agony of desire
To shun the fate, with which to cope
Is more than crime may dare to dream, 
That I have call'd thee at this hour:
Such father is not my theme —
Nor am I mad, to deem that power
Of earth may shrive me of the sin
Unearthly pride hath revell'd in —
I would not call thee fool, old man,
But hope is not a gift of thine;
If I can hope (O God! I can)
It falls from an eternal shrine.

II

 

    The gay wall of this gaudy tower
Grows dim around me — death is near.
I had not thought, until this hour
When passing from the earth, that ear
Of any, were it not the shade
Of one whom in life I made
All mystery but a simple name,
Might know the secret of a spirit
Bow'd down in sorrow, and in shame. —
Shame said'st thou?
                                Aye I did inherit
That hatred [hated] portion, with the fame,
The worldly glory, which has shown
A demon-light around my throne,
Scorching my sear'd heart with a pain
Not Hell shall make me fear again.


III

 

    I have not always been as now —
The fever'd diadem on my brow
 I claim'd and won usurpingly —
Aye — the same heritage hath giv'n
Rome to the Cæsar — this to me;
The heirdom of a kingly mind —
And a proud spirit, which hath striv'n
Triumphantly with human kind.

 In mountain air I first drew life;
The mists of the Taglay have shed 
Nightly their dews on my young head;
And my brain drank their venom then,
When after day of perilous strife
With chamois, I would seize his den
And slumber, in my pride of power,
The infant monarch of the hour —
For, with the mountain dew by night,
My soul imbib'd unhallow'd feeling;
And I would feel its essence stealing
In dreams upon me — while the light
Flashing from cloud that hover'd o'er,
Would seem to my half closing eye
The pageantry of monarchy!
And the deep thunder's echoing roar
Came hurriedly upon me, telling
Of war, and tumult, where my voice
My own voice, silly child! was swelling
(O how would my wild heart rejoice
And leap within me at the cry)
The battle-cry of victory!

IV

 

    The rain came down upon my head
But barely shelter'd — and the wind
Pass'd quickly o'er me — but my mind
 Was mad'ning — for 'twas man that shed
Laurels upon me — and the rush,
The torrent of the chilly air
Gurgled in my pleas'd ear the crash
Of empires, with the captive's prayer,
The hum of suitors, the mix'd tone
Of flatt'ry round a sov'reign's throne.
    The storm had ceas'd — and I awoke —
Its spirit cradled me to sleep,
And as it pass'd me by, there broke
Strange light upon me, tho' it were
My soul in mystery to sleep: [steep]
For I was not as I had been;
The child of Nature, without care,
Or thought, save of the passing scene. —

V

 

    My passions, from that hapless hour,
Usurp'd a tyranny, which men
Have deem'd, since I have reach'd to power
My innate nature — be it so:
But, father, there liv'd one who, then —
Then, in my boyhood, when their fire
Burn'd with a still intenser glow;
(For passion must with youth expire)
Ev'n then, who deem'd this iron heart
In woman's weakness had a part.
    I have no words, alas! to tell
The lovliness of loving well!
Nor would I dare attempt to trace
The breathing beauty of a face,
Which ev'n to my impassion'd mind,
Leaves not its memory behind.
In spring of life have ye ne'er dwelt
Some object of delight upon,
With steadfast eye, till ye have felt
The earth reel — and the vision gone?
And I have held to mem'ry's eye
One object — and but one — until
Its very form hath pass'd me by,
But left its influence with me still.

VI

 

    'Tis not to thee that I should name —
Thou can'st not —would'st not dare to think
The magic empire of a flame
Which ev'n upon this perilous brink
Hath fix'd my soul, tho' unforgiv'n
By what it lost for passion — Heav'n.
I lov'd — and O, how tenderly!
Yes! she [was] worthy of all love!
Such as in infancy was mine
Tho' then its passion could not be:
'Twas such as angel minds above
Might envy — her young heart the shrine
On which my ev'ry hope and thought
Were incense — then a goodly gift —
For they were childish, without sin,
Pure as her young examples taught;
Why did I leave it and adrift,
Trust to the fickle star within [?]

VII

 

We grew in age, and love together,
Roaming the forest and the wild;
My breast her shield in wintry weather,
And when the friendly sunshine smil'd
And she would mark the op'ning skies,
I saw no Heav'n, but in her eyes —
Ev'n childhood knows the human heart;
For when, in sunshine and in smiles,
From all our little cares apart,
Laughing at her half silly wiles,
I'd throw me on her throbbing breast,
And pour my spirit out in tears,
She'd look up in my wilder'd eye —
There was no need to speak the rest —
No need to quiet her kind fears —
She did not ask the reason why.

    The hallow'd mem'ry of those years
Comes o'er me in these lonely hours,
And, with sweet lovliness, appears
As perfume of strange summer flow'rs;
Of flow'rs which we have known before
In infancy, which seen, recall
To mind — not flow'rs alone — but more
Our earthly life, and love — and all.

VIII

 

    Yes! she was worthy of all love!
Ev'n such as from th' accursed time
My spirit with the tempest strove,
When on the mountain peak alone,
Ambition lent it a new tone,
And bade it first to dream of crime,
My phrenzy [frenzy] to her bosom taught:
We still were young: no purer thought
Dwell [Dwelt] in a seraph's breast than thine; 
For passionate love is still divine:
I lov'd her as an angel might
With ray of the all living light
Which blazes upon Edis' shrine. 
It is not surely sin to name,
With such as mine — that mystic flame,
I had no being but in thee!
The world with all its train of bright
And happy beauty (for to me
All was an undefin'd delight)
The world — its joy — its share of pain
Which I felt not — its bodied forms
Of varied being, which contain
The bodiless spirits of the storms,
The sunshine, and the calm — the ideal
And fleeting vanities of dreams,
Fearfully beautiful! the real
Nothings of mid-day waking life —
Of an enchanted life, which seems,
Now as I look back, the strife
Of some ill demon, with a power
Which left me in an evil hour,
All that I felt, or saw, or thought,
Crowding, confused became
(With thine unearthly beauty fraught)
Thou — and the nothing of a name.

IX

 

    The passionate spirit which hath known,
And deeply felt the silent tone
Of its own self supremacy, —
(I speak thus openly to thee,
'Twere folly now to veil a thought
With which this aching, breast is fraught)
The soul which feels its innate right —
 The mystic empire and high power
Giv'n by the energetic might
Of Genius, at its natal hour;
Which knows (believe me at this time,
When falsehood were a ten-fold crime,
There is a power in the high spirit
To know the fate it will inherit)
The soul, which knows such power, will still
Find Pride the ruler of its will.
    Yes! I was proud — and ye who know
The magic of that meaning word,
So oft perverted, will bestow
Your scorn, perhaps, when ye have heard
That the proud spirit had been broken,
The proud heart burst in agony
At one upbraiding word or token
Of her that heart's idolatry —
I was ambitious — have ye known
Its fiery passion? — ye have not —
A cottager, I mark'd a throne
Of half the world, as all my own,
And murmur'd at such lowly lot!
But it had pass'd me as a dream
Which, of light step, flies with the dew,
That kindling thought — did not the beam
Of Beauty, which did guide it through
 The livelong summer day, oppress
My mind with double loveliness —

X

 

    We walk'd together on the crown
Of a high mountain, which look'd down
Afar from its proud natural towers
Of rock and forest, on the hills —
The dwindled hills, whence amid bowers
Her own fair hand had rear'd around,
Gush'd shoutingly a thousand rills,
Which as it were, in fairy bound
Embrac'd two hamlets — those our own —
Peacefully happy — yet alone —

    I spoke to her of power and pride —
But mystically, in such guise,
That she might deem it naught beside
The moment's converse, in her eyes
I read (perhaps too carelessly)
A mingled feeling with my own;
The flush on her bright cheek, to me,
Seem'd to become a queenly throne
Too well, that I should let it be
A light in the dark wild, alone.

XI

 

    There — in that hour — a thought came o'er
My mind, it had not known before —
To leave her while we both were young, —
To follow my high fate among
The strife of nations, and redeem
The idle words, which, as a dream
Now sounded to her heedless ear —
I held no doubt — I knew no fear
Of peril in my wild career;
To gain an empire, and throw down
As nuptial dowry — a queen's crown,
The only feeling which possest,
With her own image, my fond breast —
Who, that had known the secret thought
Of a young peasant's bosom then,
Had deem'd him, in compassion, aught
But one, whom phantasy had led
Astray from reason — Among men
Ambition is chain'd down — nor fed
(As in the desert, where the grand,
The wild, the beautiful, conspire
With their own breath to fan its fire)
With thoughts such feeling can command;
Uncheck'd by sarcasm, and scorn
Of those, who hardly will conceive
 That any should become "great," born 
In their own sphere — will not believe
That they shall stoop in life to one
Whom daily they are wont to see
Familiarly — whom Fortune's sun
Hath ne'er shone dazzlingly upon
Lowly — and of their own degree —

XII

 

    I pictur'd to my fancy's eye
Her silent, deep astonishment,
When, a few fleeting years gone by,
(For short the time my high hope lent
To its most desperate intent,)
She might recall in him, whom Fame
Had gilded with a conquerer's name,
(With glory — such as might inspire
Perforce, a passing thought of one,
Whom she had deem'd in his own fire
Wither'd and blasted; who had gone
A traitor, violate of the truth
So plighted in his early youth,)
Her own Alexis, who should plight 
The love he plighted then — again,
And raise his infancy's delight,
The bride and queen of Tamerlane —

XIII

 

    One noon of a bright summer's day
I pass'd from out the matted bow'r
Where in a deep, still slumber lay
My Ada. In that peaceful hour,
A silent gaze was my farewell.
I had no other solace — then
T'awake her, and a falsehood tell
Of a feign'd journey, were again
To trust the weakness of my heart
To her soft thrilling voice:  To part
Thus, haply, while in sleep she dream'd
Of long delight, nor yet had deem'd
Awake, that I had held a thought
Of parting, were with madness fraught;
I knew not woman's heart, alas!
Tho' lov'd, and loving — let it pass. —

XIV

 

    I went from out the matted bow'r,
And hurried madly on my way:
And felt, with ev'ry flying hour,
That bore me from my home, more gay;
There is of earth an agony
Which, ideal, still may be
The worst ill of mortality,
'Tis bliss, in its own reality,
Too real, to his breast who lives
Not within himself but gives
A portion of his willing soul
To God, and to the great whole —
To him, whose loving spirit will dwell
With Nature, in her wild paths; tell
Of her wond'rous ways, and telling bless
Her overpow'ring loveliness!
A more than agony to him
Whose failing sight will grow dim
With its own living gaze upon
That loveliness around: the sun —
The blue sky — the misty light
Of the pale cloud therein, whose hue
Is grace to its heav'nly bed of blue;
Dim! tho' looking on all bright!
O God! when the thoughts that may not pass
Will burst upon him, and alas!
For the flight on Earth to Fancy giv'n,
There are no words —— unless of Heav'n.

XV

 

    Look 'round thee now on Samarcand,
Is she not queen of earth? her pride
Above all cities? in her hand
Their destinies? with all beside
Of glory, which the world hath known?
Stands she not proudly and alone?
And who her sov'reign? Timur he 
Whom th' astonish'd earth hath seen,
With victory, on victory,
Redoubling age! and more, I ween,
The Zinghis' yet re-echoing fame. 
And now what has he? what! a name.
The sound of revelry by night
Comes o'er me, with the mingled voice
Of many with a breast as light,
As if 'twere not the dying hour
Of one, in whom they did rejoice —
As in a leader, haply — Power
Its venom secretly imparts;
Nothing have I with human hearts.

XVI

 

    When Fortune mark'd me for her own,
And my proud hopes had reach'd a throne
(It boots me not, good friar, to tell
A tale the world but knows too well,
How by what hidden deeds of might,
I clamber'd to the tottering height,)
I still was young; and well I ween
My spirit what it e'er had been.
My eyes were still on pomp and power,
My wilder'd heart was far away,
In vallies of the wild Taglay,
In mine own Ada's matted bow'r.
I dwelt not long in Samarcand
Ere, in a peasant's lowly guise,
I sought my long-abandon'd land,
By sunset did its mountains rise
In dusky grandeur to my eyes:
But as I wander'd on the way
My heart sunk with the sun's ray.
To him, who still would gaze upon
The glory of the summer sun,
There comes, when that sun will from him part,
A sullen hopelessness of heart.
That soul will hate the ev'ning mist
So often lovely, and will lisp
To the sound of the coming darkness (known
To those whose spirits hark'n)  as one 
Who in a dream of night would fly
But cannot from a danger nigh.
What though the moon — the silvery moon
Shine on his path, in her high noon;
Her smile is chilly, and her beam
In that time of dreariness will seem
As the portrait of one after death;
A likeness taken when the breath
Of young life, and the fire o' the eye
Had lately been but had pass'd by.
'Tis thus when the lovely summer sun
Of our boyhood, his course hath run:
For all we live to know — is known;
And all we seek to keep — hath flown;
With the noon-day beauty, which is all.
Let life, then, as the day-flow'r, fall —
The trancient, passionate day-flow'r, 
Withering at the ev'ning hour.

XVII

 

    I reach'd my home — my home no more —
For all was flown that made it so —
I pass'd from out its mossy door,
In vacant idleness of woe.
There met me on its threshold stone
A mountain hunter, I had known
In childhood but he knew me not.
Something he spoke of the old cot:
It had seen better days, he said;
There rose a fountain once, and there
Full many a fair flow'r rais'd its head:
But she who rear'd them was long dead,
And in such follies had no part,
What was there left me now? despair —
A kingdom for a broken — heart.

 
   

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe,“Tamerlane” (F), Poems, 1831, pp. 109- 124.]


TAMERLÁN

 

Versos 73-74, en 1831,

Nadie supo que tan infinita como mi alma,
era también su flaqueza.

            165-176, en 1831,

Dime, reverendo Padre, ¿aquí aún exhala
un rebelde, o un Bayaceto?
¿Qué significa eso? ¿Por qué te estremeces, adusto hombre,
como si el simún fueran mis palabras?
¿Por qué todos la rodilla doblan
en presencia del joven Tamerlán... ante mí?

            213-221, en 1831,

Llegué a mi hogar… ¿cuál?... ¿qué hogar? En el Cielo
mi hogar, mi esperanza toda, mi primer amor;
yo, un ser solitario, como la rosa del desierto, en su gloria
por el peso de su crecimiento doblegada.

 

[Texto: Edgar Allan Poe, “Tamerlane”, Tamerlane and Other Poems, 1827, pp.5 – 21.].

TAMERLÁN

I

 

Reverendo Padre, por ti he enviado,
mas no con el embargo de la ebria esperanza,
oh agonía del deseo,
de evadirme del hado, esa poderosa fuerza,
ni osar siquiera ejecutar el delito del soñar;
pero razón obligada es demandar ahora tu presencia.
Instante es que no deseo ejecutar mi propósito, Padre,
ni loco estoy para suponer que poder alguno
de la Tierra puede absolverme del pecado,
del que mi absurdo orgullo placenteramente gozó;
no quiero llamarte necio, oh anciano,
porque la esperanza no es un don tuyo.
Si puedo tener esperanza, por Dios que si puedo tenerla,
y descendería ella de su eterno altar.

II

 

Los brillantes muros de esta ostentosa torre
se oscurecen en torno mío… la muerte se aproxima…
y en esta hora he pensado,
que al abandonar la Tierra, oídos algunos,
que no fuesen los de la sombra de alguien
a quien en vida transformé
en total misterio… salvo un simple nombre…
sí, podrían el secreto conocer de un espíritu
retorcido por la angustia y la vergüenza.
¿Vergüenza has dicho?
                                     Sí; heredé
con la fama una cuota despreciable,
la mundana gloria que exhibió
una luz demoníaca alrededor de mi trono,
e hizo arder el estigma de mi corazón con tal dolor
que no temeré otra vez el Infierno.

III

 

Nunca fui como ahora soy;
la febril corona sobre mi cabeza
la reclamé, y usurpándola la obtuve para mí;
sí, la misma herencia que entregó
Roma al César, y ésta a mí.
El legado de una majestuosa inteligencia
y un orgulloso espíritu que triunfal luchó
contra la humanidad.

Tuvo su aliento mi vida en el montañoso aire,
y derramaron las nieblas del Taglay,
noche tras noche su rocío sobre mi juvenil y altiva cabeza;
y mi cerebro bebió entonces un veneno
cuando después de un día de peligrosa contienda
con una gamuza me apropié de su escondite,
y me dormí arropado con el orgullo del poder,
como infantil monarca por un momento investido,
pues con el rocío de la montaña, durante la noche,
mi alma se impregnó de una sumisión impía
y experimenté su esencia introducirse a hurtadillas
por la vereda de mis sueños, mientras una luz
que destellaba desde una nube en las altitudes suspendida,
me pareció a mis ojos entornados,
que era de la monarquía su fasto.
Y el rugido intenso del eco del trueno,
precipitado acudió a mí, y me hablaba
de guerra y de conmoción, y mi voz,
¡mi propia voz, vacuo adolescente!, se henchía
(¡oh, como se regocijó mi salvaje corazón
y se remontó desde mis entrañas con aquel grito),
¡al grito de victoria en el campo de batalla!

IV

 

Cayó la lluvia sobre mi cabeza
casi descubierta, y el impetuoso viento
pasó raudo sobre mí, pero mi mente
enloquecía porque fue el hombre quien esparció
laureles encima de mí, joven soñador,
y el ímpetu de un torrente de gélido aire
gorgoteó en mis oídos placenteros como el aplastamiento
de los imperios, y la plegaria de los cautivos,
de los suplicantes su murmullo y el sonsonete
de la adulación alrededor del trono del soberano.

Cesó la tempestad, y desperté;
su espíritu en el sueño me arrullaba,
y al pasar a mi lado abrió su camino
sobre mí, extraña y fantástica luz,
para que mi alma durmiera en el misterio:
no era yo quien había sido,
el inquieto hijo de la Naturaleza, irreflexivo
en su pensamiento, inmerso sólo en el transitorio escenario.

V

 

Mis pasiones, desde aquel infortunado momento,
una tiranía usurparon, y los hombres
enjuiciaron mi naturaleza innata,
cuando el poder alcancé. ¡Qué así sea!
Mas, Padre, hubo alguien que entonces,
en mi adolescencia, cuando el fuego de la pasión
ardía con fuerza más intensa,
(porque la pasión expirar debe con la juventud)
y supe entonces que este férreo corazón
gozaba de una porción de la flaqueza femenina.

Carezco de palabras para hablar
de las bellezas que el amor vierte en los corazones,
ni ahora intentaría delinear
el instante de la belleza de un rostro
que ni siquiera en mi apasionada mente
ha dejado su remembranza tras de sí.
En el albor primaveral de la vida, ¿nunca mantuviste
dirigida la atención hacia objetos deliciosos,
inmutables los ojos, hasta sentir
que la tierra se bamboleaba… y la visión se esfumaba?
Yo he preservado con los ojos de mi memoria
un objeto, solo uno, hasta que su forma misma
se desvaneció en un soplo,
pero su influencia está conmigo.

VI

 

No es a ti a quien deseo nombrar ahora;
no puedes, no osarías pensar
en el mágico dominio de una llama
que hasta este azaroso límite
se ha aferrado mi alma, aunque imperdonable,
y perdido el Cielo por las pasiones.
Yo amé… y ¡cuán ardientemente!
¡Sí! ¡Ella merecía todo mi amor!
En mi infancia ese amor fue mío,
pero incapaz de alentar pasiones:
hasta los ángeles del Cielo
la envidiaron; su delicado corazón era un altar
en el que todas mis esperanzas y pensamientos
eran incienso, dones deleitables,
porque eran pueriles, libres de pecado,
puros, como su juvenil naturaleza.
¿Por qué abandoné ese amor y, sin propósito alguno,
confiado, me sometí a la veleidosa estrella que llevo dentro?

VII

 

Juntos crecimos, ella y yo, en edad y amor
vagando por bosques y ásperos parajes;
en la estación invernal fue mi pecho su escudo
y, cuando nos sonreía la afable luz solar
y advertía ella los cielos abiertos,
nunca vi Cielo alguno sino en sus brillantes ojos.
Hasta la infancia conoce el corazón humano,
porque en medio del Sol y sus sonrisas,
apartados de nuestras fútiles inquietudes,
y riéndome de sus inocentes ardides,
me abandonaba en su palpitante pecho,
para mi alma desahogar su pasión en lágrimas,
sus ojos buscaban mis confundidos ojos,
y no era necesario emitir palabra alguna;
ni preciso calmar sus naturales temores;
ella no inquiría razones

El devoto recuerdo de aquellos años
regresa a mí en estas solitarias horas,
y con placentero encanto atrae
el perfume de extrañas flores estivales,
flores que antaño conocimos y disfrutamos,
en aquella infancia, y que una vez admiradas
evocan algo más que su recuerdo:
nuestra vida terrenal… nuestro amor…todo.

VIII

 

¡Sí! ¡Ella merecía todo mi amor!
Mas a ese amor, como en aquel tiempo maldito
que mi espíritu compitió con la tempestad,
cuando solo me hallaba en la cumbre de una montaña,
un nuevo acento le fue deparado por la ambición;
como un precepto soñé con el crimen,
y en mi desvarío del corazón de ella fui maestro.
Éramos aún dos jóvenes: ningún pensamiento más puro
encierra el corazón de un serafín que el tuyo,
porque el amor apasionado es siempre divino;
la amaba yo como un ángel podría amar,
con los rayos de toda luz viva
que arde brillantemente en el altar de Edis.
No es pecado comparar esa mística
llama con la llama de mi amor.
¡Oh, tú, no tengo existencia sino en ti!
El mundo, con su inmensidad de alegre
y luminosa belleza (todo un deleite
indefinido para mi ser),
el mundo, su gozo, su ápice de dolor
que yo no sentí, sus formas corpóreas
de variados seres que retienen
los espíritus incorpóreos de las tormentas,
la luz solar y la calma, los ideales
y las fugaces vanidades de los sueños
cruelmente hermosos, las reales bagatelas
del estado de vigilia al mediodía,
de una encantada vida que parece,
al tornar la vista hacia atrás, la lucha
con algún hostil demonio que con su poder
me dejó cubierto por aciaga hora;
todo cuanto sentí, vi o pensé,
como un insólito remolino se convirtió
(de tu belleza sobrenatural cargado)
en ti, y en la nada de un nombre.

IX

 

El apasionado espíritu que conoció
y abismalmente sintió el silencioso instinto
de su propia hegemonía
(te hablo así, sin ambages,
porque fuera estúpido enmascarar pensamiento
alguno que pesa sobre este dolorido pecho),
pues el alma que experimenta su innato derecho,
el místico imperio y supremo poder
concedido por la vigorosa energía
del genio en su hora natal,
que conoce [créeme que en este tiempo,
cuando la falsedad consumió un crimen décuplo,
existe un poder del supremo espíritu
para saber el destino que heredará]
el alma, conocedora de ese poder, descubre
que el orgullo es el soberano de la acción de su voluntad.

¡Sí! Yo era orgulloso… y tú, que conoces
la magia del sentido de esa palabra,
tantas veces pervertida,
me despreciarás, quizá, cuando escuches
que el orgulloso espíritu fue quebrantado,
que el orgulloso corazón agónico ardía,
y esperaba una palabra de reproche
de ella, la idolatrada de mi corazón.
Te repito, era muy ambicioso, y, ¿conoces
esta fiera pasión? No, tú la ignoras.
Yo, un campesino, erigí mi propio trono
sobre la mitad del mundo,
¡y me quejaba de tan prosaico destino!
Pero se desvaneció, como un sueño
que efímero huye como el rocío;
ese pensamiento enardecido, y no los rayos
de la belleza, su guía en el prolongado
día estival, mi mente oprime
con enaltecida exquisitez.

X

 

Juntos caminamos por la cúspide
de una elevada montaña que mira
a las lejanas colinas, orgullosas torres naturales
de rocas y bosques, erosionadas
colinas ceñidas por enramadas,
cuya exaltada belleza convoca
mil arroyuelos fluyendo vocingleros
que como mágica atadura
dos aldeas abrazaban, las nuestras,
placenteramente felices, pero solitarias.

Le hablé a ella de poder y de orgullo,
pero místicamente, de manera
que no lo estimara ajeno
a la conversación de ese instante.
Y en sus ojos leí [acaso con descuido]
un sentimiento unido al mío;
y en sus brillantes mejillas, el rubor me pareció
que se transformaba en un trono de reina,
y era tan radiante que mantenerlo debía
como la única luz en el oscuro desierto.

XI

 

Allí, en esa hora, sobrevino a mi mente
un pensamiento, desconocido para mí:
dejarla, mientras ambos jóvenes éramos,
y continuar mi destino supremo
en la lucha por los territorios y rescatar
las ociosas palabras que como un sueño
resonaban en sus distraídos oídos;
no dudé, ni tuve conciencia de temores algunos
por los peligros en mi turbulento curso de la vida;
obtener un imperio y entregarle,
como dote nupcial, una regia corona,
eran los únicos sentimientos que me invadían,
con su propia imagen, mi pecho apasionado.
Quien hubiese conocido las secretas reflexiones
sentimentales del corazón de un joven campesino,
lo habría juzgado compasivamente
como alguien cuya razón hubiera
extraviado la fantasía. Entre los hombres,
encadenada se halla la ambición, que no se sustenta
[como en el desierto, donde lo enorme,
lo agreste, lo hermoso, conspiran
con su propio aliento para avivar su fuego]
con las ideas que el sentimiento puede disponer,
sino desenfrenada por el sarcasmo, por el escarnio
de quienes difícilmente comprenderán
de que llegue a ser “admirable” alguien que nació
en su propio círculo de acción, y no creen
que se han de inclinar en su vida ante una persona
que todos los días suelen ver, tan familiar,
y sobre quien el sol de la fortuna
no ha resplandecido nunca tan deslumbrante,
por ser humilde y de su misma condición.

XII

 

Retraté con los ojos de mi imaginación
su silencioso, profundo asombro
cuando, me ausenté por unos años,
(poco tiempo mi gran esperanza
dedicó a su desesperado propósito),
y recordó ella a quien la fama
hizo brillar su nombre de conquistador
(con gloria tal como pudiera inspirar
inevitablemente un fugaz pensamiento de alguien
a quien ella creyó en su propio ardor,
marchito y consumido; alguien que se fue
como traidor, violentando la verdad
tantas veces jurada en su juventud),
a su propio Alexis quien juró solemne
su amor repetidamente,
y erigió la fascinación de su infancia
hasta la condición de prometida y reina de Tamerlán.

XIII

 

Un fulgurante día estival, el Sol en el cenit,
abandoné el enmarañado cenador,
donde profunda y tranquilamente dormía
mi Ada, y en aquella apacible hora,
una silenciosa mirada fue mi adiós.
No tuve otra consolación, porque despertarla
y decirle una falsedad sobre un viaje
fingido, de nuevo habría sido
confiar el desaliento de mi corazón
a su delicada y estremecida voz.
Partir así, mientras que dormida soñaba
con dilatados encantos, ni pensé
tampoco despertarla, aunque tuviese pensamientos
de marcharme, impregnados de locura.
Mas yo no conocía el corazón de la mujer,
aunque amaba y era amado… que sea procedente.

XIV

 

Abandoné el enmarañado cenador,
emprendí mi camino como alocado
y sentí, cada hora que transcurría
alejándome de mi hogar, más jubilosa.
En la Tierra existe una agonía
aunque ideal, todavía puede ser
el peor mal de la humanidad;
es una bendición su realismo,
demasiado verdadero para quien en su corazón
reside, no dentro de él mismo, sino concediendo
una parte de su alma por vocación,
a Dios y al Universo;
vivirá en quien posea un espíritu amoroso
con la Naturaleza y sus sendas naturales;
de sus caminos encantados hablará
y será capaz de bendecir su irresistible belleza.
Es más que agonía
para quien su decadente escrutinio oscurece
su propia y vital mirada fija
en el circundante encanto: el Sol,
el límpido cielo azul, la confusa luz
de la pálida nube cuya tonalidad
bendición es para su melancólico retiro celestial;
¡se oscurece al mirar todo lo alegre y brillante!
¡Oh Dios!, cuando los pensamientos incapaces
de desvanecerse, brotan en aquel ser, y ¡ay!,
para huir de la Tierra a la Fantasía,
palabras no existen, sino las del Cielo.

XV

 

¡Contempla ahora alrededor tuyo a Samarcanda!
¿No es ella la reina de la Tierra? ¿No se cierne su orgullo
sobre todas las ciudades? ¿Y no están en su mano
sus destinos? Con todas
además de la gloria por el mundo conocida,
¿no se yergue  espléndida y singular?
¿Y quién es su soberano?
Timur, a quien los atónitos pueblos vieron
ganar victoria tras victoria,
magnificando los tiempos y pienso más en la fama
de Gengis, que aún resuena.
¿Y qué era él? ¿Qué cosa? Un nombre.
Un alborozado sonido nocturno
llega hasta mí, con las voces confundidas
de tantos poseedores de corazones tan débiles,
como si no fuese en las horas postreras
que se regocijaron ante la presencia
casual de un líder. El poder, la fuerza del poder
secretamente trasmite su veneno;
nada tengo yo que ver con los corazones humanos.

XVI

 

Cuando la fortuna su adepto me eligió,
y mis altivas esperanzas alcanzaron un trono
[es inútil, buen fraile, narrar
una historia que el mundo harto conoce,
y cómo, a través de hazañas de poderío
hasta las vacilantes alturas ascendí],
cuando aún era joven, y pienso
que mi espíritu, el mismo siempre ha sido.
Mis ojos estaban todavía imbuidos de pompa y poder,
mi confuso corazón se hallaba muy lejos,
allá, en los valles de las indómitas montañas de Taglay,
en el enmarañado cenador de mi querida Ada.
No viví mucho tiempo en Samarcanda;
un día, vestido sencillamente de campesino,
busqué mi tierra, largo tiempo abandonada;
al atardecer, emergieron sus montañas ante mis ojos,
rodeadas de su halo de melancólica grandiosidad;
mas vagando por las sendas, mi corazón hallaba
osiego con los rayos del Sol poniente,
pero quien alza y fija su mirada
ante la gloria del sol estival,
le invade, cuando el astro se oculta,
lóbrega desesperanza del corazón.
Esa alma detesta la vespertina niebla
cuántas veces tan bella, y es capaz de balbucear
el sonido de las tinieblas avanzando
(familiar para los espíritus que saben escuchar)
como quien en sueños quisiera huir
de un peligro inminente, pero es incapaz de hacerlo
Y aunque la luna, la plateada luna,
brillante en su tránsito hacia el cenit,
reservada es su sonrisa, y su haz luminoso
en esa hora de lobreguez, parece
un retrato obtenido después de la muerte,
una imagen tomada cuando el hálito,
el verdor de una vida y el fuego de su mirada
de la existencia gozaban… y se desvanecieron.
Es así cuando el seductor y bello sol estival
de nuestra infancia ha recorrido su curso,
pues cuanto vivimos para conocer, ya se conoce
y todo cuanto intentamos conservar, se nos escapa,
con la belleza del mediodía, nuestro gran tesoro.
Que la vida, cual flor de un día, se marchite,
extática y apasionada flor del día,
mustia al atardecer.

XVII

 

Llegué a mi hogar, nunca más mi hogar,
todo su calor, toda su existencia en un soplo habían desaparecido.
Traspasé la musgosa puerta,
y hallé el vacío ocioso de  la adversidad.
En el pétreo umbral me encontré
con un cazador montañés que había conocido
en mi niñez, pero no me reconoció;
dijo algo sobre la vieja choza;
había visto mejores días.
Allí había una fuente
y allá hermosas flores levantaban sus corolas,
pero, ella, quien las cuidaba, había muerto ha mucho tiempo,
y ya no participaba de mi insensatez.
¿Cuál era mi situación? La desesperanza,
un reino para un corazón hendido por el quebranto.

CANTO

 

El poema se publica en Tamerlane (1827), como “ A–––”.
Reimpresiones:         Al Aaraaf (1829), con el mismo título.
                               Brodway Journal, 2 (20 de setiembre de 1845) 166, como “Canto”.
TEXTO BÁSICO:  The Raven (1845), como “Canto”.

            Esta pieza lírica se refiere sin duda al matrimonio de la Srita. Sarah Elmira Royster con el Sr. E. R. Shelton.
            Como ya hemos dicho, ella y Poe protagonizaron un bello idilio que fue truncado por la forzada separación de los novios, de común acuerdo por sus respectivas familias.
            Este verdadero “lied” canta con versos sencillos pero musicales, la profunda tristeza y frustración que embargó al joven Poe, contrapuestos a la felicidad “aparente” de la novia.

SUEÑOS

 

El poema se publica en Tamerlane (1827).
TEXTO BÁSICO:     Tamerlane (1827).
            Aunque este significativo poema nunca fue reimpreso por Poe, se conserva de esta poesía un manuscrito fechado en el año 1828, en la “Pierpont Morgan Library”. El texto del poema corresponde al de dicho manuscrito.
            En Sueños, obra en extremo reveladora de una conciencia sensible y abierta, Poe procura definir y trazar los delicados y evanescentes estados mentales, y los lleva a ser controlados por la inteligencia y la voluntad.
            El joven poeta nos da a entender que existe en su naturaleza una fuerza  incontrolable, … para quien su corazón… es …caos de recóndita pasión.
            La poesía también se refiere, un tanto veladamente, a cierto acontecimiento transformador en su infancia que lo aparta de la realidad. Es una original revelación que le provoca un verdadero estado de ansiedad, y una esperanza teñida de angustia.
            En términos generales, las composiciones que siguieron a Tamerlán están más o menos envueltas con el mismo pensamiento: frecuente tristeza, poderosa ambición, y correrías mentales por los ámbitos complejos y sombríos del país de los sueños.

ESPÍRITUS DE LOS MUERTOS

 

El poema se publica en Tamerlane (1827), como “La Visita de los Muertos”.
TEXTO BÁSICO:  Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (julio de 1839) 51,  como “Espíritus de los Muertos”.

            Sea cierto o no que a los quince años de edad Poe lloró sobre la tumba de la mujer que despertó en él su primer ideal de ardiente amor (la Sra. Jane Stanard, fallecida en 1824, madre de Robert “Bob” Stanard, amigo y compañero de estudios del joven Poe), la espantosa realidad de la muerte desenterró ahora las inextricables fibras de su psique, ya predispuesta por la temprana pérdida de su madre. La cruel ruptura de la vida y los horrores de la disolución en los cementerios se convirtieron en materia de su imaginación: paleta y colores de una genialidad típica.
            Para salvar a sus seres, o más bien mujeres amadas, de las indignidades de la descomposición de los cuerpos, Poe altera su espectro necrofílico, y entonces sus muertos nunca estuvieron realmente muertos; los dotó de una voluntad vital, de un estadio de conciencia lejos de la extinción del cuerpo. Los corazones laten más allá del fin de la vida.
            Espíritus de los Muertos es, por supuesto, un poema de ordenamiento necrofílico, pero orlado de bellas imágenes y extraña musicalidad, que anuncia ya al futuro Poe de sus más logrados poemas y cuentos, desde luego;  una poesía de hermosa arquitectura gótica.

 

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Spirits of the Dead" (A), Tamerlane and Other Poems, 1827, pp. 27-28.]

VISIT OF THE DEAD (SPIRITS OF THE DEAD)

 

            2-3; 1827:      

Alone of all on earth — unknown
The cause — but none are near to pry

            after 18; 1827:

But 'twill leave thee, as each star
In the morning light afar
Will fly thee — and vanish:

            25-28; 1827:

By that summer breeze unbrok'n
Shall charm thee — as a token,
And a symbol which shall be
Secrecy in thee.

 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Espíritus de los Muertos” (A), Tamerlane and Other Poems, 1827, pp. 27- 28]

ESPÍRITUS DE LOS MUERTOS [La Visita de los Muertos]

     TEXTO BÁSICO: Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (julio de 1839) 51.

 

            2-3; en 1827:

Aislada en toda la Tierra; la causa
desconocida es, y tan solo hay nadie para atisbarte.

            tras 18; en 1827:

Pero te abandonarán, como cada estrella
con la matutina luz, y lejos
de ti cual saeta volarán para luego desvanecerse.

            25-28; en 1827:

y la continua brisa estival
te fascinará como signo
y símbolo,
para ti un secreto.

ESTRELLA VESPERTINA

 

El poema se publica en Tamerlane (1827).
TEXTO BÁSICO:     Tamerlane (1827)
            Es un poema muy descriptivo que encierra un simbolismo interesante. No debe olvidarse que Poe era astrónomo aficionado, y en esta poesía exalta la belleza del planeta Venus visto desde la Tierra como estrella vespertina. El poeta opone el astro con rara insistencia a la pálida luz de la Luna. Estrella Vespertina es uno de los pocos poemas en que Poe se vuelca totalmente hacia la Naturaleza.

IMITACIÓN

 

El poema se publica en Tamerlane (1827), como “Imitación”.
Reimpresión:               Al Aaraaf (1829), como “A–––”.
TEXTO BÁSICO.     Tamerlane (1827)  
            Las versiones de 1827 y de 1829 son diferentes una de otra. En Poemas (1831) Poe agregó este poema a su extensa obra poética Tamerlán.
            En Imitación lo manifestado en menos revelador que traumático: Que nadie de la Tierra herede / aquella visión de mi espíritu… (¿visión de la muerte?) …insomne pensamiento / de seres que han sido
            El poeta clama por la esperanza y el reposo que se alejaron como un hálito, ya en su temprana edad. Los versos parecen destilar lágrimas de profunda tristeza y dolor, y su atenta lectura nos abre un dilatado panorama de ese “yo” tan singular de Poe.
            En esta poesía, Poe imita a Lord Byron, especialmente  sus poemas DreamManfred.
            Algunos investigadores consideran este poema como una primera versión de Un Sueño dentro de un Sueño, lo cual puede explicarse por el hecho del que el poema nunca volvió a imprimirse en vida de Poe. Son dos poemas diferentes.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "To — —," Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, pp. 59-60.]

 

TO — —

1

 

Should my early life seem,
[As well it might,] a dream —
Yet I build no faith upon
The king Napoleon —
I look not up afar
For my destiny in a star:

2

 

In parting from you now
Thus much I will avow —
There are beings, and have been
Whom my spirit had not seen
Had I let them pass me by
With a dreaming eye —
If my peace hath fled away
In a night — or in a day —
In a vision — or in none —
Is it therefore the less gone? —

3

 

I am standing 'mid the roar
Of a weather-beaten shore,
And I hold within my hand
Some particles of sand —
How few! and how they creep
Thro' my fingers to the deep!
My early hopes? no — they
Went gloriously away,
Like lightning from the sky
At once — and so will I.

4

 

So young? ah! no — not now —
Thou hast not seen my brow,
But they tell thee I am proud —
They lie — they lie aloud —
My bosom beats with shame
At the paltriness of name
With which they dare combine
A feeling such as mine —
Nor Stoic? I am not:
In the terror of my lot
I laugh to think how poor
That pleasure "to endure!"
What! shade of Zeno! — I!
Endure! — no — no — defy

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “A–– ––”, Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, pp. 59 – 60.]

A— —

1

 

Mis tempranos años debieran parecer
(y podrían serlo) un sueño;
en verdad no me suscita fe alguna
el personaje Napoleón,
ni tampoco indago en la lejanía
de una estrella mi destino.

2

 

Al despedirme hoy de ti,
algo deseo confesarte:
hay seres, y otros, a quienes
mi espíritu nunca no había visto,
y que mi soñadora mirada
los habría dejado pasar junto a mí; 
si mi paz me abandonó
en una noche, o en  un día,
en una visión, o en nada,
¿se ha fugado menos por eso?

3

 

Yo estoy entre el fragor de una playa
atormentada por el rompiente oleaje,
y sostengo en mi mano
partículas de arena;
son tan pocas y se deslizan
entre mis dedos hasta el profundo mar.
¿Son mis tempranas esperanzas?
No, espléndidamente se desvanecieron
como relámpagos en el firmamento,
en el soplo de un instante, ¡y así lo quiero!

4

 

¿Muy joven? ¡Ah! No; de ningún modo.
Tú no has visto mi frente,
pero dicen que soy muy orgulloso;
mienten, mienten a gritos;
de vergüenza se estremece mi pecho
ante la vileza del nombre
con el que osan confundir
un sentimiento como el mío.
¿Estoico? No, no lo soy;
ante el terror de mi destino
me río al pensar cuál miserable
es ese placer de “sufrir”.
¿Qué? ¿Sombra de Zenón? ¿Yo, sufrir?
No, nunca: ¡desafiar!

ESTANCIAS

 

Poema publicado en *Tamerlane (1827).
*TEXTO BÁSICO    
            El poema aparece sin título en esa primera colección de poemas. Fue titulado por E. C. Stedman y G. E. Woodberry, en su edición de las obras de Poe, vol.10, p. 122, Chicago, 1894-1895.
            En gran medida, Estancias se adentra en el camino interior del artista, camino pleno de luces y fosforescencias, que ofrecen bellos enfoques del ser humano, la naturaleza, y en particular, de la belleza.
            En el poema se destaca la cuarta y la última estancia o estrofa por sus particulares pensamientos mediante una poética confesión.
            En un estado de enardecimiento espiritual, Poe toma conciencia de una ráfaga de Iluminación, un mundo irradiante donde los objetos familiares, comunes, adquieren una belleza extraordinaria. Este conocimiento, escribe Poe, es
                                                                                              
                                                                   conferido
por nuestro Dios en la belleza, solo a aquellos
que de otro modo, de la vida y el cielo se derrumbarían,
arrastrados por la pasión de sus corazones…

            Los poetas son seres dotados de una sensibilidad y de un poder de penetración singulares. La belleza es la puerta abierta a la verdad, y un escudo contra las pasiones, nos dice Poe en voz baja.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

UN SUEÑO

 

Publicado en Tamerlane (1827), sin título.
Reimpresiones:           Al Aaraaf (1829), sin título.
                                 Broadway Journal, 2 (16 de agosto de 1845) 85, como “Un Sueño”.
TEXTO BÁSICO:    The Raven (1845), como “Un Sueño”.

            En Tamerlane y Al Aaraaf el poema se publicó sin título, y una primera estrofa Poe la eliminó para sus reimpresiones en el Broadway Journal y The Raven. La estrofa omitida es de gran belleza y de una profunda significación personal del poeta.
            En este poema Poe nos muestra el soñar como la región de la razón y de la verdad, y el mundo que conocemos es, entonces, una simple sombra. El poeta se vale de la poesía como un instrumento con el fin de explorar el mundo más allá del realismo manifiesto.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, “A Dream”, Tamerlane and Other Poems, 1827, pp. 32 - 33.]


[A DREAM]

 

FIRST STROPHE

A wilder'd being from my birth

     My spirit spurn'd control,
But now, abroad on the wide earth,
     Where wand’rest thou my soul?

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “Un Sueño”, Tamerlane and Other Poems, pp. 32 – 33.]

 

UN SUEÑO

 

PRIMERA ESTROFA

Siendo un ser selvático desde mi nacimiento,
mi espíritu rechaza la sujeción.
Pero ahora, sobre la extensa Tierra,
¿adónde vagas errante, alma mía?


[EL DÍA MÁS FELIZ, LA HORA MÁS FELIZ]

 

Poema publicado en  *Tamerlane (1827), sin título.

*TEXTO BÁSICO
            Poe nunca más reimprimió este poema. En éste, la serenidad y el renunciamiento que se extraen de sus versos parecen ser la expresión de un hombre que ha bebido ya la infinita vanidad del todo.
            Aquí los instantes en que la vida cabalga con la mayor sensibilidad, son como un augurio de destrucción, de aniquilamiento, y morar en la cúspide de la sensación es invitar a la no existencia.
            Este poema se publicó, al pie del mismo, con las iniciales “W. H. P.”, que corresponden al hermano  de Edgar, William Henry Leonard Poe, llamado simplemente Henry. Como esta versión apareció tan solo unos pocos meses después de la abortada publicación de Tamerlane and Other Poems (1827), se presume que es una revisión de los versos de Edgar, y no como autoría de su hermano. T. O. Mabbott presiente que el más bien tibio valor de las modificaciones, sugiere que fueron  escritas por Henry, aunque tal vez con la aprobación de Edgar.
            El texto original de este poema se publicó en el North American (Baltimore), el 15 de setiembre de 1827, p. 144, y al final del mismo, “W. H. P.”

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "[The Happiest Day]", North American (Baltimore), Sept. 15, 1827, p. 144]


[THE HAPPIEST DAY]

 

13-16; 1827:

The smile of love — soft friendship's charm —
Bright hope itself has fled at last,
'T will ne'er again my bosom warm—
                                 'Tis ever past.

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “[El Día Más Feliz]”, North American (Baltimore), Sept. 15, 1827, p. 144.]


[EL DÍA MÁS FELIZ, LA HORA MÁS FELIZ]

 

             13-16:

Del amor la sonrisa, delicado encanto de la amistad,
luminosa esperanza, mas finalmente elusiva
y nunca más la abrigará mi pecho;
por siempre me abandonó.

EL LAGO. A–––

 

Se publicó en Tamerlane (1827), como “El Lago”.
Reimpresiones:             Al Aaraaf (1829), como “El Lago: A–––”. Este título se mantuvo en las subsiguientes reimpresiones separadas.
                                   Poems (1831), como parte de Tamerlán.
TEXTO BÁSICO:      The Raven (1845).
                                  Missionary Memorial, N. Y., 1846, pp. 324-325.

Aquí tres elementos se mezclan para batir o agitar el alma de Poe, llevándola hasta su estremecimiento final: belleza, terror y muerte.
            Poe nos presenta esas gradaciones simbolizadas por el lago y aquel medio circundante casi numinoso; en el poema palpita un deseo del poeta de unirse con la muerte, o bien su creencia de poder encontrarse a sí mismo.
            Por la soledad, el misterio y el terror somos llevados desde la idea de la belleza a la de la muerte, consuelo final del dolor.
            Ambiente y símbolo compagina el poeta para darnos una inquietante joya lírica.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "The Lake," Tamerlane and Other Poems, 1827, p. 34.]


THE LAKE

  Without strophic divisions and dedicatory “To–––”
 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “El Lago”, Tamerlane and Other Poems, 1827, p. 34.]


EL LAGO. A–––

 

Numeración de las estrofas y dedicatoria,“To–––”, en Al Aaraaf,
Tamerlane and Minor Poems, 1829, p. 64.

[SOLO]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.         

            Se publica por primera vez este poema en la revista Scribner’s Monthly Magazine, en setiembre de 1875, con reproducción facsímil del manuscrito, conservado en un álbum particular; nótese que se publica veintiséis años después de la muerte del autor.
            Es indiscutible que esta poesía exuda dramáticamente un desgarrado paisaje de frustración que se plasma con pinceles muy coloridos y, a pesar de ello, sitúa el poeta  su recio orgullo: Nunca fui desde mi niñez / como otros fueron; y no vi jamás / como otros vieron…
            Poema tachonado de fuertes y bellas imágenes surgidas desde el fondo del turbulento espíritu de Poe.

[UN ACRÓSTICO]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltore, Inc.
            Manuscrito; sin fecha alguna, aproximadamente de 1829.
            Este poema es uno de los varios acrósticos escritos por Poe como diversión para sus femeninas admiradoras. Aquí, la primera letra de cada línea configura un nombre, “Elizabeth”. (Elizabeth Rebecca Herring, prima hermana de Poe). El manuscrito fue descubierto por James H. Whitty, quien en su edición de 1911 de los poemas de Poe, se imprimió con el título De un Álbum.

GLOSARIO

 

         L.E.L. Presumiblemente es Letitia Elizabeth Landon (1802 – 1838), popular poetisa inglesa que firmaba de esa manera sus poemas.
         ZANTIPPE. Es verdaderamente Xanthippe, (Jantipa), la esposa del famoso filósofo griego Sócrates. Poe, con intención, deletrea erróneamente el nombre por el principio mismo del acróstico. Esta mujer es reconocida por su temperamento penetrante y violento. Sócrates le explicó a Alcibíades, de manera humorística. que permanecía casado con ella porque “ejercita mi paciencia y me hace capaz de soportar todas las injusticias que experimento con los demás”.
(Para encontrar a la persona destinataria de este poema, basta tomar la primera letra del primer verso, la primera letra del segundo verso, la primera versa del tercer verso, y así en sucesión hasta el final).

ELIZABETH

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Manuscrito alrededor de 1829.
            Elizabeth fue la prima de Poe, residente en Baltimore, Elizabeth Rebecca Herring.
            Un facsímile fotográfico del manuscrito se imprimió en el catálogo de la subasta de la biblioteca de H. Braddley Martin: Highly Important American and Children’s Literature, New York: Sotheby’s, January 30 and 31, 1990, lot 2218, with notes by Richard Kopley.
            Estos dos últimos poemas (Un Acróstico y Elizabeth) fueron escritos probablemente entre 1831 y 1833, durante unos años de estadía de Poe en la ciudad de Baltimore, según el biógrafo de Poe, Kenneth Silverman. Elizabeth Rebecca Herring, fue hija de una hermana del padre de Poe, llamada Eliza.
            Es una poesía ágil y de verbo fácil, con algunos tintes irónicos y de severa crítica, pero con el estilo o gracia que pocas veces Poe cultivó en poesía.

[A ISAAC LEA]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Procede de una carta manuscrita dirigida a Isaac Lea, alrededor del 26 de mayo de 1829.
            Un facsímil de este manuscrito, como parte de la carta completa, se imprimió en Edgar Allan Poe: A Critical Biography, New York, D. Appleton-Century Company, 1941, p. 139, de Arthur Hobson Quinn.

SONETO A LA CIENCIA

 

Publicado en Al Aaraaf (1829), como preludio de “Al Aaraaf”.
Reimpresiones:           Poems (1831), como preludio de “Al Aaraaf”.
                                  Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 18 (juniode 1841) 253-255, antepuesto al cuento “La Isla del Hada”.
                                  Saturday Evening Post, 9 (11 de setiembre de 1830) 1, como “Soneto”.
                                  Philadelphia Casket, No. 10 (octubre de 1830) 480; No. 5 (mayo de 1831) 240, como “Soneto”.
                                  Southern Literary Messenger, 2 (mayo de 1836) 366.
                                  Broadway Journal, 2 (2 de agosto de 1845) 54.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).

            Como muchos otros escritores del siglo XIX, Poe se indigna ante el dogmatismo de la ciencia, y protesta airado en nombre de la poesía contra una ciencia que se transforma en un cientificismo, y que niega los derechos de la intuición o del ensueño.
            Por otra parte, el poeta quiere rescatar los mitos que la ciencia pretende hacer desaparecer, y que precisamente son aquéllos bien amados por los poetas.
            Poe insiste en que la naturaleza encierra maravillas, bellezas, complejos sistemas que la ciencia o el hombre tienden a confinar, y a veces, el acontecer científico y el espíritu actúan como entes opuestos.

GLOSARIO

 

           DIANA. Divinidad romana que se parece mucho a la Artemisa de los griegos, hasta el punto de que llegaron a confundirse en el culto que se les prestaba. Protectora de la Naturaleza agreste y salvaje. Hija de Júpiter y de Latona; obtuvo de su padre permiso para no casarse nunca y Júpiter la hizo reina de los Bosques. Era también diosa de la Caza.

           HAMADRÍADA.También llamada dríade; ninfa protectora de los bosques, símbolo de la fuerza vegetal Las hamadríadas o dríades vivían unidas a un árbol que les estaba consagrado.

           NÁYADE. Ninfa de las aguas corrientes (manantiales, fuentes, ríos y torrentes). Personifica el fluir de las aguas. Según Homero, las náyades eran hijas de Zeus; pero generalmente se las tenía por descendientes del Océano.

           ELFO. En la mitología escandinava, genio, espíritu del aire. Los elfos, empleados para hacer el mal, a veces se convertían en protectores de los débiles. Su rey era el legendario Oberón.
           

AL AARAAF

 

El poema se publica en Al Aaraaf (1829).
Reimpresión:              Poems (1831).
TEXTO BÁSICO:    The Raven (1845).

           El poema fue revisado por Poe para la colección Poems, pero el texto original se imprimió en la de The Raven.
           Poe expresa que capturó su estrella errante, Al Aaraaf, en el cuerpo celeste descubierto por el astrónomo danés Tycho Brahe (1546 – 1601), nova o estrella nueva (hoy día más bien se considera que fue una supernova), surgida en la constelación de Casiopea, el 11 de noviembre de 1572. Al respecto escribió Poe: Tycho Brahe descubrió una estrella que explotó en un instante con una luminosidad superior a la de Júpiter, y que después se extinguió gradualmente hasta hacerse invisible al ojo humano. Poe, buen astrónomo aficionado, no falló en sus cálculos, pues el cuerpo tenía el aspecto de un cometa. Astrónomos árabes le dieron el nombre de Al Aaraaf a la nova de Tycho.
            Poe sitúa en ese fenómeno astronómico, el Purgatorio de los mahometanos, es decir, ese término medio entre Cielo e Infierno donde los seres humanos no sufren castigo alguno, sino que se les dispensa la paz y la felicidad, que es la quintaesencia para los creyentes en el Paraíso.
            Muchos de los pasajes de Al Aaraaf suenan de inmediato como una anticipación o eco de la música seductora de Ulalume o de Las Campanas. Poe se va dando cuenta, cada vez más, de que debe aplicar conscientemente cierta forma musical a sus poemas: se trata de una lograda utilización del encanto lingüístico, su sonido y sus combinaciones; y precisamente en Al Aaraaf, su imaginación ha comenzado a florecer, y su intuición armónica irá mucho más lejos.
            La escenificación de Al Aaraaf es un cristalino orbe de ensoñación, pletórico de cuadros y decorados de extática belleza, donde el joven poeta se eleva a su morada suprasensible. Todo el poema es un canto a la perfección, a la unidad que mantiene y resuelve la belleza absoluta de los objetos.
            Una de las singulares, etéreas mujeres de Poe en Al Aaraaf es una diosa astral, Nesace, adornada con la perfecta belleza que preconoce ya en las futuras mujeres del poeta. Nesace habita en una estrella, pero algo de su belleza reaparecerá en Lenore, Irene, Annabel Lee, Eulalie, y  Annie.
            Al Aaraaf es la primera expresión formal de un culto a la belleza. Poe no había enunciado aún sus ideas acerca de la unión de la poesía y la belleza, pero sin embargo, puso ya en práctica su convicción de que el primer elemento de la poesía es la sed por la belleza. Ésta la personifica en Nesace, una Beatriz que es la guía en aquel oasis en el desierto de los bienaventurados. Ni Piccarda Donati, ni la Emperatriz Constanza habitan en el dominio de Nesace, sino flores personificadas: Facelia, Nictanta, Nelumbo, Clitia.
            Como la estrella proporciona un mundo para los espíritus que han partido, muy bien se adecúa un verso de Dante: Dice che l’alma alla sua stelle ride (“Dice que el alma vuelve a su estrella”, La Divina Comedia, Paraíso, Canto IV).
            Influencias incidentes en el poema y en la mística región podrían ser el color oriental, y el lenguaje figurado de El Corán, del cual Poe había dicho que lo tenía presente hasta el final de su dedo, y la atmósfera seudo-oriental, románticamente exaltada de Lalla Rookh, del poeta inglés Thomas Moore. También pueden atisbarse ciertos elementos de El Paraíso Perdido de John Milton. Pero a pesar de todo, aunque algunos componentes procedan de todas partes del mundo, la composición poética resultante es totalmente del propio Poe.
            ¿Cuál es el significado final? El mismo poeta probablemente nunca trató de obtenerlo, porque para él un poema ilustrativo era anatema. Poe ofreció sus visiones de la belleza ultramundana; creó sus sistemas de personajes y de ambientes, y cumplió con su misión de la poesía.
            Al Aaraaf es la verdadera confirmación de que la sutileza poética puede volver a procrear todo aquello que la ciencia y la humana investigación han devastado en el ámbito de la causalidad. La imaginación y el ensueño del poeta rompen las murallas de un mundo de espacio y tiempo, y Poe trata de armonizar la fina sensibilidad del hombre con el mundo material de los fenómenos.
            Poe nos presenta Al Aaraaf como un sitio que no es bueno ni malo, ni siquiera terrenal. Es la acción y la materialidad de la idea esencial cuyo lugar no puede, ni debe ubicarse dentro de la ciencia, ni del realismo escéptico, sino en la idea total que encierran las diferentes piezas del Universo.
            El poema es la demanda de un ideal puro y visionario que se evade de los míseros términos de nuestra vida consciente y es, por lo tanto, un himno a la creación, un canto a la belleza, una plegaria a Dios que mora en la perfección del Cielo, un reproche a los hombres que se han alejado del puro amor y del conocimiento incontaminado, un llanto por la decadencia del mundo; es  la vieja idea del paraíso perdido.
            Al Aaraaf, en los magníficos versos de Poe, es la bella transformación romántica de volver a palpar, a descubrir el alma su ser original, donde ángeles y serafines vuelan raudos para restituir la armonía (esa Ligeia, ángel y deidad de la armonía) inmortal del mundo terrenal, desolado y conmocionado que habitan los seres humanos.
            Y Poe nos propone en Al Aaraaf que la muerte terrenal es una especie de verificación final de la docilidad del hombre a su estrato mundano y desacoplado: es la afrenta culminante a un ser que hizo suyos el desconcierto y la vorágine; luego, la muerte angelical es el regreso a Dios, al ser puro.
            El poema dramatiza la ausencia de armonía que aparta a los hombres. Y para ello, dos espíritus culpables padecen la tragedia humana: Ianthe, un espíritu enviado a restablecer la armonía, que se ha enamorado de Angelo, un ser salido de la Tierra, y ambos protagonizan de nuevo de la caída original del Hombre.
          Poe desafía en forma grandiosa el abatido mundo cartesiano, al crear en su mayor poema, un Universo donde toda la Naturaleza habla, las flores susurran, las estrellas tiemblan, los cuerpos reanimados platican, y aman, afirmando audazmente la libertad de la imaginación.
           Al Aaraaf ha sido tema de copiosas explicaciones y controversias, aunque un estudioso de Poe señala que solamente una porción de ello es válida. Aunque en el poema hay referencias crípticas u ocultos significados, también abundan alegorías y los más arcanos simbolismos. No obstante, Poe abandonó su imaginación en este poema a la recreación de versos frondosos que traducen emociones dentro de la sonoridad poética, además de una deslumbrante riqueza de imágenes, metáforas y otras licencias poéticas.

GLOSARIO

1a. Parte

 

          CIRCASIA. Antigua región de Europa, al Norte de los Montes Cáucaso.
          CAPO DEUCATO. Corresponde a la isla antiguamente llamada Santa Maura, hoy, isla Levkas, perteneciente a las islas Jónicas, frente a las costas de Grecia.
          FACELIA.  Género de plantas con flores actiniformes de color azul, blanco o púrpura y que presenta sus inflorescencias en forma de escorpión. Hay unas 170 especies,  propias en su mayoría de América del Norte.
          TREBIZONDA. Ciudad e importante puerto desde la Antigüedad, hoy conocido como Trabson o Trapezus, situado en la costa septentrional de Turquía, y bañado por el Mar Negro. La abeja se intoxica al succionar la miel que produce la flor de Trebizonda.
          NICTANTA. Flor nocturna; aplícase a la planta que abre sus flores durante la noche y las cierra durante el día.
          CLITIA. Hija de Océano y de Tetis, amada y despechada por Apolo. Desesperada, se dejó morir de hambre echada por la tierra, con los cabellos esparcidos y con la vista fija en el Sol, hasta que Apolo la transformó en  una flor llamada girasol o tornasol, porque siempre está mirando el astro de la luz.
          TERASIA. Isla del archipiélago de las Cícladas, situada al N. O. y muy próxima a la isla de Santarín. Séneca menciona aquella isla por el hecho de que súbitamente surgió del mar ante la atónita mirada de  los marineros.

2a. Parte

 

          PAROS. Isla del archipiélago de las Cícladas, en el Mar Egeo, famosa por sus canteras de mármol.
          TADMOR. Oasis al N. E. de Damasco, Siria.
          PERSÉPOLIS. Antigua ciudad persa situada junto al río Puhar, al N. E. de Shiraz, Irán, y fundada por Darío en 518 a. de C.
          BAALBEK. Ciudad de Líbano, en el oasis homónimo, situado éste en la vertiente occidental del Antilíbano. En su emplazamiento hubo, posiblemente, en tiempos remotos, un santuario del dios fenicio Baal-Hadad, del que se deriva el nombre de la ciudad, figurando ya en las relaciones de guerras asirias y egipcias. En la época helenística se denominó Heliópolis.
          LIGEIA. Esquilo llama ligéia al ruiseñor por la claridad de su canto.
          LEMNOS. Isla griega del Mar Egeo, entre Lesbos y Calcídica, esta isla, de origen volcánico posee fértiles suelos cubiertos de viñas y árboles frutales.
          con el persa Saadi por su Gulistán. Poeta persa (1184? – 1291). Sus obras combinan cálidos sentimientos con pensamientos místico-religiosos. Su nombre original es Muslih-Ud Din. Sus obras más famosas son : El Bustán (1257;“El Jardín de las Frutas”) y El Gulistán (1258; “El Jardín de las Rosas”).
          DEDALIÓN. Hijo de  Zeus, hermano de Ceix y padre de Quíone. De carácter violento, aficionado a la caza y a los combates, efectuó varias conquistas. Desesperado por la muerte de su hija, que habiendo osado competir con Artemisa (Diana), fue muerta por ésta,  Dedalión se precipitó desde la cumbre del Parnaso, y en su caída fue convertido por Apolo en halcón, ave que conserva los instintos violentos que tenía cuando era ser humano.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Al Aaraaf," Poems, 1831, pp. 83-109.]

AL ARAAF [AARAAF]

PART FIRST

 

11-15; 1831:

Mysterious star!
Thou wert my dream
All a long summer night —
Be now my theme!
By this clear stream,
Of thee will I write;
Meantime from afar
Bathe me in light!
Thy world has not the dross of ours,
Yet all the beauty — all the flowers
That list our love, or deck our bowers
In dreamy gardens, where do lie
Dreamy maidens all the day,
While the silver winds of Circassy
On violet couches faint away.

Little — oh! little dwells in thee
Like unto what on earth we see:
Beauty's eye is here the bluest
In the falsest and untruest —
On the sweetest air doth float
The most sad and solemn note —
If with thee be broken hearts,
Joy so peacefully departs,
That its echo still doth dwell,
Like the murmur in the shell.
Thou! thy truest type of grief
Is the gentle falling leaf —
Thou! thy framing is so holy
Sorrow is not melancholy.

[The Yankee and Boston Literary Gazette, December, 1829]

            Part II, after 39; 1829:

Far down within the crystal of the lake
Thy swollen pillars tremble—and so quake
The hearts of many wanderers who look in
Thy luridness of beauty—and of sin.

 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe,”Al Aaraaf”, Poems, 1831, pp. 83 – 109.]

AL ARAAF [AARAAF]

 

            Parte I, 11-15, en 1831.

           ¡Oh, misteriosa estrella!,
           tú fuiste mi sueño
           en una profunda noche de estío.
           ¡Sé tú el motivo de mi poema!
           ¡Junto a este límpido arroyo,
           de ti quiero escribir;
           mientras tanto, desde tu lejanía,
           báñame en luz!

Tu mundo no tiene la escoria del nuestro,
sino toda la belleza, las flores todas deseadas
por nuestro amor, o que embellecen nuestros cenadores
en fantásticos jardines donde yacen
todo el día soñadoras doncellas,
mientras que los argentinos vientos de Circasia
en violáceos lechos desfallecen.

Poco, ¡oh!, muy poco en ti convive
similar a lo que entraña nuestra Tierra;
de la belleza sus ojos son aquí los más azules
que los de los más falsarios y traicioneros;
en el más cautivador aire se mantiene
el más triste y solemne musical sonido;
si en ti viven destrozados corazones,
tan serenamente parte la alegría,
que su eco sigue escuchándose
como en la caracola el murmullo.
¡Tú! Tu signo más veraz de dolor
es la hoja que tan delicada cae.
¡Tú! Tu engaste es tan sagrado
que la pena no es melancolía.

             
[The Yankee and Boston Literary Gazette, diciembre de 1829]

           Parte II, tras 39

Allá lejos, en el fondo del cristal del lago
tiemblan tus elevados pilares, tal como se estremecen
los corazones de muchos caminantes que miran
tu aura como espectral de belleza y pecado.


ROMANCE

 

Publicado en Al Aaraaf  (1829), como “Prefacio”.
Reimpresiones:          Poems (1831), como “Introducción”.
                                 Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como “Romance”.
                                 Broadway Journal, 2 (30 de agosto de 1845) 119, como “Romance”.
TEXTO BÁSICO     The Raven (1845), como “Romance”.

            El título de este poema, Romance, se conserva en inglés porque para traducir adecuadamente este término al español debe recurrirse a un prolijo rodeo de palabras o circunloquio. En inglés significa entre otras acepciones, vuelo de la fantasía, episodio extraño y conmovedor, ideas románticas, el ideal, etc. No obstante ello, creemos que la versión al español es diáfana (y el texto mismo en inglés), y no caemos en ningún equívoco.
            Y esto es lo más importante: Poe entiende por Romance el carácter de presentar imágenes perceptibles con sensaciones definidas.
            La “Introducción”, derivada del “Prefacio” de 1829, es en realidad un nuevo poema, de interés por su claro aspecto autobiográfico. La versión incluida en Poems (1831) es casi tres veces más extensa que la primera y las últimas versiones.
            Más personalmente, Romance transforma el temprano tema de la frustración juvenil en un contrate entre el ensueño de la juventud y las ansiedades de una etapa vital posterior.
            En la primera estrofa del poema, el poeta es un ser joven que se enfrenta a un Universo como espejo y no al mundo como una realidad, como un hecho. Y entonces se parece a un niño que vive aprisionado por una ilusión, felizmente, pero que no puede retener para siempre. En la segunda estrofa, Poe ofrece al lector imágenes contrastantes con respecto a la primera. El poeta renuncia a toda poesía que no tenga su origen en las sensaciones definidas.  Dicha estrofa presenta el mundo de madurez del poeta como un hecho cruel y estremecedor.
            En la niñez, un Poe ocioso bebió una sensación de idilio con la Naturaleza, retratado como un pintoresco papagayo (quizá un recuerdo del ave que Frances “Fanny” Allan compró durante su viaje a Londres). Pero la turbulencia de los años, cóndores eternos han producido música y poesía que parecen ser cosas prohibidas, mientras que no se escriban con gran severidad y sean profundamente sentidas.

                                                                                                                              
VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Romance" (C), Poems, 1831, pp. 31-36.]

INTRODUCTION

 

            after 10; 1831:                

Succeeding years, too wild for song,
Then roll'd like tropic storms along,
Where, tho' the garish lights that fly
Dying along the troubled sky.
Lay bare, thro' vistas thunder-riven,
The blackness of the general Heaven,
That very blackness yet doth fling
Light on the lightning's silver wing.
For, being an idle boy lang syne,
Who read Anacreon, and drank wine,
 I early found Anacreon rhymes
Were almost passionate sometimes —
And by strange alchemy of brain
His pleasures always turn'd to pain —
His naivete to wild desire —
His wit to love —  his wine to fire —
And so, being young and dipt in folly
I fell in love with melancholy,
And used to throw my earthly rest
And quiet all away in jest —
I could not love except where Death
Was mingling his with Beauty's breath —
Or Hymen, Time, and Destiny
Were stalking between her and me.

            after 45; 1831:

But now my soul hath too much room —
Gone are the glory and the gloom —
The black hath mellow'd into grey,
And all the fires are fading away.
My draught of passion hath been deep —
I revell'd, and I now would sleep —
And after-drunkenness of soul
Succeeds the glories of the bowl —
An idle longing night and day
To dream my very life away.
But dreams — of those who dream as I,
Aspiringly, are damned, and die:
 Yet should I swear I mean alone,
By notes so very shrilly blown,
To break upon Time's monotone,
 While yet my vapid joy and grief
 Are tintless of the yellow leaf —
 Why not an imp the greybeard hath,
 Will shake his shadow in my path —
And even the greybeard will o'erlook
Connivingly my dreaming-book.


[This poem eventually became "Romance."]

 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Romance”, Poems, 1831, pp. 31 – 36.]

INTRODUCCIÓN

 

            tras 10: en 1831.

Transcurrieron los años, demasiado temerarios para un canto
resonante, con retumbos como de tropicales tormentas,
donde si bien las ostentosas luces atraviesan
moribundas los perturbados cielos,
desnudan al través de dilatados horizontes rasgados
por el trueno la negrura del prevaleciente Cielo,
la misma negritud que empero despide luz
en las alas plateadas del relámpago.

Porque, siendo ha mucho tiempo, del escribir un ocioso
muchacho que lee a Anacreonte y es bebedor de vino,
descubrí pronto que la poesía de Anacreonte
era ocasionalmente casi apasionada,
y por extraña alquimia del cerebro
mis placeres siempre se tornaban dolorosos,
mi candidez en deseos ardientes,
mi inteligencia en amor, y el vino en fuego…
y así, siendo joven y sumergido hasta la estupidez,
de la melancolía me enamoré,
abandoné mi terrenal reposo
y todo lo aplacaba con la burla;
amar no podía sino donde la muerte
mezclaba su aliento con el de la belleza,
o donde el himeneo, el tiempo y el destino
acechaban entre ella y yo.

            tras 45: en 1831:

Pero ahora mi alma goza de gran libertad:
desaparecieron la exaltada alabanza y el abatimiento,
lo negro se desvanece hasta lo gris,
y los intensos fuegos comienzan a apagarse.

Mi trago de pasión ha sido muy fuerte,
me he divertido hasta la ebriedad, y ahora.. quisiera dormir,
pues la resaca del alma
con las glorias de las copas alterna;
noche y día tengo ansia inútil
de que mi vida descanse en el perenne ensueño.

Mas los sueños de quienes como yo sueñan,
ambiciosamente, están condenados y mueren;
pero juraría que sólo intento,
mediante henchidas notas agudas y penetrantes
romper del tiempo su monotonía,
mientras que mi insulsa alegría y aflicción
están descoloridas como la amarillenta hoja,
porque no existe un duende de grisácea barba
que danzar haga su sombra en mi camino,
y hechice con su mirada cómplice,
aquel de la barba gris, mi libro de sueños.

[Este poema posteriormente se llamó “Romance”]

A–––

 

Se publica el poema en  Al Aaraaf (1829), como “A–––”.
Reimpresión:             Broadway Journal, 2 (20 de setiembre de 1845) 164.
TEXTO BÁSICO:    The Raven (1845).

                                                                                                                                                                                                                                 Todo aquello que el poeta amante ha sentido de los labios, palabras y ojos de su amada, se transforman en angustia y dolor. Y mientras todo ello ocurre, el mundo, ese mundo corrupto compra toda suerte de bagatelas con el dinero, con el oro que la verdad nunca podrá comprar. Breve y sencillo poema, pero con un simbolismo un tanto contemporáneo.  


AL RÍO–––

 

Publicado el poema en Al Aaraaf (1829), como “A–––”.
Reimpresiones:           Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (agosto de 1839)
                                  Saturday Museum, (4 de marzo de 1843).131.
                                  Broadway Journal
, 2 (6 de setiembre de 1845)
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
            En otros poemas de este volumen percibimos ciertas ideas  sobre la belleza en diferentes rumbos.
            Describe el poeta la experiencia de ver su propio  rostro reflejado en el agua junto a la mujer amada, y únicamente en el espejismo del agua y en el corazón del amante se palpa realmente la presencia de ella.
            El poeta contempla, además, las obras de arte resplandecientemente transparentes y complejas, en una lírica de hermosos juegos con sus delicados signos poéticos.
            No  pudimos determinar con precisión quiénes son su “hija”, y “el viejo Alberto”. Tenemos a mano una aclaración propuesta por dos autores pero no es comprobabable en la fuente que ellos citan. Juegos o enigmas de Poe, tan dado a ellos.

        

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "To the River ——" (B), Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, p. 63.]

        

TO THE RIVER ——

 
The strophes are numbering
 

VARIANTE         

[Texto: Edgar Allan Poe, “Al Río–––” (B), Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, p. 63.]


AL RÍO–––

  Las estrofas están numeradas.

A–––

 

Se publica esta poesía en  Al Aaraaf (1829), como A M–––”.
TEXTO BÁSICO:        “To M–––”, text “D”, undated manuscript, 1845-1849, The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc, “Web” page, August,                                                     21, 1998.
    
            El texto de este poema se basa en un facsímile (véase George E. Woodberry, The Life of Edgar Allan Poe, Boston, 1909, 2 vols., II, p. 328), que muestra la fuente del texto empleado por Rufus W. Griswold en 1850, y que pone de relieve la preferencia de Poe por la versión más breve con respecto a la de 1829.
            En esta poesía vuelve otra vez la queja del idilio tronchado (en este caso por presiones familiares), y el poeta sufre lo indecible con los tormentos del amor por la perdida Sarah Elmira Royster, la Myra de las cartas de Poe.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "To M——" (B), Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, pp. 68-69.]

TO M——

1

 

O! I care not that my earthly lot
    Hath — little of Earth in it —
That years of love have been forgot
    In the fever of a minute —

2

 

I heed not that the desolate
    Are happier, sweet, than I —
But that you meddle with my fate
    Who am a passer-by.

3

 

It is not that my founts of bliss
    Are gushing — strange! with tears —
Or that the thrill of a single kiss
    Hath palsied many years —

4

 

‘Tis not that the flowers of twenty springs
    Which have wither'd as they rose
Lie dead on my heart-strings
    With the weight of an age of snows.

5

 

Nor that the grass — O! may it thrive!
    On my grave is growing or grown —
But that, while I am dead yet alive
    I cannot be, lady, alone.

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “A M——” (B), Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems, 1829, pp. 68 – 69.]

A M——

1

 

Sin cuidado me tiene que mi terrenal destino
tenga de la Tierra un ápice,
y que los años de amor olvidados quedaron
en la fiebre de un instante.

                                                               2

No me lamento porque los afligidos
sean más felices que yo,
sino que te ofusques por mi estrella,
siendo yo un transeúnte.

                                                               3

No es que de mis venturosos manantiales 
estén brotando, qué extraño, lágrimas,
ni que la agitación de un beso
haya paralizado no sé cuántos años.

                                                               4

No es que de veinte primaveras las flores,
que se marchitan conforme brotan,
hayan fenecido en la profundidad de mi pecho
bajo el peso de un siglo de nevadas.

                                                               5

No es que la hierba, ¡qué así prevalezca!,
esté creciendo o haya crecido,
sino que muerto estoy, y aún vivo,
mas no puedo estar, señora, aislado.


EL PAÍS DEL MÁGICO ENCANTO

 

Publicado este poema en Al Aaraaf (1829).
Reimpresiones:             Poems (1831).
                                    Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (agosto de 1839) 70.
                                    Broadway Journal, 2 (4 de octubre de 1845) 193-194.
TEXTO BÁSICO:       The Raven (1845).

            La versión ampliada de este poema impresa en Poems no se publicó en el Broadway Journal ni en The Raven.
            Esta poesía descansa en una airosa tonalidad lírica que canta a través de un paisaje fantástico, o de mágico encanto, caracterizado por su ligereza etérea y caprichosa. Todo ello hace de este poema una obra muy distinta y singular con respecto a cualquier otro poema de Poe.
            Con su luminosidad volando sobre este poema, lo misterioso y lo fantástico, y la variación en sus notas musicales, todo ello promueve en esta encantadora poesía un disfrute delicioso y sorprendente; también el humor es hábil ligero y agraciado.
            El poeta dramatiza el contraste entre la imaginación y el sentido común, en términos de vistas de la Naturaleza iluminadas por la Luna y por el Sol. Con el claro de luna, las cosas aparecen a un mismo tiempo conocidas y también capaces de ser desconocidas. Es decir, lugar común y prodigioso a la vez.
            El poema cobra importancia también porque es un indicador de la habilidad de Poe para tratar el mismo material tanto seriamente, como en forma satírica, además de mostrar los mundos de su propia imaginación, lugares entre lo terrestre y lo ultraterreno o sobrenatural.
            Debemos ciertamente compartir en este singular poema el hecho de que los poetas están simbolizados por las mariposas, quienes en su búsqueda del Cielo, adquieren en sus alas fragmentos de aquellas lunas disueltas que surgen sobre la Tierra cada noche, para transformar su realidad de la luz natural en la belleza de un país de fantasía. (Stovall, 1931, p. 59).

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "Fairyland" (E), Poems, 1831, pp. 53-58.]


FAIRY LAND

 

Sit down beside me, Isabel,
Here, dearest, where the moonbeam fell
Just now so fairy-like and well.
Now thou art dress'd for paradise!
I am star-stricken with thine eyes!
My soul is lolling on thy sighs!
Thy hair is lifted by the moon
Like flowers by the low breath of June!
Sit down, sit down — how came we here?
Or is it all but a dream, my dear?

You know that most enormous flower —
That rose — that what d'ye call it — that hung
Up like a dog-star in this bower —
To-day (the wind blew, and) it swung
So impudently in my face,
So like a thing alive you know,
I tore it from its pride of place
And shook it into pieces — so
Be all ingratitude requited.
The winds ran off with it delighted,
And, thro' the opening left, as soon
As she threw off her cloak, yon moon
Has sent a ray down with a tune.

And this ray is a fairy ray —
Did you not say so, Isabel?
How fantastically it fell
With a spiral twist and a swell,
And over the wet grass rippled away
With a tinkling like a bell!
In my own country all the way
We can discover a moon ray
Which thro' some tatter'd curtain pries
Into the darkness of a room,
Is by (the very source of gloom)
The motes, and dust, and flies,
On which it trembles and lies
Like joy upon sorrow!
O, when will come the morrow?
Isabel ! do you not fear
The night and the wonders here?
Dim vales ! and shadowy floods !
And cloudy-looking woods
Whose forms we can't discover
For the tears that drip all over !
Huge moons — see! wax and wane
Again — again — again —
Every moment of the night —
Forever changing places!
How they put out the starlight
With the breath from their pale faces!
Lo! one is coming down
With its centre on the crown
Of a mountain's eminence!
Down — still down —  and down —
Now deep shall be — O deep!
The passion of our sleep!
For that wide circumference
In easy drapery falls
Drowsily over halls —
Over ruin'd walls —
Over waterfalls,
(Silent waterfalls!)
O're the strange woods — o'er the sea —
Alas! over the sea!

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “El País del Mágico Encanto” (E), Poems, 1831, pp. 53 – 58.]

EL PAÍS DEL MÁGICO ENCANTO

 

Siéntate a mi lado, Isabel,
aquí, mi amada, donde desciende el rayo de luna,
ahora tan mágico y placentero.
¡Engalanada estás para el paraíso!,
y yo herido estoy por las estrellas de tus ojos,
y mi alma suspendida está de tus suspiros.
La luna enarbola tu cabello
como las flores por el tenue hálito de junio;
siéntate, siéntate a mi lado… ¿cómo vinimos hasta aquí?
¿O es tan sólo un sueño, querida mía?

Tú conoces esa flor, la más estupenda,
aquella rosa, así la llamas tú, que pende
cual Sirio de esta enramada;
hoy (soplaba el viento) y se mecía
tan atrevidamente sobre mi rostro,
tan semejante a algo vivo que tú bien conoces,
que la rosa arranqué de su sitio soberano,
la hice pedazos… y así, toda ingratitud
fue recompensada; encantados,
con ella los vientos huyeron,
y en el espacio inerte abierto por aquella flor, tan pronto
como a la ligera te quitaste tu capa,
la luna dispuso un rayo de afable melodía.

Y este rayo posee una rara, una hermosa luz,
¿no dijiste eso, Isabel?
¡Cuán fantásticamente descendió,
sesgo en espiral y bella armonía,
y sobre la húmeda hierba murmuraba
su tintineo como de campana!
En mi país solo podemos
descubrir un rayo de luna
cuando atisba a través de rasgados cortinajes,
en la oscuridad de un aposento,
por (así como la misma fuente del destello)
las motas, el polvo y los insectos
sobre los que tiembla y yace,
como la alegría sobre la tristeza.

¡Oh! ¿Cuándo llegará la alborada?
Isabel, ¿no tienes miedo,
aquí, de la noche y sus portentos?
¡Valles difusos y oscuros ríos!
¡Nublados bosques,
formas veladas por las lágrimas
que gota a gota cubren toda la extensión!
Inmensas lunas, ¡mira!, crecen y menguan
una vez y otra, y otra vez,
cada instante de la noche,
lugares siempre cambiantes.
¡Cómo extinguen la luz de las estrellas
con el aliento que emana de sus pálidos rostros!
¡Mira! ¡Una luna desciende,
centrada en la cima
de una eminente montaña!
Desciende, continúa bajando y baja;
¡ahora será profunda, profunda
la pasión de nuestro sueño!;
en tanto, su amplia circunferencia
se derrama en pródigos cortinajes,
soñolienta, sobre estancias,
sobre paredes ruinosas,
sobre cascadas
(¡silenciosas cascadas!),
sobre extraños bosques, sobre el mar.
¡Ah, sobre el mar!

A HELEN

 

Publicado en  Poems (1831).
Reimpresiones:             Southern Literary Messenger, 2 (marzo de 1836) 268.
                                    Graham’s Lady’ and Gentleman’s Magazine, 19 (setiembre de 1841) 123.
                                    Saturday Museum, (4 de mazo de 1843).
                                    Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 26 (febrero de 1845) 51.
TEXTO BÁSICO:       The Raven (1845).

            Se repite en la gran mayoría de los estudios sobre Poe y su obra poética, que la mujer que le proporcionó su primera visión de la belleza ideal, fue la Sra. Jane Stith Stanard, ya mencionada en las notas para Espíritus de los Muertos  .
            Helen es, luego, el símbolo de la Helena griega, medida de toda perfección.
            Poe, en este poema, construye un monumento que no tiene nada que ver con la muerte, sino con todo lo que es gloria, grandeza, luz, belleza. Aquí el espíritu de la Helena clásica penetra en la vida del corazón del poeta y colma la existencia con su poder imaginativo.
            El escritor y agudo esteta Oscar Wilde se expresó de este poema al decir que es poesía pura.
            Se palpa claramente en A Helen una diáfana introspección estética, una íntima sinceridad. Poema emblemático de la belleza pura, perfección amplia y profunda, y que es una verdadera invocación ante la contemplación de un hermoso rostro femenino que transporta al poeta desde el exilio terrestre a la patria ideal.
            ¿Por qué esta poesía, que como se ha dicho algunas veces, fue escrita cuando Poe contaba catorce años de edad, no figuró en las ediciones poéticas de 1827 y 1829? Creemos que es muy probable suponer que el poema no tuviera todavía su forma final; también podemos suponer que hallaron su pulcra y definitiva versión después de la muerte de la Sra. Frances “Fanny” Keeling Valentine Allan (28 de febrero de 1829), amada madrastra de Poe. Es posible que la emoción y profundo dolor, el violento choque de su muerte (él tenía veinte años), catapultaron el primer gran vuelo del genio de Israfel.
            A Helen es una verdadera e imponderable catarsis, y la persona a quien se dirige Poe es al mismo tiempo, una mujer viviente y una estatua inanimada, o espíritu, o psique.
            La belleza extática del poema aparentemente está embebida por la fuente de la impulsión hacia el clasicismo. La poesía revela el poder de la belleza para modular y amplificar las diversas virtudes del poeta.

           

GLOSARIO

 

          como antaño aquellos barcos de Nicea,
Entre los varios significados sugerido para barcos de Nicea, nos inclinamos como el más probable, aquel referente a Nicea, ciudad fundada por Alejandro Magno a orillas del río Jhelum o Hyaspes, afluente del poderoso río Indo (en territorio del moderno Paquistán), donde construyó una flota para transportar de regreso a su hogar a una porción de su ejército, a través del Mar Rojo (el perfumado mar).


ISRAFEL

 

Publicado este poema en Poems (1831).
Reimpresiones:           Southern Literary Messenger, 2 (agosto de 1836) 539.
                                  Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 19 (octubre de 1841) 183.    
                                  Saturday Museum,  (4 de mazo de 1843).
                                  Broadway Journal, 2 (26 de julio de 1845) 41.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
                                  New York Tribune, (26 de noviembre de 1845).
                                  New York Weekly Tribune, (29 de noviembre de 1845).

            Señala un investigador especialista en la obra de Poe que la idea central del poema, aquella del canto del poeta comparado con el laúd de Israfel, proviene de The Light of the Haram (“La Luz del Harén”) del poeta inglés Thomas Moore (1779 – 1852). La cita de El Corán, aunque evidentamente Poe conocía este libro, no se encuentra en el mismo, sino que con mucha probabilidad procede de Fire-Worshippers (“Los Adoradores del Fuego”), también de Moore:  El Angel Israfil, quien tiene la voz más melodiosa de todas las criaturas de Dios; esta cita se halla en una nota al pie de página en la susodicha obra.
            Otro investigador señala que la cita que emplea Poe tuvo su fuente en Discourse (1734) sobre El Corán de George Sale.
            Por otra parte, también es probable que Poe fuera influenciado por los siguientes versos del poeta francés Pierre Jean de Béranger (1780 – 1857):

                              Son coeur est un luth suspendu;
                                Sitot qu’on le touche, il résonne…

                              Su corazón es un laúd suspendido,
                                tan pronto como se le toca, resuena…

Estos versos corresponden al poema Le Refus (“El Rechazo”)
            Poe toma entonces las ideas para adaptarlas a lo suyo y se oculta a sí mismo en la figura astral de Israfel.
            Poe lamenta en este seráfico poema su propia existencia terrena, su exilio del universo platónico de la belleza pura. El poeta cambiaría su destino humano, si pudiera, con el del ángel Israfel, porque se siente sujetado, no por su genio, sino por su humana condición.
            Israfel es quizá el más personal de los poemas de Poe, que incorpora en su forma y contenido a un Poe hombre, más grande que el poeta. Lo anterior no es óbice a pesar de que son versos juveniles, publicados en 1831 y muy corregidos para su texto definitivo (1836), según la costumbre del poeta, y constituye esta poesía una de las más extraordinarias inspiraciones que nos legó.
            Un biógrafo de Poe, de fines del siglo XIX, llama a Israfel, el primer canto puro del poeta, las notas más claras, líquidas y altas de todo cuanto cantó.
            Israfel es, pues, un verdadero himno a la poesía, a tal punto que Hervey Allen precisamente tomó el nombre del ángel para su vigorosa biografía de Edgar A. Poe, publicada en dos volúmenes, N. Y., 1926 y una edición revisada en 1934, editada en solo volumen.

GLOSARIO

 

          ISRAFELI.  Variación hecha por el poeta del nombre Israfel.
          HURÍ. Cada una de las bellísimas mujeres que según la religión mahometana son las compañeras de los bienaventurados en el Paraíso.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Israfel" (A), Poems, 1831, pp. 41-45.]

ISRAFEL

 

            13-15: Not in 1831.

[Text: Edgar Allan Poe, “Israfel” (C), Graham’s Lady’s and Gentleman
Magazine, 19 (October, 1841) 183.


            13-15:

Pauses in Heaven,
With the rapid Pleiads, even,
Which were seven.

            19 – 22:

Is due unto that lyre
     By which he sits and sings
That trembling living lyre
     With those unusual strings.

            48-49: in 1831

He would not sing one half as well─
One half as passionately,


 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Israfel” (A), Poems, 1831, pp. 41 - 45.]

ISRAFEL

 

            13-15: No aparecen en 1831
                           
[Texto: Edgar Allan Poe, “Israfel” (C), Graham’s Lady’s and Gentleman’s
Magazine
, 19 (octubre de 1841) 183.

            13-15:

Se detiene en el Cielo,
con las raudas Pléyades,
aún cuando eran siete.

            19-22:

Se debe a esa lira
por cuya gracia se sienta y canta,
con esas vibrantes cuerdas
de tan prodigioso instrumento.

            48-49: en 1831:

No podría cantar tan considerablemente bien,
ni siquiera un apasionado fragmento,


LA CIUDAD BAJO DEL MAR

 

Poema publicado en  Poems (1831), como “La Ciudad Maldita”.
Reimpresiones:           Southern Literary Messenger, 2 (agosto de 1836) 552, como “La Ciudad del Pecado”
                                  American Review, a Whig Journal, 1 (abril de 1845) 393, como “La Ciudad Bajo el Mar: Una Profecía”.
                                  Broadway Journal, 2 (30 de agosto de 1845) 123, como “La Ciudad Bajo el Mar”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845), como “La Ciudad Bajo el Mar”.

            Los tres primeros títulos de este poema, visión asombrosa, sugieren ya su contexto.
            El prototipo de la ciudad es obvio: la antigua Gomorra. Poe se interesa aquí no por el ideal de la belleza sino por la creación de un mundo extraño, misterioso, irreal, sugerente de pecado, blasfemia, ruina y muerte, y bien puede aplicarse aquí aquello de Lo bello es feo y feo lo que es bello, (I.i) de Macbeth de William Shakespeare
            En La Ciudad Bajo el Mar enfréntase el lector con una pavorosa serie de evocaciones alegóricas que forman la arquitectura del ultramundo de Poe. En este poema, la musicalidad de los versos, así como el conjunto de imágenes propuesto por el poeta, contribuyen a escribir las notas como para una trágica sinfonía de Mahler, comprimida en una terrible armonía de sensaciones y sonidos. En el poema todos sus rasgos y perspectivas son colosales.
            Poe, con su genio imaginativo, introduce al lector en un edificio poemístico denso, complejo, aterrador, provisto de una alegoría de la que se desprenden verdaderas ramas de símbolos, pero donde es fácil descubrir el invencible poder que habrá de dominar el Universo, cuando este mundo humano quede sepultado en la sombra y en el olvido. Entre tanto, el simbolismo toma forma en una visión fantástica a la que el silencio dominante proporciona un carácter irreal; en la inmovilidad y en la angustiosa quietud se estremece el presentimiento del movimiento final, y el destino que espera es tanto más espantoso por cuanto es desconocido.
            Además, en el poema la perspectiva toda ella es alucinante pero siempre bella, y la mente es sacudida por los terribles elementos que yacen silenciosos, numinosos, cárdenos testigos de su abandono a las profundidades del mar.
            La Ciudad Bajo el Mar es una extraordinaria poesía  sumergida en un extraño ceremonial como de un realismo fantástico, visión de Poe que integra magistralmente el no tiempo y el no espacio, para entonces triunfar de lleno su imaginativa concepción sobre las leyes de la realidad.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "The City in the Sea" (A), Poems, 1831, pp. 47-51.]

THE DOOMED CITY

 

            7-10: 1831:

Are — not like any thing of ours —
O ! no — O! no — ours never loom
To heaven with that ungodly gloom!
Time-eaten towers that tremble not!

            14-19: 1831:

A heaven that God doth not contemn
With stars is like a diadem —
We liken our ladies' eyes to them —
But there ! that everlasting pall!
It would be mockery to call
Such dreariness a heaven at all.

            24-30; 1831 and The Southern Literary Messenger, August, 1836:

Up thrones — up long-forgotten bowers
Of sculptur'd ivy and stone flowers —
Up domes — up spires — up kingly halls —
Up fanes — up Babylon-like walls —
Up many a melancholy shrine
Whose entablatures intertwine
The mask the — the viol —  and the vine.

            31-32: 1831 and The Southern Literary Messenger, idem:

There open temples — open graves
Are on a level with the waves —

            58-59: 1831 and The Southern Literary Messenger, idem:

And Death to some more happy clime
Shall give his undivided time.

 


VARIANTES

 [Texto: Edgar Allan Poe, “La Ciudad Bajo el Mar”(A), Poems, 1831, pp. 47 – 51.]

LA CIUDAD MALDITA

 

             7-10: en 1831:

No se parecen a nada nuestro;
¡oh, no!, ¡no!, lo nuestro nunca se asoma
en el cielo bajo esa tenebrosidad impía!
¡Torres roídas por el tiempo que no se estremecen!

            14-19: en 1831:

Un cielo tachonado de estrellas
no lo menosprecia Dios, y es diadema
rutilante como los ojos de nuestras damas.
¡Pero… aquí! ¡Ese eterno paño mortuorio!
Mofa sería  invocar
paraíso semejante lobreguez.

            24-30: en 1831 y en The Southern Literary Messenger, agosto de 1836;

Asciende por tronos, por olvidadas enramadas,
por hiedra esculpida y pétreas flores,
por domos, templetes y reales salas,
por templos, por murallas como las de Babilonia,
por muchos melancólicos santuarios,
cuyos cornisamentos entretejen
la máscara, la violeta y la vid.
           
            31-32: en 1831, y en The Southern Literary Messenger, agosto de 1836

Templos abiertos y  abiertas tumbas
se hallan a nivel de las olas.

            57-58: en 1831, y en The Southern Literary Messenger, agosto de 1836:

Y la Muerte, a un clima más afortunado
otorgará todo su indivisible tiempo.

DORMIDA

 

El poema se publica en Poems (1831), como “Irene”.
Reimpresiones:           Southern Literary Messenger, 2 (mayo de 1836) 387-388,  como “Irene”.
                                  Poets and Poetry of America, ed. by R. W. Griswold, N. Y., 1842. Título cambiado por el de “Dormida”.
                                  Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como “Dormida”.
                                  Broadway Journal, 1 (3 de mayo de 1845) 278, como “Dormida”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845), como “Dormida”.

            El texto de Dormida difiere considerablemente del de Irene.
            Este poema se halla entre los mejores de Poe, en gran parte por el mortal esplendor de la figura evocada.
            Poe tenía una especial predilección por esta poesía y la consideraba superior a El Cuervo. En una oportunidad le expresó a George W. Eveleth las siguientes palabras: Aunque apenas un hombre entre un millón de hombres exista que comparta mi opinión, “El Cuervo”, sin duda, vale más como obra de arte; pero contemplada de acuerdo con todos verdaderos principios de todo arte, “Dormida” es superior.
            Poesía recóndita y reflexiva por su ambiente y figuras literarias; es un poema en que la yuxtaposición de la belleza y la muerte se expresa desgranándose mediante una forma apacible y carente de tormento, que se sostiene con el pedal de la aspiración de inmortalidad.
            Conviene retener en nuestra memoria el juicio de que “Dormida” es una de las primeras afirmaciones de Poe sobre la creencia de que aunque hay muerte,  nadie muere en realidad. La muerte es un “sueño” o una transición de una etapa de la  existencia a otra… Cuando el dolor desaparece, aquella que había sido enterrada queda libre para reanudar su nueva existencia. (Davidson, 1960, pp. 54-55).
             Nos parece que existe cierto parangón entre el poema de Poe y ciertos versos del poeta español Gustavo Adolfo Bécquer (1836 – 1870). Por ejemplo, leemos en la Rima LXXIII:

                                     La noche se entraba,
                                     reinaba el silencio;
                                     perdido en las sombras,
                                     medité un momento:
                                     ¡Dios mío, qué solos
                                     se quedan los muertos!

o bien, con esta estrofa de la rima LXXVI:

                                     De aquella muda y pálida
                                     mujer me acuerdo y digo:
                                     ¡oh qué amor tan callado el de la muerte!
                                     ¡Qué sueño el del sepulcro tan tranquilo!

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "The Sleeper," Poems, 1831, pp. 59-64.]

IRENE

 

'T is now (so sings the soaring moon)
Midnight in the sweet month of June,
When winged visions love to lie
Lazily upon beauty's eye,
Or worse — upon her brow to dance
In panoply of old romance,
Till thoughts and locks are left, alas!
A ne'er-to-be untangled mass.

An influence dewy, drowsy, dim,
Is dripping from that golden rim;
Grey towers are mouldering into rest,
Wrapping the fog around their breast:
Looking like Lethe, see! the lake
A conscious slumber seems to take,
And would not for the world awake:
The rosemary sleeps upon the grave —
The lily lolls upon the wave —
And [a] million bright pines to and fro,
Are rocking lullabies as they go,
To the lone oak that reels with bliss,
Nodding above the dim abyss.

All beauty sleeps: and lo! where lies
With casement open to the skies,
Irene, with her destinies!
Thus hums the moon within her ear,
"O lady sweet! how camest thou here?
"Strange are thine eyelids — strange thy dress!
"And strange thy glorious length of tress!
"Sure thou art come o'er far-off seas,
"A wonder to our desert trees!
"Some gentle wind hath thought it right
"To open thy window to the night,
"And wanton airs from the tree-top,
"Laughingly thro' the lattice drop,
"And wave this crimson canopy,
"Like a banner o'er thy dreaming eye!
"Lady, awake! lady awake!
"For the holy Jesus' sake!
"For strangely — fearfully in this hall
"My tinted shadows rise and fall!"

The lady sleeps: the dead all sleep —
At least as long as Love doth weep:
Entranc'd, the spirit loves to lie
As long as — tears on Memory's eye:
But when a week or two go by,
And the light laughter chokes the sigh,
Indignant from the tomb doth take
Its way to some remember'd lake,
Where oft — in life — with friends — it went
To bathe in the pure element,
And there, from the untrodden grass,
Wreathing for its transparent brow
Those flowers that say (ah hear them now!)
To the night-winds as they pass,
"Ai ! ai ! alas ! — alas!"
Pores for a moment, ere it go,
On the clear waters there that flow,
Then sinks within (weigh'd down by wo)
Th' uncertain, shadowy heaven below.

The lady sleeps: oh! may her sleep
As it is lasting so be deep —
No icy worms about her creep:
I pray to God that she may lie
Forever with as calm an eye,
That chamber chang'd for one more holy —
That bed for one more melancholy.
Far in the forest, dim and old,
For her may some tall vault unfold,
Against whose sounding door she hath thrown,
In childhood, many an idle stone —
Some tomb, which oft hath flung its black
And vampyre-winged pannels back,
Flutt'ring triumphant o'er the palls
Of her old family funerals.

            1-2: 1831 and The Southern Literary Messenger, May, 1836:

I stand beneath the soaring moon
At midnight in the month of June.

            20-21: Southern Literary Messenger, id., and early 1837, “McCabe” manuscript: 

To the lone oak that nodding hangs
Above yon cataract of Serangs.

            23-24: manuscript:

Irene, with her destinies!
Her casement open to the skies!

            25-28: Southern Literary Messenger, idem:

And hark [hark!] the sounds so low yet clear,
(Like (Like] music of another sphere) [sphere,]
Which steal within the slumberer’s ear,
Or so appear—or so appear! [appear─]

            36-41: Southern Literary Messenger, idem:

“So fitfully, so fearfully,
“As [Like] a banner o’er thy dreaming eye [eye,]
“That o’er the floor, [thro the floors,] and down the wall, [wall]
“Like ghosts the shadows rise and fall—[fall!]
“Then, for [“Then for] thine own all radiant sake, [own beloved sake]
“Lady, awake! awake! awake! [“Lady awake!—lady awake!]

 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Dormida”, Poems, 1831, pp. 59 – 64.]

IRENE

 

            Poems, 1831, con el título de “Irene”.

Es medianoche (canta así la luna remontándose)
en el placentero mes de junio,
cuando aladas visiones adoran, perezosas,
yacer sobre los ojos de la belleza,
o tanto peor, sobre su frente y danzar
con gran pompa una antigua romanza,
hasta que pensamientos y cabelleras se abandonan
en un conglomerado imposible de desenmarañar.

Una influencia húmeda de rocío, somnolienta, confusa,
se vierte gota a gota desde aquel dorado borde;
en el reinante reposo grises torres se desmoronan,
su seno envuelto por la niebla.
¡Mira! Semejante al Leteo, parece el lago
abismarse en un sueño consciente
y despertar no quiere de su sopor.
El romero duerme sobre la tumba
y el lirio se abandona sobre el agua,
y miles de vistosos pinos, aquí y allá,
canciones de cuna arrullan conforme se recuestan
al solitario roble que dichoso se tambalea
reclinándose sobre el oscuro abismo.

¡Toda la belleza duerme! Y, ¡contempla donde yace,
con la ventana abierta a los cielos,
Irene y sus destinos!
Así murmura junto a su oído la luna:
“¡Oh, dulce señora! ¿Cómo has venido hasta aquí?
¡Tus párpados son extraños, extraño tu atavío!
¡Y extraña la espléndida extensión de tu cabellera!
¡Sin duda has venido por lejanos mares,
una maravilla para nuestros desolados árboles!
Algún delicado viento ha estimado preciso
tu ventana abrir a la noche,
y desde las copas de los árboles los juguetones aires
risueños se introducen por el enrejado,
y undulan este dosel escarlata
como una oriflama sobre tus dormidos ojos.
¡Despierta, señora! ¡Despierta, señora!
¡Por el amor del santo Jesús!,
porque extraña, temerosamente en este sitio,
suben y caen mis rojizas sombras”.

Duerme la dama, duermen los muertos
tanto tiempo como el amor llora;
extasiado, el espíritu ama yacer tanto tiempo
como lágrimas en los ojos del recuerdo;
mas, cuando un septenario o dos transcurren,
y la risa trivial asfixia el suspiro,
enfurecido, aquel espíritu se dirige desde la tumba
hacia algún rememorado lago
que frecuentemente, en vida, con amigos venía
a bañarse en el puro elemento
y allí, sobre la virgen hierba
entrelaza su diáfana frente
con aquellas flores que dicen (¡ah, escúchalas ahora!)
al pasar los nocturnos vientos,
“¡Ah, ah! ¡Ay, ay!”,
escudriña por un instante, antes de partir,
las límpidas aguas que allí fluyen,
y en seguida se sumerge, por el peso del infortunio,
bajo el indefinido y espectral, indigno cielo.

Duerme la dama. ¡Oh, que pueda su sueño,
como perdurable, ser tan profundo!
Que fríos gusanos no se arrastren sobre ella;
ruego a Dios que permanezca
para siempre con tan serenos ojos
en ese aposento trocado por uno más sagrado,
ese lecho por uno más melancólico.
Y que en el distante bosque oscuro y antiguo,
se abra para ella una elevada cripta,
donde arrojara sobre la resonante puerta,
en su niñez, más de una ociosa piedra;
alguna tumba que con frecuencia abrió sus negros
portones como alas de vampiro,
revoloteando, triunfantes, sobre los féretros
en los funerales de sus antiguos deudos.


            Confrontadas con el texto de 1831:
           
            1-2: en Southern Literary Messenger, mayo de 1836:

Aquí estoy de pie, bajo la ascendente luna,
en una medianoche del mes de junio.

            20-21: en Southern Literary Messenger, idem, y manuscrito “McCabe”, principios de 1837:                                                                  
Al solitario roble que, inclinado, pende
sobre aquella cascada de serafines.

            23-24: en el manuscrito:

¡Irene, con sus destinos!
¡Su ventana abierta a los cielos!                                                                     
 
            25: en Southern Literary Messenger, idem:

¡Y escuchad los sonidos tan tenues pero tan claros
(como música de otras esferas), que penetran
a hurtadillas en los oídos de la que yace dormida,
o así parece… ¡o así parece!

            36-41: en Southern Literary Messenger, idem:

Por intervalos, medrosamente,
como una oriflama sobre tus dormidos ojos,
y por el piso y paredes
suben y descienden sombras fantasmagóricas.
Por ti misma, por tu luminoso descanso,
¡señora, despierta! ¡despierta ¡despierta!


UN PEÁN

 

El poema se publica en *Poems (1831).
Reimpresión               Southern Literary Messenger, 2 (enero de 1836) 71.
*TEXTO BÁSICO
            Forma y contenidos de Un Peán son muy originales. Aquí el poeta llora la muerte de la mujer amada; féretro, muerte, belleza, poeta y “amigos” cobran bellísimas estrofas de hondo dramatismo y tensión, para concluir con la etérea suavidad de un peán de los antiguos tiempos.
            La estrofa IX, por ejemplo, participa de un extraño martilleo que acentúa el lamento profundo del poeta ante la inexorable muerte de su amor.
            Muchos consideran Un Peán como la primera versión de ese maravilloso poema típicamente gótico, de fuerte y penetrante atmósfera, intitulado Lenore (1843). Nos parece, más bien, que son dos poesías un tanto similares. Eso es todo.


EL VALLE DEL DESASOSIEGO

 

El poema se publica en Poems (1831), como “El Valle del Pecado”.
Reimpresiones:           Southern Literary Messenger, 2 (febrero de 1836) 154, como “El  Valle del Pecado”.
                                  American Review, 1 (abril de 1845) 392, como “El Valle del  Desasosiego”.
                                  Broadway Journal, 2 (6 de setiembre de 1845) 135, como “El Valle del Desasosiego”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845), como “El Valle del Desasosiego”.

            El poema se publicó, originalmente, con el nombre The Valley Nis. (Nis, invertido: Sin: pecado).
            Es esta una poesía de profundo simbolismo, y otra pintura alegórica que tiene que ver con el alma y con el mal, como en la visión dantesca del Canto V del Infierno (“La Divina Comedia"), donde las almas de los pecadores giran eternamente envueltas en horribles remolinos.
            En este intenso poema, Poe ¿cedió a un pesimismo trascendental?, o bien, ¿simbolizó tal vez el espiritualismo infrangible, nuestra vida en aquel valle de la agitación, del desasosiego?
            El efecto preternatural de El Valle del Desasosiego se produce por medio de negaciones: Nada está inmóvil, nada, / solo el aire que domina / la mágica soledad.
            La segunda parte del poema muestra el cuadro donde un paisaje donde los caracteres de la muerte y la descomposición pretenden disfrutar de una lúgubre belleza.
            El Valle del Desasosiego dramatiza estados del no vivir - no morir y un ciclo de pérdida, recuperación, y nueva pérdida, y el poema parece tratar de decidir si la muerte es verdadera o permanente.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "The Valley of Unrest," Poems, 1831, pp. 71-75.]

THE VALLEY NIS

 

Far away — far away —
Far away — as far at least
Lies that valley as the day
Down within the golden east —
All things lovely — are not they
Far away — far away ?
It is called the valley Nis.
And a Syriac tale there is
Thereabout which Time hath said
Shall not be interpreted.
Something about Satan's dart —
Something about angel wings —
Much about a broken heart —
All about unhappy thing
But "the valley Nis" at best
Means "the valley of unrest."
Once it smil'd a silent dell
Where the people did not dwell,
Having gone unto the wars —
And the sly, mysterious stars,
With a visage full of meaning,
O'er the unguarded flowers were leaning:
Or the sun ray dripp'd all red
Thro' the tulips overhead,
Then grew paler as it fell
On the quiet Asphodel.
Now the unhappy shall confess
Nothing there is motionless:
Helen, like thy human eye
There th' uneasy violets lie —
There the reedy grass doth wave
Over the old forgotten grave —
One by one from the tree top
There the eternal dews do drop —
There the vague and dreamy trees
Do roll like seas in northern breeze
Around the stormy Hebrides —
There the gorgeous clouds do fly,
Rustling everlastingly,
Through the terror-stricken sky,
Rolling like a waterfall
O'er th' horizon's fiery wall —
There the moon doth shine by night
With a most unsteady light —
There the sun doth reel by day
"Over the hills and far away."

["Over the Hills and Far Away" is an ancient and very well-known Scottish
folksong, with distant origins long lost.]

            29-36: The Southern Literary Messenger, February 1836:

Nothing save the airs that brood
O’er the enchanted solitude,
Save the airs with pinions furled
That slumber o’er that valley-world.
No wind in Heaven, and lo! the trees
Do roll like seas, in Northern breeze,

            43-50: The Southern Literary Messenger, idem:

And Helen, like thy human eye,
Low crouched on Earth, some violets lie,
And, nearer Heaven, some lilies wave
All banner-like, above a grave.
And one by one, from out their tops
Eternal dews come down in drops,
Ah, one by one, from off their stems
Eternal dews come down in gems!

            after 27: The American Review, 1 (April 1845) 392:

They wave; they weep; and the tears, as they well
From the depth of each pallid lily-bell,
Give a trickle and a tinkle and a knell.

 

VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “El Valle del Desasosiego, Poems, 1831, pp. 71 75.]


EL VALLE DEL PECADO

 

A lo lejos, a lo lejos,
a lo lejos, se extiende
aquel valle como el día,
hacia el dorado Este:
todas las cosas bellas ¿no están
acaso a lo lejos, a lo lejos?

Se llama el valle Nis;
y sobre este valle circula por allí
una historia siria, que el tiempo
ha dicho que no será interpretada.
Algo sobre el dardo de Satanás,
algo sobre alados ángeles,
mucho sobre un corazón destrozado,
todo sobre infortunadas cosas;
pero, a lo sumo, “el valle Nis”
quiere decir “el valle del desasosiego”.

Sonrió una vez un pequeño, apartado
y silencioso valle donde ya nadie vive,
pues sus habitantes a las guerras se fueron;
y las estrellas, furtivas y misteriosas,
con expresivo rostro sobre las indefensas
flores  gustosas fueron inclinándose,
o los rayos del sol goteaban su rojo color
sobre los elevados tulipanes,
y luego, se tornaban pálidos según caían
sobre el tranquilo asfódelo.

Ahora, el infortunado confesará
que allí nada está inmóvil;
Helen, como tus característicos ojos,
están allí las ansiosas violetas,
allí ondula la hierba larga y delgada
sobre la antigua y olvidada tumba.
Uno a uno desde la copa del árboles
allí caen los eternos rocíos;
allí los indefinidos y soñadores árboles
ondulan como mares bajo el viento del Nordeste,
alrededor de las tormentosas Hébridas;
allí las espléndidas nubes pasan raudas
perpetuamente susurrando,
al través del cielo por el terror acometido,
ondulante como una cascada
sobre la febril muralla del horizonte;
allí por la noche brilla la luna
con su luz más inestable;
allí el sol vacilante se desplaza cada día
“sobre las montañas y a lo lejos”.

[“Sobre las Montañas y lo Lejos”, es una antigua y muy conocida canción
folclórica escocesa, cuyo origen se ha perdido en el tiempo]
           

            29-36: en Southern Literary Messenger, febrero de 1836:

Nada, solo los aires meditabundos
sobre la encantada soledad,
solo los aires con sus alas plegadas
que duermen en el mundo de aquel valle.
En el cielo no sopla ningún viento, pero, ¡mira!, los árboles
ondulan como mares con el viento del Nordeste,

            43-50: The Southern Literary Messenger, idem:

Y, Helen, como tus característicos ojos,
sobre la tierra se reclinan las violetas,
y más cerca del cielo, se agitan algunos lirios,
como oriflamas, sobre una tumba.
Y uno a uno, desde sus cálices,
eternos rocíos descienden en gotas,
uno a uno, desde sus tallos,
eternos rocíos descienden en gemas.

            tras 27: The American Review, 1 (abril de 1845) 392:

Ondean, lloran, y las lágrimas que brotan
desde la profundidad de cada lirio acampanado,
crean un goteo y un tintineo y un tañido.

 

ENIGMA

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Se publica en el Baltimore Saturday Visiter, 2 de febrero de 1833, p. 4.
            Este poema es atribuido a Poe por Thomas Ollive Mabbott, quien también proporciona las respuestas a los enigmas, de la siguiente forma:

v. 1: Spenser
v. 2: Homero
v. 3-4: Aristóteles
v. 5-6: Calímaco
v. 7-8: Shelley
v. 9: Alexander Pope
v. 10: Eurípides
v. 11: Mark Akenside
v. 12: Samuel Rogers
v. 13-14: Eurípides
v. 15-16: William Shakespeare

SERENATA

 

Publicado el poema en  *Baltimore Saturday Visiter, n. s. 3 (20 de abril de 1833) 1.
*TEXTO BÁSICO
            A pesar de su temprana publicación, Serenata no volvió a ser impreso hasta 1918, en que lo descubrió y publicó en el Dial, el profesor John C. French.
            Elegía de alto vuelo por la plasticidad y belleza de sus imágenes, y la original tesitura de su lenguaje, hermosamente escogido; delicadas armonías bañan esta poesía, que ciertamente suenan como la música de un sueño.
            ¿A quién se refiere Poe con Adeline mía? Otra de sus mujeres físicas o ideales, amadas por el poeta.

GLOSARIO

 

            ELÍSEO.  En la mitología griega y romana, lugar delicioso, un paraíso donde iban a descansar perpetuamente las almas de los justos. Homero, Plutarco y Virgilio sitúan el Elíseo o Campos Elíseos en el centro de la Tierra; Platón en las antípodas.

            ENDIMIÓN.  Hijo de Etlio y de Calice, nieto de Júpiter. Pastor de gran belleza, amado por Selene (la Luna), la cual cada noche iba a contemplarlo. Júpiter le permitió elegir la  existencia que deseara: pidió no envejecer nunca y ser inmortal, y quedó dormido en un sueño durante treinta años. Constituye el símbolo de la felicidad humana que se desliza imperceptiblemente hacia la bienaventurada eternidad. Para algunos mitólogos, Endimión representa el Sol poniente, que se sumerge en el océano para dormir en el seno de la noche; para otros, es el Sol con la belleza de su ocaso al que contempla con arrobo la Luna naciente.

[CANTO TRIUNFAL]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Manuscrito fechado alrededor del 4 de mayo de 1833.
            La versión del poema pertenece al manuscrito del cuento Epifanes. Poe envió este manuscrito a Joseph y Edwin Buchingham, editores del New England Magazine; y para su decepción, ellos nunca imprimieron el cuento. Poe revisó la historia y se publicó en el Southern Literary Messenger, en 1836. El manuscrito pertenece hoy día a un coleccionista privado.
            Es otro poema que exalta los triunfos y grandezas del rey Epifanes.

A–––

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            El poema se publicó en el Baltimore Saturday Visiter, 11 de mayo de 1833.
            Esta poesía fue atribuida a Poe por John C. French.
            El poema está firmado por “TAMERLANE”. Recordemos que Tamerlán es la primera ofrenda poética de Poe, publicada en 1827, como Tamerlán y Otros Poemas.
            Un subsiguiente poema se publica una semana después, siempre en el Baltimore Saturday Visiter, firmado también por TAMERLANE. Su título es: FANNY, y ambos poemas no presentan introducción alguna o texto explicativo.
FANNY se publicó en la susodicha revista, el 18 de mayo de 1833.
            En este poema Poe nos muestra su ideal de la mujer yacente, a quien contemplará reiteradamente en su obra. Recordemos Dormida, de 1831. con su variante, Irene.

FANNY

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado este poema en el Baltimore Saturday Visiter, el 18 de mayo de 1833.
Ver las notas para el poema anterior (A–––)

EL COLISEO

 

La poesía se publica en  Baltimore Saturday Visiter, n. s. 3 (26 de octubre de 1833) 1, como “El Coliseo”.
Reimpresiones:       Southern Literary Messenger, 1 (agosto de 1835) 706, como “El Coliseo. Un Poema Laureado”.
                              Saturday Evening Post, 21 (12 de junio de 1841) 1, como “El Coliseo. Un Poema Laureado”.
                              Poets and Poetry of America (1847), como “Coliseo”.
                              Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como  “El Coliseo”.
                              Broadway Journal, 2 (12 de julio de 1845) 14, como “El Coliseo”.
TEXTO BÁSICO: The Raven (1845), como “El Coliseo”.

            Destinado a encabezar el inconcluso drama Politian, este poema constituyó sin duda el primer éxito editorial de Poe, junto con su cuento Manuscrito Hallado en una Botella.
            Construido sobre el modelo clásico de la elegía, el alma de El Coliseo habla de vivencias con adecuada grandeza. El tema interno no es el renacimiento del aparentemente impotente vestigio, sino más bien la realidad de algo con fuerza vital y gran significado. El Coliseo es un sobreviviente de la muerte.
            Gran poesía simbólica de una peregrinación del poeta a ese monumento para beber en su fuente la magnitud de la Roma antigua, y donde aquellas ruinas, o más bien las piedras altivas,  le hablan de sus fuerzas y poderes.
            El poema es una evocación rítmica de ruina y magnificencia, trabajado en verso blanco, con líneas que se caracterizan por su vibrante pulso y que enfatizan los restos de una desaparecida civilización, y de uno de sus monumentos emblemáticos.

                    

GLOSARIO

 
           MEMNÓN.  Célebre héroe de la mitología griega. Hijo de Titón y de Eos (la Aurora). Fue rey de los etíopes y participó en favor de los troyanos en la guerra de Troya. Mató a Antíoco, siendo a su vez muerto por Aquiles. Al deificarlo los griegos, penetró en Egipto y el mito de Memnón se relacionó con una de las colosales estatuas del faraón Amenhotep III (Amenofis III), erigidas en las cercanías de Tebas y llamadas Colosos de Memnón. Una de estas estatuas originaba un extraño fenómeno acústico: a través de una hendidura en una estatua,  el paso del aire frío de la noche al calor del día, y cuando caía sobre ella el sol de Levante, generaba el curioso sonido. Se decía que era el lamento de Memnón al saludar a su madre Eos (la Aurora), cada mañana, al aparecer aquélla en el horizonte.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, “The Coliseum”, Baltimore Saturday Visiter, October 26, 1833, p. 1.]

THE COLISEUM

 

            1:  Baltimore Saturday Visiter, October 26, 1833, p. 1:

Lone ampitheatre ! Grey Coliseum !
           
            13: idem:

Gaunt vestibules! and phantom-peopled aisles !

            24-25: idem:

Here, where on ivory couch the Cæsar sate,
On bed of moss lies gloating the foul adder :

            30: idem:

These crumbling walls; these tottering arcades ;

            35: idem:

All of the great and the colossal left

            40: idem:

As in old days from Memnon to the sun.

            43: idem:

We are not desolate — we pallid stones ;

            49-50: idem:

And cling around about us now and ever,
And clothe us in a robe of more than glory."

 


VARIANTES

Texto: Edgar Allan Poe, “El Coliseo”, Baltimore Saturday Visiter, October 26, 1833, p. 1.]

EL COLISEO

 

           1: Baltimore Saturday Visiter, 26 de octubre de 1833, p. 1.]

¡Oh desolado anfiteatro, ¡oh melancólico Coliseo!

            13: ídem:

¡Macilentos atrios, y alas pobladas de espectros!

            24-25: ídem:

Aquí, donde en marmóreo sofá se sentó el César,
en musgoso escondrijo acecha la repelente víbora:

            30: ídem:

Estos muros desmoronándose, estas tambaleantes arcadas;

            35: ídem:

Toda la grandeza y lo colosal abandonados,

            40: ídem:

como Memnon al sol en pasados tiempos.

            43: ídem:

No estamos desoladas, nosotras, descoloridas piedras;

            49-50: ídem:

porque nos ciñen hoy y por siempre,
y nos cubre un manto más fulgurante que la gloria.”

 

A UNA EN EL PARAÍSO

 

Poema que se publica en Godey’s Lady’s Book, 8 (enero de 1834) 40-43, como parte del cuento “El Visionario”.
Reimpresiones:           Southern Literary Messenger, 1 (julio de 1835) 637-640, como para de “El Visionario”.
                                  Tales of the Grotesque and Arabesque (1840), vol. 2, como parte de “El Visionario”.
                                  Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (julio de 1839) 49, como “A Ianthe en el Cielo”.
                                  Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como “A Una en el Paraíso”.
                                  Broadway Journal, 1 (10 de marzo de 1845) 295, como “A Una en el Paraíso”.
                                  Broadway Journal, 1 (10 de junio de 1845) 357, como parte  de “La Cita”, título final de “El Visionario”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845), como “A Una en el Paraíso”.

            Poe intercaló en el relato La Cita uno de los más bellos, musicales y raros poemas  de amor.  Hay en los versos de A Una en el Paraíso, exquisita factura, sentido de pérdida irreparable; es poesía extática inspirada en la belleza de la muerte, tierno, breve y delicioso canto, cuya seducción culmina en hermosísima forma en la última estrofa.
            En este poema se escucha por primera vez, el Nunca más, cuyo eco se convertirá en el pavoroso retornelo de El Cuervo (1845) y, antes aún, en expresiones de menor connotación en los sonetos A Zante (1837) y Silencio (1840).
            Es muy probable de que A Una en el Paraíso se trate de un bello canto de amor, inspirado al igual que Annabel Lee en una humana y personal experiencia del poeta, y en que todo componente simbólico, si es que existe, disuélvese en lo concreto de la poesía.
            Es un poema como incorpóreo que parece desvanecerse en música pura, y en la extraordinaria descripción de la belleza de Natura.


VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "The Assignation" (A), The Lady's Book, January 1834, pp. 40-43.]

THE VISIONARY.

 

after 25:

By what Italian streams.

Alas !  for that accursed time
   They bore thee o'er the billow,
From Love to titled age and crime,
   And an unholy pillow !  —
From me, and from our misty clime,
   Where weeps the silver willow !

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “La Cita” (A), The Lady’s Book, enero de 1834, pp. 40-43.]

EL QUIMERISTA

 

            tras 25:

en qué itálicos arroyos.

¡Ay, en qué maldito día
por el mar te llevaron,
lejos de mi amor, para entregarte
a impías y decrépitas dignidades nobiliarias!
¡Robándote a mi amor, a nuestra tierra,
donde lloran los sauces plateados por la niebla!


HIMNO

 

Se publica en Southern Literary Messenger, 1 (abril de 1835) 448-450, como parte de “Morella. Un Cuento”.
Reimpresiones:           Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (noviembre de 1839) 264-266, como parte de “Morella. Un Cuento”.
                                  Tales of the Grotesque and Arabesque (1840), vol. 1, como parte de “Morella. Un Cuento”.
                                  Broadway Journal, 2 (16 de agosto de 1845) 88, como “Himno Católico”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845) como “Himno Católico”.
            En la copia Lorimer Graham de El Cuervo, Poe tachó la palabra “Católico”. No hemos podido detectar la razón que tuvo para ello.
            El pasaje más devoto en la poesía de Poe, aparte de algunas citas o fuentes bíblicas (Politian, Lenore, El Cuervo), no está dirigido a Cristo sino a la Virgen María. ¿Por qué esta actitud? La cuestión del credo religioso de Poe sigue llenando ríos de contradicciones entre los analistas literarios.
            El poema es una verdadera plegaria a la Virgen.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "Morella" (C), Tales of the Grotesque and Arabesque, vol I,1840, pp. 9-18.]

CATHOLIC HYMN

 

 before first strophe:

 
Sancta Maria! turn thine eyes
Upon a sinner's sacrifice
Of fervent prayer and humble love
From thy holy throne above.

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “Morella” (C), Cuentos de lo Grotesco y Arabesco, vol. I, 1840, pp. 9 18.]

HIMNO CATÓLICO

 

            antes de 1:

¡Santa María! Vuelve tus ojos
al sacrificio de un pecador
de ferviente oración y humilde amor,
desde tu santo trono en el Cielo.

 

A F–––

 

El poema se publica en Southern Literary Messenger, 1 (julio de 1835) 636, como “ A Mary”.
Reimpresiones            Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 20 (marzo de  1842) 137, como “A Una que Partió”.
                                  Saturday Museum (4 de marzo de 1843) como “A Una que Partió”.
                                  Broadway Journal, 1 (26 de abril de 1845) 260, como “A F–––”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845) como “A F–––”.

            El poema sufrió una transposición, y fue dedicado a la Sra. Frances Sargent Osgood; el primer título de aquél llevó la dedicatoria de “A Mary”, quien pudo haber sido la Srita. Mary Winfree, una amiga de Poe, miembro de una antigua familia de Richmod.
            Comprobado el hecho de que Poe cambió constantemente los nombres de las mujeres a quienes dedicaba sus poemas (como muchos otros poetas lo han hecho en su juventud), no tiene mayor trascendencia decidir quién fue la mujer originalmente de una dedicatoria.
            La Sra. Osgood fue una buena amiga tanto de Poe como de su esposa Virginia; aunque la relación del poeta con esta señora tomó tintes de romance.
            El poema es simple, pero participa de una agradable musicalidad.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "To Mary," The Southern Literary Messenger, July 1835.]

TO MARY

 

            1-2:

Mary, amid the cares -- the woes
    Crowding around my earthly path --

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “To Mary”, The Southern Literary Messenger, julio de 1835.]

A MARY

 

            1-2:

Mary, en medio de las ansiedades y aflicciones
que abruman mi sendero mundano,

 

A F–––s S. O–––d

 

Publicado el poema en Southern Literary Messenger, 1 (setiembre de 1835) 748, como “Versos Escritos en un Álbum”.
Reimpresiones:          Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (agosto de 1839) 75, como  “A–––”.
                                 Broadway Journal, 2 (13 de setiembre de  1845) 48, como “A  F–––”.
TEXTO BÁSICO:    The Raven 1845, como “A F–––s S. o–––”.
    
            Dedicado a la Sra. Osgood, quien fue  poetisa y  prosista de mérito.

VARIANTS

 [Text: Edgar Allan Poe, "Lines Written in an Album," Southern Literary Messenger, September 1835, p. 748.]

LINES WRITTEN IN AN ALBUM

 

            1:

Eliza! -- let thy generous heart

            6-8:   

    Thy unassuming beauty,
And truth shall be a theme of praise,
    Forever -- and love a duty.

[Eliza was Eliza White, the daughter of Thomas W. White, owner of the Southern
Literary Messenger.]

 


VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Líneas Escritas en un Álbum”, Southern Literary Messenger, setiembre de 1835, p. 748.]

LÍNEAS ESCRITAS EN UN ÁLBUM

 

            1:

Eliza, permite que tu generoso corazón

            6-8: ídem:

Tu recatada belleza
y la verdad, detalles de alabanza
por siempre, y el amor, una obligación.

[Eliza White, hija de Thomas W. White, propietario del Southern
Literary Messenger]


ESCENAS DE “POLITIAN” – Drama Inédito

 

Publicadas estas escenas en Southern Literary Messenger, 2 (diciembre, 1835 – enero,  1836) 13-16, 106-108, como “Escenas de un Drama Inédito”.
Reimpresiones:        Poe utilizó partes de la obra en su reseña de Fashion, de Anna Cora Mowatt: Broadway Journal, 1 (29 de marzo de 1845) 203-205.
TEXTO BÁSICO:  The Raven (1845), como “Escenas de ‘Politian’ – Drama Inédito”.

            Las críticas teatrales de Poe configuran un material valioso para la historia del teatro estadounidense, debido a su gran perspicacia como observador y a los notables retratos de los actores de moda en aquella época. Pero no todo ello se debe más a sus magníficas capacidades críticas que a la sangre teatral que ciertos biógrafos le asignan como un don natural, en un descendiente directo de actores. En verdad, Poe no sintió nunca una pasión o atracción especial por el teatro, y su único intento dramático, Politian, escrito en 1835, es más un ensayo convencional de una tragedia eminentemente romántica, que una verdadera pieza teatral.
            La obra, tal como fue dejada por Poe, en su manuscrito, ha sido editada y anotada por el Dr. Thomas Ollive Mabbott: Politian, an Unfinished Tragedy, by Edgar A. Poe, edited  from the Original Sources, including the Autograph Ms. in the Pierpont Morgan Library, Richmond, 1923., o sea, Politian, Tragedia Inconclusa de Edgar A. Poe, editada basándose en las fuentes originales, incluido el Manuscrito Autógrafo que se halla en la Biblioteca Pierpont Morgan, Richmond, 1923.
            Politian se basa en una tragedia real que tuvo lugar en Frankfort, Kentucky, en 1825. Solomon P. Sharp fue muerto a manos de Jereboam Beauchamp, cuya esposa, Anne Cooke, fue seducida por Sharp, pocos años antes del matrimonio.
            Poe sitúa la tragedia en Roma, en el siglo XVII, de acuerdo con la moda literaria de su tiempo de escoger un escenario romántico.
             “La tragedia de Kentucky”, así se la conoció, sirvió de tema para un drama de Thomas Holley Chivers, titulado Conrad and Eudora (1834; nombre de los personajes sugerido por los protagonistas del poema El Corsario, de Lord Byron); también para una obra de Charlotte Barnes, Octavia Bragaldi, producida esta pieza teatral con enorme éxito en New York (1837); para Sybil (1858), de John Savage; William Gilmore Simms se fundamentó en aquella tragedia para su novela Beauchampe (1842), para continuar hasta World Enough and Time (1950) de Robert Penn Warren, y To Bed at Noon (1951), de Joseph Shearing.
            Las partes de la tragedia Politian, publicadas por Poe, conciernen al amor del Conde inglés Politian por Lalage, una belleza romana huérfana, que casi se sumerge en la locura al ser deshonrada por el hijo de su padrastro.
           Hoy día, Politian ha recibido una calificación menos baja, y algunos estudiosos de la obra de Poe no la consideran como un simple ensayo teatral. Para nosotros, aunque la acción es bastante truculenta, ciertos pasajes presentan rasgos típicos del carácter y escritura de Poe; en fin, es una obra de colección, y nada más.

           

GLOSARIO

 

           EIROS Y CHARMION.  Personajes de La Conversación de Eiros y Charmion, relato de Poe, en forma de diálogo, acerca de la destrucción de la Tierra por la colisión de un cometa.
           
            Si hay bálsamo en Galaad…  Galaad es una región montañosa de la antigua Palestina, entre el río Jordán y el desierto arábigo. En el texto de Poe se refiere a una hierba medicinal. “¿No hay, acaso, bálsamo en Galaad ni queda allí médico?”, o bien “¿Por ventura no hay resina en Galaad, o no hay allí ningún médico?” (JEREMÍAS 8, 22). El bálsamo o resina de Galaad era famoso por su virtud saludable.

           MONTE HERMÓN.  Macizo montañoso del Antilíbano, entre Líbano, Siria e Israel, de 2.814 m de altitud. En sus faldas se localizan las dos fuentes principales del río Jordán. Fue un hito sagrado en tiempo de los hititas, palestinos y romanos, y en sus laderas hay templos con inscripciones griegas que datan de alrededor del año 200 a. de C. El macizo de compone de tres picos fundamentales que siempre están nevados.

           AZRAEL.  Es el Angel de la Muerte en la angelología islámica. También recibe el nombre de Azaril.           


CANTO ESPIRITUAL

 

FUENTE: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema manuscrito de 1836.
            De acuerdo con James H. Whitty, quien fue el primero en publicar este poema, el manuscrito se halló alrededor de 1908 en el escritorio que Poe ocupó en el Southern Literary Messenger.
            Un facsímil del poema aparece en Whitty: The Complete Poems of Edgar Allan Poe, Boston, Houghton Mifflin Company, 1911, p. 138.

           


[ODA A LA REINA DE MAYO]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema que data de alrededor del mes de abril de 1836.
            El fragmento que aquí se presenta fue por primera vez atribuido a Poe por James H. Whitty, quien lo publicó en la segunda edición de  The Complete Poems of Edgar Allan Poe, Boston, Houghton Mifflin Company, 1917.
            De esta obra no hay ningún manuscrito sobreviviente, ni versión impresa en vida de Poe. En lugar de eso, fue recordado alrededor de 1915 por Harriet Virginia Scott, una antigua colegiala de Richmond, Virginia. Ella supuso que el original comprendía cuatro o cinco estrofas, de las cuales, sensiblemente fue capaz de recordar la que se incluye aquí.

BALADA NUPCIAL

 

Publicada la poesía en Southern Literary Messenger, 3 (enero de 1837) 5, como  “Balada”.
Reimpresiones:        Saturday Evening Post, 31 (3 de julio de 1841)1, como “Balada”.
                               Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como “Canto de la Recién Casada”.
                               Broadway Journal, 2 (2 de agosto de 1845) 58, como “Balada Nupcial”.
TEXTO BÁSICO:  The Raven (1845), como “Balada Nupcial”

            Balada Nupcial es un poema profundamente expresivo y construido con fino estilete; reprimido drama amoroso del que se desprende un sutil sentimiento de desasosiego.
            Poe se complacía en recitar esta poesía, dejando en quienes  la escuchaban una sensación indeleble.
            Según Aldous Huxley, el nombre D’ Elormie (v. 18.-), que surge en el poema, y lo mismo que aquel de Guy De Vere (v. 3.-), en el poema Lenore, son ancestros de Poe que se remontan hasta Guillermo I, el Conquistador.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "Ballad [Bridal Ballad]," Southern Literary Messenger, January 1837, p. 5.]

BALLAD [BRIDAL BALLAD]

 

after 18:

And thus they said I plighted
    An irrevocable vow —
And my friends are all delighted
That his love I have requited —
And my mind is much benighted
    If I am not happy now!

 


VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe,Balada [Balada Nupcial]”, Southern Literary Messenger, enero de 1837, p. 5.]

BALADA [BALADA NUPCIAL]

 

            tras 18:

¡Y expresaron que mi palabra empeñó
un voto irrevocable;
y mis amistades están encantadas
de que haya correspondido a su amor…
pero mi mente desconoce
si ahora no soy feliz!

SONETO A ZANTE

 

El poema se publica en Southern Literary Messenger, 3 (enero de 1837) 32.
Reimpresiones:           Saturday Museum, (4 de marzo de 1843).
                                  Broadway Journal, 2 (19 de julio de 1845) 21.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).

            Zante es una isla griega perteneciente al archipiélago Jónico.
            El extraordinario soneto a la isla de Zante, según un autor, tuvo por germen literario, sin duda, cierto pasaje de Chateaubriand en el Itinéraire de Paris a Jérusalem: Hallo merecidos sus nombres de Isola d’oro, de Fior di Levante. Este nombre de flor me recuerda que el jacinto fue originario de la isla de Zante, y que la isla recibió su nombre de la planta que había nutrido. (Obligado, 1942, p. 158).
            Soneto de trascendente belleza bucólica que encierra también una dolorosa lamentación por aquel ¡Nunca más tu recuerdo!
            A Zante es un de los más bellos sonetos escritos por Poe y su lectura y meditación es una verdadera delicia.

 

EL PALACIO POSEÍDO

 

Se publica el poema en American Museum of Science, Literature and the Arts, 2 (abril de 1839) 320.
Reimpresiones:           Burton’s Gentleman’s Magazine, 5 (setiembre de 1839) 145-152, como parte de “La Caída de la Casa Usher”.
                                  Tales of the Grotesque and Arabesque (1840), vol. 1, y Tales (1845), como parte de “La Caída de la Casa Usher”.
                                  Prose Writers of America: Edited by R. W. Griswold, Phila., 1847, como parte de “La Caída de la Casa Usher”.
                                  Poets and Poetry of America (1842), como “El Palacio Poseído”.
                                  Saturday’s Museum, (4 de marzo de 1843), como “El Palacio Poseído”.
                                  Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 26 (febrero de 1845) 52-53, como “El Palacio Poseído”.
                                  Broadway Journal, 1 (24 de mayo de 1845), parcialmente.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
    
            Poema totalmente alegórico que trata, dicho con las palabras de Poe, acerca de una mente perseguida por los fantasmas… un cerebro desordenado. No es la mente de Poe, sino determinada mente que se ve desde el interior de ella misma. El poema describe además de su catastrófico final, en qué forma llegó a esta condición.
            Las abstracciones e ideas de Poe son llevadas a cuadros vívidos, a una serie de bellas imágenes simbólicas que articulan el drama.  La mente es un palacio; el soberano es el pensamiento; las ventanas son los ojos; las ideas que lo acompañan son los ecos y las gracias y la realidad externa, que primero, es sumisa a la voluntad del pensamiento y, finalmente, se impone y colapsa el alma.
            Y es en este palacio poseído donde el ilustre rey, el pensamiento, deléitase con la ronda de sus eternos sueños hasta que la conjura de las pasiones (enemigos del alma) viene a profanar su palacio y a derribarle del trono.
            Hay otro aspecto importante: este poema, al ser leído en inglés, por ejemplo, tiende ligeramente a que se esfume la alegoría, al escuchar su enorme musicalidad, que impone una belleza rítmica a las formas más simples del verso. No debemos olvidar que para Poe, el sonido es superior al significado, porque aspira a alcanzar la creación de la belleza rítmica.
            Poe tiene que haber acuñado la palabra Porphyrogene (Porfirogenénito), de Porphyrogenitus, es decir, nacido de la púrpura. Se llamaba Porfirogénito a los hijos de los emperadores griegos. Por ejemplo, Constantino VII (905 – 956), llamado Porfirogénito, emperador del Imperio Romano de Oriente, que gobernó de 913 a 956 A. D.

           

SONETO SILENCIO

 

El poema se publica en Saturday Courier, 9 (4 de enero de 1840) 1, como “Silencio. Un Soneto”.
Reimpresiones:           Burton’s Gentleman’s Magazine, 6 (abril de 1840) 166, como “Silencio. Un Soneto”.
                                  Saturday Museum, (4 de marzo de 1843), como “Soneto.  Silencio”
                                  Broadway Journal, 2 (26 de julio de 1845) 45, como “Soneto.  Silencio”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845), como “Soneto. Silencio”

            Silencio es un soneto con cierta densidad de contenido existencial. En cuanto a su forma, es una poesía experimental, es decir, un soneto con quince líneas o versos (soneto con estrambote). Con respecto a su fondo, establece la naturaleza doble de la existencia, del Universo; el silencio es dual: mar y playa, o bien, agua y tierra, cuerpo y alma. Todo se refiere a la naturaleza gemela del Universo.
            En este poema, como posteriormente en El Cuervo, Poe sufre un estremecimiento ante la idea de que la muerte es el fin culminante de todo.
            Soneto en que se contrasta el cuerpo del silencio de la tumba, al que  la ceremonia y la memoria humanas le rinden honores, y despójanle de su terror, con su verdaderamente terrible sombra. Tal vez un silencio metafísico, una duda de los absolutos grados de la  existencia, literalmente fantasmas, silencios dentro del silencio.

EL GUSANO VENCEDOR

 

El poema se publica en Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 22 (enero de 1843) 32.
Reimpresiones:           Saturday Museum, (4 de marzo de 1843).
                                  Broadway Journal, 1 (24 de mayo de 1845) 331.
                                  New World, (15 de febrero de 1845), como parte del cuento “Ligeia”.
                                  Broadway Journal, 2 (27 de setiembre de 1845) 171, como parte del cuento “Ligeia”.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
                                  Poets and Poetry of America (1847).

            El significado de El Gusano Vencedor se sintetiza en forma magistral en el pavoroso y concluyente juicio del poema sobre la vida, mediante una verdadera versión teatral.
            Es una poesía en extremo dominada por angustiosos acordes simbólicos que cobran un dramatismo desgarrador, en que se describe con pinceladas definitivas el horror de la humanidad sorprendida en sus juegos de autómatas, por la aparición del monstruo cruel y repugnante, triunfante de la vida.
            El poema parece acoplar la comprensión del presente con la aflicción y el dolor del pasado, mediante su identificación sustentada por la muerte en el teatro. Aquí, amargamente, la vida es una obra de temores y esperanzas, y los desagradables pero vacíos destinos de sus actores humanos son fraguados por voraces cosas informes.
            El verdadero héroe de la tragedia no es metafísico, sino físico, los gusanos de color rojo sangre que se comen a los mimos con sus colmillos (que) destilan sangre humana.
            El íntimo contacto de Poe con la enfermedad mortal de su esposa Virginia, tal vez lo desposeyó de los largamente acostumbrados caminos de la anulativa muerte, porque los pesados acentos del poema impiden las horrendas consolaciones del regreso de la tumba, o del estar semi-vivo, y proclamar una finalidad irresistible. Y aquí, en El Gusano Vencedor, como raramente sucede en la obra de Poe, la muerte significa muerte.

           

LENORE

 

Publicada la poesía en Pioneer, 1 (febrero de 1843) 60-61.
Reimpresiones:           Saturday Museum, (4 de marzo de 1843).
                                  Graham’s Lady’ and Gentleman’s Magazine, 26 (febrero de 1845) 53.
                                  Broadway Journal, 2 (16 de agosto de 1845) 81.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
                                  Poets and Poetry of America (1849)
                                  Richmond Whig, (14de setiembre de 1849).

            Lenore es un poema que se halla inmerso en el doble signo del amor y de la muerte. Desde su estrofa inicial, está poesía sonó y repercutió con nuevas, originales y solemnes cadencias para una obra poética de su tiempo. Pero muy pocos oídos escogidos lograron percibir la triste fascinación del dolor del poeta por la bella y joven muerta. Esa yuxtaposición forja un singular motivo poético mediante la hábil combinación de melancolía, severa increpación y belleza; el tema llega a ser finalmente el más efectivo para cumplir con el ideal de la Belleza, según Poe.
            Los falsos amigos de Lenore hablan en la primera y tercera estrofas; el amante, en la segunda y cuarta estrofas.
            Un analista literario supone que Poe podría haber tomado el nombre de la protagonista de la extraña balada, Lenore, del poeta alemán Gottfried August Bürger (1747 – 1794).

GLOSARIO

 

            ¡El cuenco de oro se rompió!  Véase ECLESIASTÉS 12, 6; la cita textual empleada por Poe procede de La Biblia, versión  de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera.

            RÍO ESTIGIORío antiguo de Grecia que nacía en el Monte Nonacris, en el Peloponeso. Según la mitología, en sus aguas sumergió Tetis a su hijo Aquiles, suspendiéndole por el talón, siendo, por lo tanto, el único punto vulnerable del héroe. Era creencia general que sus aguas poseían una virtud mágica, y que el que se bañaba en ellas, adquiría la inmortalidad. Algunos mitólogos llaman a este río, Estigia.

           GUY DE VERE.  Véase nota con respecto al poema Balada Nupcial.
           
            Peccavimus.  Hemos pecado.


VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "Lenore" (A), The Pioneer, February 1843, pp. 60-61.]

 

LENORE

 

Ah, broken is the golden bowl !
     The spirit flown forever !
 Let the bell toll ! — A saintly soul
     Glides down the Stygian river !
              And let the burial rite be read —
             The funeral song be sung —
         A dirge for the most lovely dead
             That ever died so young !
                 And, Guy De Vere,
               Hast thou no tear ?
                     Weep now or nevermore!
                 See, on yon drear
                And rigid bier,
                    Low lies thy love Lenore !
"Yon heir, whose cheeks of pallid hue
     With tears are streaming wet,
 Sees only, through
 Their crocodile dew,
     A vacant coronet
       False friends ! ye loved her for her wealth
             And hated her for her pride,
         And, when she fell in feeble health,
             Ye blessed her — that she died.
                 How shall the ritual, then, be read ?
                      The requiem how be sung
                 For her most wrong'd of all the dead
                     That ever died so young ?"
 Peccavimus !
 But rave not thus !
   And let the solemn song
 Go up to God so mournfully that she may feel no wrong !
         The sweet Lenore
         Hath "gone before"
             With young hope at her side,
               And thou art wild
                 For the dear child
             That should have been thy bride —
                     For her, the fair
                     And debonair,
                                That now so lowly lies —
                     The life still there
                     Upon her hair,
                         The death upon her eyes.

"Avaunt ! — to-night
My heart is light —
     No dirge will I upraise,
 But waft the angel on her flight
     With a Pæan of old days!
         Let no bell toll !
            Lest her sweet soul,
             Amid its hallow'd mirth,
                 Should catch the note
                As it doth float
            Up from the damned earth —
                        To friends above, from fiends below, th' indignant ghost is riven —
                    From grief and moan
                    To a gold throne
                Beside the King of Heaven ?"

 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “Lenore” (A), The Pioneer, febrero de 1843, pp. 60 – 61.]

LENORE

 

El cuenco de oro se quebró!
¡Para siempre se remontó el espíritu!
¡Doblen, que doblen las campanas!
Un alma inmaculada atraviesa discreta el río Estigio.
¡Y se debe oficiar el ritual del sepelio,
entonarse el canto funerario,
un treno por la difunta más hermosa
que jamás murió tan joven!
Ah, Guy De Vere,
¿no tienes lágrimas?
¡Llora ahora o nunca jamás!
¡Mira, bajo ese sombrío
y lóbrego ataúd
yace tu amor, tu Lenore!

“Aquel heredero, cuyas pálidas
mejillas húmedas están por las lágrimas
que se deslizan, observa solamente,
por entre su rocío de cocodrilo,
una diadema desusada.
¡Falsos amigos! Ustedes la amaron por su riqueza,
por su orgullo la odiaron,
y cuando se quebrantó su salud
la bendijeron… ahora que murió.
¿Cómo, entonces, irán oficiar el fúnebre rito?
¿Cómo van el requiem a cantar
por la difunta más injuriada,
que jamás murió tan joven?”

¡Peccavimus!
¡Mas no delires así!
¡Y permite que un canto solemne
ascienda a Dios tan solemnemente que ella no perciba ofensa alguna!
La dulce Lenore
“partió antes”
 y con ella la frágil esperanza,
y tú estás perturbado
por la querida niña,
que debió haber sido tu desposada,
por ella, la bella
y distinguida,
que ahora yace en aquel féretro;
la vida aún allí,
en la cabellera,
y la muerte en sus ojos.

“¡Fuera! ¡Esta noche
tengo etéreo el corazón;
no elevaré ningún treno,
sino que llevaré delicadamente a este ángel
en su vuelo, con un peán de los tiempos antiguos!
¡No permitas tú que doblen las campanas!
¡Su angélica alma
en su sacro regocijo,
escuchar no debe el tono,
mientras ella asciende,
que surge de la maldita Tierra!
¿Se desprende el alma indignada de los amigos, de los demonios del Infierno,
lejos del dolores y lamentos,
hacia un trono de oro
junto al rey de los Cielos?

           

[LÍNEAS SOBRE JOE LOCKE]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema publicado el 4 de marzo de 1843, en el Saturday Museum (Philadelphia).
            Hubo un caballero llamado Joseph Locke, quien llegó a ser especialmente detestable por su obstinación en delatar las travesuras de los cadetes en West Point, y una delación no es un asunto diario, sino un hecho muy serio. Se abre un sumario y según los cargos contenidos en el mismo sobre el ofensor, la expulsión de la Academia es inmediata.
            Poe escribió una extenso libelo sobre el tal señor Locke, del que se conserva la estrofa que presentamos.
            Durante su estadía en la Academia de West Point, en 1831, Poe se dedicó, entre otras cosas, a escribir sátiras sobre la vida militar y acerca de sus superiores, que con su típico sentido del humor, ridiculizaba a algunos de sus instructores para diversión de él y de sus compañeros cadetes.
            Joseph Locke, profesor de táctica militar, fue uno de los blancos preferidos de Poe.
            Este poema es citado, como parte de un artículo biográfico sobre Poe por su amigo Henry Beck Hirst. El artículo está plagado de errores sobre hechos verídicos, probablemente atribuibles al mismo Poe.

           


[CANTO DE CAMPAÑA]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Escrito probablemente a principios de 1844.
            Este fragmento fue atribuido a Poe por su amigo Gabriel Harrison, en el New York Times Saturday Review, del 4 de marzo de 1899.
Harrison, actor y artista, por breve tiempo, fue propietario de un almacén y venta de té y tabaco en New York, donde conoció a Poe en 1844.
            No existe ningún manuscrito, ni el canto fue publicado en vida de Poe. En su lugar fue recordado de memoria por el propio Harrison.


EL REINO DEL ENSUEÑO

 

Se publica el poema en Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, 24 (junio de 1844) 256.
Reimpresiones:           Broadway Journal, 1 (28 de junio de 1845) 407.
TEXTO BÁSICO      The Raven (1845).
                                  Richmond Examiner, (2 de octubre de 1849).

            En este poema, el que habla, como los narradores de muchos relatos de Poe, es un traumatizado sobreviviente que regresa para contar lo que le ha hecho estremecerse: un fantasmagórico mundo de sueños, un lugar de insondables valles y torrentes ilimitados. Aquí, los ensueños son una senda para el recuerdo y, a través de ella, conduce a un pasado que de otra manera está literalmente enterrado. Como en la odisea de Arthur Gordon Pym (Narración de Arthur Gordon Pym, 1838), el viaje del narrador del poema culmina en una mortaja, en un sudario.
            Una parábola del arte de Poe es que el poema dramatiza cómo el sueño, o más bien el estado de ensoñación, y el recuerdo, llevan invariablemente a retroceder hacia los espectros, formas en mantos blancos de amigos desde hace mucho entregados agonizantes a la Tierra… y al Cielo.
            Debido a su particular sintaxis, como de un estado hipnótico, y a las repeticiones y dilataciones que se operan dentro de los versos, El Reino del Ensueño trasmite mejor que cualquier otro de los poema de Poe, un sentido de percepción poseída.
            El paisaje está integrado por elementos terrenales, pero lo inasequible, aquella horrenda atmósfera que lo enciende y cuyo secreto no ha de buscarse en la literalidad de las palabras, flota, en verdad, por algún hechizo celeste o diabólico, fuera del espacio, fuera del tiempo.
            El lector se enfrenta en este poema con el Poe más puro. La muerte, una vez más, y los difuntos transitan por los caminos de esta poesía y aún los vivos, hasta el momento en que estén muertos. Es una composición que evoca en gran medida aquellos ciertos ambientes pavorosos de H. P. Lovecraft.
            Los versos que van del No. 9 al No. 20 incluyen en forma particular, efectivos ejemplos de la imaginación de Poe, quien niega o desbarata las relaciones convencionales entre el espacio y el tiempo.

           

GLOSARIO

             
            TULE.  Antigua isla del océano Atlántico, situada al norte de las islas Británicas. El primero que la reconoció fue el navegante Piteas, que decía que se hallaba a seis días de navegación al norte de Bretaña. No se sabe si se trataba de Islandia o de alguna de las islas Shetland. Tule, que constituía el límite septentrional del mundo conocido, trocóse en la imaginación popular en una tierra fabulosa. Hay un texto de Séneca (en su tragedia Medea), que dice: Nec pars sit terrae Ultima Tule (“Ni el último extremo de la tierra será Tule”).


SÁTIRA DE WALL STREET

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado en el Evening Mirror (New York), el 23 de enero de 1845.
            Esta humorística bagatela es atribuida a Poe por Thomas Ollive Mabbott.
            Hay claras similitudes entre este poema y el cuento de Poe publicado pocos meses antes bajo el título de Literary Life of Thingum Bob, Esq.,                             (Autobiografía Literaria de Thingum Bob, Esq.). Es un relato con el cual se inicia una serie de sátiras de Poe.
            Por ese tiempo, Poe estaba relacionado con el Evening Mirror, como una especie de coeditor.
            Existen, en verso, otros ejemplos humorísticos atribuidos a Poe, y por lo general aceptados con muy pequeñas reservas.
            Por alguna razón, la palabra “street” no lleva mayúsculas, en el texto original.

EL CUERVO

 

Publicado este poema en American Review, 1 (febrero de 1845) 143-145; New York Evening Mirror, (29 de enero de 1845).
Reimpresiones:           New York Tribune, (4 de febrero de 1845)
                                  Broadway Journal, 1 (8 de febrero de 1845) 90.
                                  Southern Literary Messenger, 11 (marzo de 1845) 186-188.
                                  London Critic, (14 de junio de 1845).
                                  Literary Emporium, 2 (diciembrede 1845) 376.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845).
                                  Saturday Courier, 16 (25 de julio de 1846) [1]
                                  Poets and Poetry of America (1847)
                                  Richmond Examiner, (25 de setiembre de 1849).                    
           
            En nuestra opinión, El Cuervo es el ejemplo más virtuoso y puro de lo que podríamos denominar poesía fantástica, jamás escrito y publicado.
            Se han vertido ríos de tinta sobre la  poesía más trascendental de Poe, y unánimemente considerado como uno de los poemas más extraordinarios, más acabados del parnaso universal.
            El Cuervo es una composición que aun en sus menores detalles, afirma el mismo Poe, ha sido estudiada y físicamente calculada por conveniencias de principio. Es un hecho imposible de esconder que el poema tiene un verdadero, auténtico valor emotivo, sea o no, resultado de una perfecta ecuación teórica.
            La influencia de El Cuervo ha sido extremadamente fértil en las lenguas inglesa y española, por citar solo dos. El Nocturno de José Asunción Silva, alma gemela latinoamericana de Poe,

            Una noche toda llena de perfumes, de murmullos…

es una de las grandes repercusiones de El Cuervo en nuestra lengua, en  aspectos de fondo, y sobre todo, en la forma.
            El Cuervo, por cualquier arista que se le observe, manifiesta su pureza cuando se lee directamente, antes de saber que existe un ensayo sobre su composición,  y la de la poesía en general.
            Este poema es la dramatización de la estima de Poe, además de lo espiritual, de lo preternatural. Es el poeta predispuesto por naturaleza y por su medio circundante, apto para la recepción de impresiones casi anormales.
            Poema de indudable ancestro Gótico y un retrato lírico y singular de la belleza material y espiritual del desastre.
            En sus últimos comentarios sobre El Cuervo, Poe explicó que el significado emblemático del pájaro era infortunio y recuerdo perpetuo.
            Pareciera más preciso denominar la situación dramática del poema como un conflicto entre recuerdo y olvido.

        

GLOSARIO

 

            PALAS.  Palas Atenea, hija de Zeus y de su primera esposa Metis. Por excelencia, diosa de la Sabiduría; Atenea reunía armónicamente la misma fuerza y la misma sabiduría. Tenía bajo su patronato las artes útiles y las bellas artes.

            GALAAD.  Véase el glosario de Escenas de “Politian”  –  Drama Inédito.
           
           
 AIDENN.  Palabra que significa Edén.

IMPROMPTU. A KATE CAROL

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado en el Broadway Journal, el 26 de abril de 1845.
            Thomas Ollive Mabbott asigna este poema de Poe con reserva.
            Kate Carol fue un seudónimo de Frances S. Osgood. Con aquel nombre, su poema The Rivalet’s Dream se publicó en el Broadway Journal, el 5 de abril de 1845. El mismo poema se incluye en la colección de poemas de la Sra. Osgood, publicada en 1849, aunque aquí aparece con distinto título.
            Frances S. Osgood escribió una especie de réplica de la pequeña respuesta poética de Poe y se la proporcionó a Elizabeth Oakes Smith, con el título de Para un Impecable Amigo. Este texto se conserva en la biblioteca de la Universidad de Virginia.

           

A––– [VIOLET VANE]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado en el Broadway Journal, el 24 de mayo de 1845.
            Este poema fue atribuido a Poe por el Profesor James B.  Reece alrededor de 1960. Thomas Ollive Mabbott acepta tal autoría, pero con una explicación, en sus Collected Works of Edgar Allan Poe – Volume I: Poems, Cambridge, Belknap Press of Harvard University Press, 1969, pp. 380-382.  Aquí, Mabbott identifica a “Violet Vane” como seudónimo de Frances S. Osgood.

           

EULALIE.  CANTO

 

Se publica esta poesía en American Review, 2 (julio de 1845) 79.
Reimpresiones:           Broadway Journal, 2 (9 de agosto de 1845) 65.
TEXTO BÁSICO:     The Raven (1845)

            Este poema fue escrito a comienzos de 1843 y enviado para su publicación a la revista The Pioneer, pero ésta cerró sus puertas antes de que se publicara la obra.
            Eulalie es un elogio del amor matrimonial; un tributo a su esposa Virginia Eliza Clemm (“Sissy”), nacida en 1823 y fallecida en 1847, impregnado de una ternura muy particular y que plasma una expresión del sentimiento que “Sissy” había logrado exaltar en Poe, desde el fondo de un estado impuesto por una asfixiada energía y estéril soledad.
            El nombre de Eulalie vuelve a despertar los  ecos del pasado con gran intensidad en la conciencia de Poe, aumentando la hondura de su aflicción, y con ello, la culpa de infidelidades reales o propuestas, aunque si no carnales, sí espirituales.
            Eulalie, Eleonora (personaje de uno de sus cuentos), son nombres significativos de la belleza, de la luz que Poe siempre había asociado con su esposa Virginia, fusionados en un nombre todavía más extraño y mágico, al combinar el encanto y la belleza de la primera, con el esplendor de la segunda: Ulalume, derivado de eu, bella, y de lume, de lumen, luz.

GLOSARIO

 

           ASTARTÉ.  Se identifica con el planeta Venus, ya sea como  estrella matutina o estrella vespertina.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "Eulalie — A Song," manuscript, 1844.]

 

EULALIE─A SONG

 

            10-12

Their lustre can make
Of the vapor and gold and pearl,
Can vie with the sweet young Eulalie's most unregarded curl —

[This manuscript was once owned by Poe's friend, Henry Beck Hirst.]
 

VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “Eulalie. Un Canto”, manuscrito, 1844.]

 

           
            10-12:
Su brillo transforma
el vapor, en oro y perla,
como el más sencillo y ligero rizo de la dulce y juvenil Eulalia.

[El manuscrito fue una vez propiedad de Henry Beck Hirst, amigo de Poe]


EL DIVINO DERECHO DE LOS REYES

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema publicado también en el Graham’s Magazine, octubre de 1845, p.189.
            Poesía atribuida a Poe por James H. Whitty, basándose en una nota escrita a lápiz en una copia del Graham Magazine, propiedad de Frances S. Osgood. La identidad de Ellen King ha sido puesta en duda, aunque parece, con mucha verosimilitud, referirse a Frances S. Osgood. Poe le había escrito varios poemas y la Sra. Osgood parece haber empleado el seudónimo de “Ellen” en sus obras literarias.

                                      

ESTANCIAS. [A F. S. O.]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema publicado en el Graham’s Magazine, diciembre de 1845.
            La poesía fue atribuida a Poe por James H. Whitty, basándose en una nota escrita a lápiz en una copia del Graham’s Magazine, propiedad de Frances S. Osgood.

           

[HIMNO LATINO]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema incluido en el cuento Epifanes, publicado en el Broadway Journal, el 6 de diciembre de 1845.
            El cuento se  publicó por vez primera en el Southern Literary Messenger, marzo de 1836; finalmente Poe  le dio el título al cuento de Cuatro Bestias en Una. El Hombre-camaleopardo.
            En el cuento Poe escribe  la siguiente cita textual: Flavio Vospicus cuenta que este himno fue cantado por el populacho luego que Aureliano, en la guerra contra los sármatas, hubo matado con su propia mano novecientos cincuenta enemigos.
            El nombre completo del personaje del himno se llama Antíoco Epifanes, llamado Antíoco el Ilustre.
            Epifanes es el sobrenombre divino de los reyes helenísticos de Oriente,  (Asia y Egipto).

           


TARJETA EN EL DÍA DE SAN VALENTÍN

 

Publicado este poema en  New York Evening Mirror, (21 de febrero de 1846), como “A Ella cuyo Nombre está Escrito Abajo”.
Reimpresiones:            Sartain’s Union Magazine of Literature and Art, 4 (marzo de 1849) 173, como “Tarjeta en el Día de San Valentín. A–––”.
TEXTO BÁSICO:      Flag of Our Union, 4 (3 de marzo de 1849 ) 2, como “Tarjeta en el Día de San Valentín”.

            Poema en forma de acróstico de Poe, dedicado a su amiga, la poetisa y escritora Frances (“Fanny”) Sargent Osgood, y leído en casa de la Srita. Anne Lynch, New York, en la fecha de san Valentín, Día de los Enamorados.
            La poesía juega, en cierta medida, con el lector (muy propio de Poe) para que aquél descubra, mediante la resolución de un acróstico muy  original, el escondite en donde se halla el nombre de su querida amiga.

(Para encontrar a la persona destinataria de este poema, basta tomar la primera letra del primer verso, la segunda letra del segundo verso, la tercera del tercero, la cuarta del cuarto, y así en sucesión hasta el final).

GLOSARIO

 

           gemelos de Leda,…  Refiérese a Cástor y Pólux, héroes mitológicos, hijos de Zeus y Leda. Llevados al cielo, se transformaron en las dos estrellas principales de la constelación de Géminis.

                                                                                  

           el caballero Pinto (Fernando Mendes)…  Pinto, Fernão Mendes, aventurero y escritor portugués (ca. 1510 – 1583). Escritor de varias obras en las que retrata las impresiones de un europeo producidas por las civilizaciones asiáticas, especialmente la china, en el siglo XVI. Pinto visitó la India en 1537, y más tarde afirmaba haber viajado y luchado en casi todas las partes de Asia, durante los siguientes veintiún años. Aseguraba haber experimentado serios reveses de la fortuna: fue trece veces prisionero y diecisiete veces esclavo. Poe lo coloca en el poema como epítome de impostor.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "A Valentine," The Works of the Late Edgar Allan Poe, 1850.]

A VALENTINE

 

            13-15: The Works…

Enwritten upon the leaf where now are peering
    Eyes scintillating soul, there lie perdus
Three eloquent words oft uttered in the hearing

            13-15: manuscript, February 1846:

Upon the open page on which are peering
Such sweet eyes now, there lies, I say, perdu,
A musical name oft uttered in the hearing.

            17-21: Evening Mirror, New York, February 21, 1846:

In common sequence set, the letters lying,
    Compose a sound delighting all to hear.
Ah, this you’d have no trouble in descrying,
    Were you not something of a dunce, my dear:
    And now I leave these riddles to their seer.

 


VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “Tarjeta en el Día de San Valentín”, The Works of the Late Edgar Allan Poe, 1850.]

TARJETA EN EL DÍA DE SAN VALENTÍN

 

            13-15: The Works…

Ocultos en los versos que a leer te detienes con ojos curiosos,
chispeantes, afanosos, se hallan, quiero decir, perdu,
tres elocuentes palabras con frecuencia dichas al oído.

            13-15: manuscrito, febrero de 1846.

En esta página cuyas líneas lees con ojos tan dulces
como curiosos, yace, quiero decir, perdu,
un sonoro y musical nombre con frecuencia dicho al oído.

            17-21: Evening Mirror, New York, 21 de febrero de 1846:

Dispuestas en orden de sucesión, las letras
crean sonidos deliciosos para todos los oídos.
¡Ah!, y en esto no tendrías dificultad alguna para escucharlos,
si no fuera usted, mi querido lector, un poco asno;
ahora dejo estas líneas, y ¡adivina adivinador!


[PROFUNDO EN LA TIERRA]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Manuscrito sin título y fecha, 1847.
            Este breve poema fue escrito por Poe al lado del manuscrito de Eulalie. Nunca se imprimió durante su vida y fue publicado por primera vez en 1914.

           

A LA SEÑORITA LOUISE OLIVIA HUNTER

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema en manuscrito, del 14 de febrero de 1847.
            La Señorita Hunter fue una joven admiradora de la amiga de Poe, Frances S. Osgood. En 1845, Poe accedió a juzgar, conjuntamente con Henry Tuckerman, las composiciones literarias escritas por un grupo de estudiantes universitarias femeninas. La ganadora fue la Señorita Hunter. El poema de Poe fue leído en voz alta al inicio de los oficios religiosos el día 11 de julio de 1845. El poema, parece haber sido escrito por Poe, dedicado a la Señorita Hunter como parte de las anuales reuniones organizadas por Anne C. Lynch, para el Día de San Valentín.
            Si es correcta la fecha de 1847, la tristeza del verso final puede, parcialmente, atribuirse a la muerte de Virginia, esposa de Poe, el 30 de enero de 1847.

A M. L. S–––

 

Publicado en *Home Journal, No.11 (13 de marzo de 1847) 4.
*TEXTO BÁSICO
   
            Poema escrito en verso blanco y dedicado a la Sra. Marie Louise Shew, amiga de Poe y de su esposa Virginia.
            La Sra. Shew ayudó a ambos incondicionalmente en los últimos y oscuros días de la enfermedad de Virginia.
            El poema encierra un palpitante apóstrofe al “ángel de la guarda” de Poe. Es casi un peán de gratitud y devoción, pleno de abstracciones en las letras mayúsculas y acuñadas frases quizá un tanto desgastadas.
            Debemos insistir en que la Sra. Shew fue para Poe y su esposa, y luego para éste solo, lo que se llama una “buena samaritana”, y de los versos se desprende cierta exaltación, cierto hálito pasional hacia aquella mujer.


[QUERIDO MÉDICO]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Escrito alrededor de abril de 1847.
            Aunque Poe había preparado una versión de este poema para su publicación, durante su vida nunca se imprimió, y aparentemente se perdió. El manuscrito, en posesión de la Sra. Shew, contiene diez estrofas, aunque Poe  podría haberlas reducido a nueve. Estos pocos fragmentos es todo lo que la Sra. Shew (más tarde se casa de nuevo y adopta el Sra. Houghton) pudo recordar del poema cuando se lo escribió a John H. Ingram, el 23 de enero de 1875. La línea final pudo haberse escrito, “El gran corazón…” Ingram publicó un artículo sobre el poema como “El Espléndido Médico”, Poema Perdido de Edgar Allan Poe, The Bookman (New York), enero de 1909, pp. 452-454. El título aquí del poema está tomado de una carta de Poe a la Sra. Shew, de junio de 1848.

ULALUME. UNA BALADA

 

Poema que se publica en American Review, 6 (diciembre de 1847) 599, como  “A––– Ulalume: Una Balada”.
Reimpresiones:           Home Journal, No. 1 (1 de enero de 1848) 4, como “Ulalume. Una Balada”.
                                  Saturday Courier, 17 (22 de enero de 1848 [4], como “Ulalume. Una Balada”.
                                  Providence Journal, (22 de noviembre de 1848), como “Ulalume. Una Balada”.
                                  Literary World, 4 (3 de marzo de 1849) 202, como “Ulalume. Una Balada”.
                                  Poets and Poetry of America (1849).
TEXTO BÁSICO:     Manuscrito de la “Pierpont Morgan Library”.

             Poe, evidentamente, concibió el poema Ulalume para ajustarse a las necesidades del Reverendo Cotesworty P. Bronson, reconocido conferenciante sobre elocución. Con sus singularidades filológicas de carácter eufónico, cantos rítmicos, simétricos patrones de sintaxis e incesantes sonidos sibilantes, la balada Ulalume, con frecuencia parece crear una tensión para escapar del lenguaje referencial y llegar hasta una especie de música astral. En realidad, con su misteriosa geografía de onduladas tierras, el monte Yaanek y las pantanosas lagunas de Auber, habitadas no menos fantásticamente por Astarté, Diana y Ulalume, el poema sugiere una verdadera poesía del espacio exterior.
            Según la Sra, Sarah Helen Whitman, amiga de Poe, el poema lo escribió éste poco después de la muerte de su esposa Virginia Eliza, acaecida el 30 de enero de 1847.
            Según el crítico y editor de las obras de Poe, Arthur Hobson Quinn,  y con él compartimos el enfoque de que Ulalume, uno de los poemas más depurados de su autor, combina lo sobrenatural con la lucha de un alma que trata de preservar su integridad espiritual. El amante ya casi se ha rendido a la pasión de la carne, simbolizada por la “estrella” Astarté o Venus, pero es rescatado por Psique, que representa su naturaleza espiritual, y quien le lleva a la tumba de su perdida Ulalume. Si Ulalume representa a Virginia (su esposa), y es ella quien ha satisfecho tanto el amor espiritual como físico, el poema entonces representa la pugna entre su fidelidad a su memoria y sus últimos amores, representados solamente por la naturaleza apasionada de Poe. Es peligroso, por supuesto, leer la poesía rigurosamente dentro de tal conflicto, un motivo personal. (Quinn, 1951, p. 3).
            Hemos reproducido esta larga cita textual porque nos parece que contempla varios puntos de apoyo importantes con respecto al poema en cuestión.
            La conjunción de partículas procedentes de nombres extraños y mágicos, combinan el amor de Eulalie y el esplendor de Eleonora (en el cuento del mismo nombre de Poe), para crear el nombre Ulalume; entonces, derivado de eu, bella y hermosa y de lume, procedente de lumen, luz. Y casi en forma matemática, Poe empapa la poesía con una terrible lluvia de misterio y magia.
            Hay una situación importante que el lector debe conocer sobre la estructura de Ulalume. Por influencia de la Sra. Whitman, Poe suprimió la última estrofa del poema; pero es una sólida estrofa desde el punto de vista de la progresión dramática, es decir, el interés caído de aquel recuerdo, luego del retorno del poeta a su hogar. Esta última estrofa, por  otra parte, subraya la culpabilidad de los deseos inspirados por Astarté, así como el carácter temible que mora escondido en estas onduladas tierras.
            Es necesario una pequeña aclaración: Poe escribe, El diamantino creciente de Astarté, / evidente por su doble cuerno. Esta figura, tal vez, podría confundirse con el cuarto creciente de la Luna, pero el planeta Venus-Astarté, como planeta interior que es, presenta fases como el satélite de la Tierra.

GLOSARIO

 

            AUBER.  Nombre tomado del compositor francés Daniel François Auber (1882 – 1871), autor de ópera tales como Fra Diavolo, El Dominó Negro, y la música del ballet El Lago de las Hadas.

            WEIR.  Este nombre proviene de Robert W. Weir (1803 – 1889), pintor estadounidense cuya pintura se caracteriza, en parte, por presentar paisajes nebulosos.

           PSIQUE.  El alma humana o espíritu, representado bajo la forma de una joven y hermosa mujer, por lo general con alas de mariposa. Fue amada por el Amor (Cupido) e inmortalizada por Júpiter. En Ulalume podría representar el destino del alma perdida que, después de diversas pruebas de purificación, se une al amor divino.

            YAANEK.  Se refiere al volcán recién descubierto en época de Poe en la Antártida: el monte Erebus (3.794 m).

            POLO BOREAL.  No debe entenderse, como parece a primera vista, el Polo Norte, sino más bien el polo Sur, porque los vientos que allí soplan provienen del hemisferio Boreal o hemisferio Norte.

            ASTARTÉ.  Astarté era la divinidad adorada en Sidón (Fenicia). Era la diosa del cielo entre los pueblos semíticos, protectora, bajo diversos nombres (Istar, Atar, Venus y la Luna) de muchas ciudades. Esta diosa, en su origen, es la Isis del Antiguo Egipto. Venerada como diosa  del Amor y de la Fecundidad y, entre algunos pueblos, también de la Guerra. Su culto, que comprendía ritos licenciosos, se extendió por el Antiguo Oriente y llegó a Occidente, con  los fenicios. Los sirios, por ejemplo, representaban a Astarté bajo la forma de una ternera o de una oveja; otros, como la figura de una mujer cubierta su cabeza con una de buey con sus cuernos, para simbolizar el creciente de la Luna y del planeta Venus. Cicerón la llamó “la Venus de los sirios”. En el poema, el cuerpo celeste que hace su aparición es, obviamente, Venus, segundo planeta del Sistema Solar, que posee intenso resplandor.

            DIANA.  Las correrías nocturnas de Diana simbolizan la Luna y su recorrido, que con sus rayos penetra la oscuridad de la Naturaleza. Cuando Apolo fue identificado con el Sol, Diana lo fue con la Luna.

            LEÓN.  Constelación ubicada en la línea zodiacal.


[LÍNEAS SOBRE ALE]

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Poema escrito alrededor de 1848.
            Se le atribuye a Poe en 1939, por Thomas Ollive Mabbott, y de nuevo en 1969.
            Supuestamente, el manuscrito original estuvo colgando durante varios años de una de las paredes de la Washington Tavern, en Lowell, Massachusetts. Fue visto por última vez alrededor de 1892.
            Recordado de memoria por un antiguo cantinero en 1939. Aunque su origen es discutible, el atributo no deja de poseer cierto mérito y el poema no ha sufrido severa oposición.

           

UN ENIGMA

 

Publicado el poema en *Union Magazine of Literature and Art, 2 (marzo de 1848),  como “Soneto”
*TEXTO BÁSICO
            Este poema no se reimprimió en vida de Poe y su título fue puesto por Griswold, en 1850.
            Fue escrito para la Sra. Estelle Anna Lewis, cuyo seudónimo literario se halla oculto en los versos. Fue una poetisa cuyas insistencias sentimentales fueron en cierto modo incómodas para Poe.
            Es otro acróstico original, construido con gran habilidad. “Estelle” no debió de haber quedado muy complacida con la dedicatoria del poema, porque Poe empleó en el soneto el seudónimo literario, y acompaño la poesía con una nota que terminaba “con todo el afecto de un hermano”.
            La letra “w” (uve doble) del apellido Lewis se trueca en la traducción al español por la letra “u”, por razones obvias.

            (Para encontrar a la persona destinataria de este poema, basta tomar la primera letra del primer verso, la segunda letra del segundo verso, la tercera del tercero, la cuarta del cuarto, y así en sucesión hasta el final).

           
GLOSARIO

 

            SALOMÓN DON DUNCE.  Juego de palabras que hace Poe a partir de John Duns Scotus, teólogo y filósofo inglés (¿1266? – 1308), llamado el Doctor Sutil, adversario de Santo Tomás de Aquino, intérprete de la filosofía escolástica y defensor del realismo. Sus seguidores fueron llamados “Dunsmen”, “Duncemen” y, finalmente “Dunses”, “Dunces”. La palabra, o más bien el nombre, aplícase a cualquier oponente a la educación y, por extensión, a las personas estúpidas, ignorantes, torpes y muy tardas en aprender. De ahí el látigo irónico de Poe.

                       
            TUCKERMANIERISMO.  Palabra acuñada por Poe, procedente de Henry T. Tuckerman, editor de la revista literaria Boston Miscellany, adulado y mirado con temor respetuoso y reverencia por parte de la comunidad literaria de Boston, aunque prefería que su apreciación y aun envidia, fueran por sus sonetos petrarquianos, y la supuesta refinada castidad de su estilo. Sus enemigos etiquetaron su obstinación y dureza de estilo como tuckermanierismo y, siempre que podían, lo ridiculizaban. Poe aborrecía a Tuckerman, en primer lugar, porque le había rechazado su relato El Corazón Delator para ser publicado en su Miscellany, y en segundo lugar, porque era un frogpondian (‘estanquerranero’), por alusión al “Estanque de las Ranas”, en el parque Boston Common. En argot, una expresión para denominar a los bostonianos literatos y sus círculos.


A–––

 

Publicada la poesía en  *The Columbian Lady’s and Gentleman’s Magazine 8 (marzo de 1848) 138.
*TEXTO BÁSICO
            El poema está dedicado a la Sra. Marie Louise Shew.
            El espíritu de Poe nunca había estado tan bajo; era como si la pérdida de Virginia, su total estructura moral y verdadera piedra angular de su seguridad hubieran colapsado, y afanosamente buscaba un lugar y a alguien como soporte.
            La menor palabra de piedad de cualquier mujer, casada o no, significaba ligarse a ella, creyendo encontrar la compañera que la Sra. Shew le había aconsejado buscar. Guiado por la actitud siempre bondadosa por parte de ella, Poe mantenía viva la ilusión de que “Loui”, eventualmente, sería suya. Sea como fuese, Poe, una vez más, se esforzaba por ganarse a la Sra. Shew con la pasión idealista de esta poesía.
            Aquí, el poeta habla con sonidos dulces y apacibles, pero consiguió darse a entender, o mejor dicho, dar a comprender dos palabras muy delicadas de una lengua extranjera, el italiano: Io t’amo. Desde luego que la Sra. Shew comenzó a alarmarse.

VARIANTS

[Text: Edgar Allan Poe, "To Marie Louise," manuscript, December 1847-January 1848.]

A MARIE LOUISE

 

16-21:

Would hope to utter. Ah, Marie Louise!
In deep humility I own that now
All pride -- all thought of power -- all hope of fame --
All wish for Heaven -- is merged forevermore
Beneath the palpitating tide of passion
Heaped o'er my soul by thee. Its spells are broken --

23-24:

With that dear name as text I cannot write --
I cannot speak -- I cannot even think --

 


VARIANTES

[Texto: Edgar Allan Poe, “A Marie Louise”, manuscrito, diciembre de 1847 – enero de 1848.]

A MARIE LOUISE

 

16-21:

Expresar quisiera la palabra esperanza, ¡oh Marie Louise!
Confieso ahora rendido de profunda humildad
que todo orgullo, todo afán de poderío, toda esperanza en la fama,
todo deseo por los Cielos, por siempre jamás se hundieron
bajo el terrible empuje de la marea de la pasión
pesadamente oprimida por ti sobre mi alma. Se quebraron sus encantos;
           
            23-24: ídem:

Con este amado nombre, objeto de mi poesía, no puedo escribir,
ni palabra alguna pronunciar, y el pensamiento se me oscurece.


A HELEN

 

El poema se publica en *Union Magazine of Literature and Art, 3 (noviembre de 1848), 200, como “A–––”.
*TEXTO BÁSICO
    
            El título del poema le fue proporcionado por Griswold en 1850.
            Esta poesía fue escrita para la Sra. Sarah Helen Power Whitman, una atractiva viuda y poetisa de Providence, Rhode Island, a quien Poe vio  en 1845, y se conocieron personalmente en 1848.
            De las varias cartas dirigidas a la Sra. Whitman por parte de Poe, despréndese la sintonía de un sincero afecto entre ellos.
            En 1860, ella publicó una idónea defensa del carácter de Poe y un brillante análisis de sus  obras, bajo el título de Edgar Poe y sus Críticos.
            Más de un biógrafo ha tratado de presentar la relación de Poe con la Sra. Whitman  como una especie de aventura literaria, situación que no fue así exactamente. Poe pide su mano, pero ella declina pensando en las condiciones de su alcoholismo. Esto fue todo.
            A Helen es un extenso y bellísimo canto poético en el que se acentúa el alucinamiento visionario del espíritu atormentado de Poe durante sus últimos años. Dentro de  este género ultraespiritualista, este poema es una de las inspiraciones más elevadas de toda la lírica.
            En el poema, Poe se presenta como poseído de una visión inicial por los ojos de Helen. Poseído no es ninguna exageración, porque en el sueño descrito por el poeta, la luna, los senderos, las rosas del jardín y los árboles, todo parece desaparecer gradualmente, dejando solamente los ojos de Helen como objetos vivientes y deslumbrantes.
            La poesía ofrece varios indicios seductores de la imaginación de Poe: la extasiada muerte de las  rosas; el rostro de Helen levantado al cielo con signos de tristeza; la fascinación ejercida por sus ojos, es decir, todos aquellos atractivos que el poeta no podía resistir.

           

EL DORADO

 

Publicado el poema en *Flag of Our Union, 4 (21 de abril de 1849) 2.

*TEXTO BÁSICO
   
            El crítico Killis Campbell señala la particularidad muy significativa de que el poema y el cuento de Poe, El Dorado y Von Kempelen y su Descubrimiento, respectivamente, cantan con un sentido más o menos metafórico, un atractivo País del Oro, el gold-excitement de Estados Unidos, y los yacimientos de ese metal recién descubiertos en California, es decir, la así llamada fiebre del oro.
            El Dorado, poema breve y musical, es más una balada por la claridad y fijeza de sus imágenes, pero también con un denso sabor de amargura, una mortal desesperación por alcanzar lo Ideal.
            Este poema es un preciso y sagaz comentario sobre el idealismo. De aquél se desprende la lección tanto de la futilidad de la  prosecución idealística, así como de la imposibilidad de la felicidad, sin perseguir ésta. Es bello, engañoso, atormentador, escapar siempre, aun ir siempre adelante de su perseguidor por el camino que eventualmente él debe seguir, ya sea guiado por su luz o por cualquier otra cosa, a ciegas y solo.
            La imagen del poeta-Poe como un inquisitivo caballero o trovador proporciona un sombrío vuelco como un caballeresco Poer. El destino del caballero es oscuro; un largo viaje a ninguna parte, sobrecogido por la fuerza menguante y la conciencia del envejecimiento que pesa sobre todos los poemas de este último período de la vida de Poe. El Dorado condensa el significado de la carrera del caballero mediante los propósitos variables de la sombra.
            El peregrino comparte con Poe el conocimiento acerca de El Dorado, y que el camino hacia la ciudad y sus fabulosas riquezas yace a través del valle de la muerte.

           

PARA ANNIE

 

Publicada la poesía en *Flag of Our Union, 4 (28 de abril de 1849) 2.

*TEXTO BÁSICO     

            Una versión revisada del poema aparece en la misma fecha, en el Home Journal, No. 18 (28 de abril de 1849) 2.
            La devoción de Poe por la Sra. Richmond ofrece más muestras de parecer un verdadero asunto amoroso que una simple amistad. La esposa del Sr. Charles Richmond, (Nancy Locke Heywood, de soltera), a quien Poe siempre llamó “Annie”, vivía en Lowell, Masschusetts, donde él la conoció cuando pronunciaba una conferencia en esa ciudad, en junio de 1848.
            Poe amó apasionadamente a Annie y le pidió que viviera  cerca de él, pero ella actúo con dignidad durante el episodio y, evidentemente, Annie no tenía ninguna intención de dejar a su esposo. A pesar de ello, continuó después de la muerte de Poe comportándose como una de sus más fuertes defensoras.
            Poe describe a Annie en su cuento El cottage de Landor (9 de junio de 1849), y para ella escribió su poema Para Annie. (Cottage bien puede traducirse por casa de campo).
            Para Annie es uno de los últimos poemas de Poe y uno de los más extraordinarios. Es un tributo de gratitud y de amor a “Annie” Richmond, la joven cuya delicada y pura simpatía confortó a Poe en la desolación de su último año de vida.
            Con respecto a este poema, permítasenos reproducir textualmente los siguientes conceptos del poeta francés Stéphane Mallarmé, con motivo de la traducción al francés de esta poesía y el elogio que hizo de ella: He aquí lo que cerrados para siempre a las palabras, proferirían los labios donde se posa y permanece la enigmática sonrisa fúnebre. La realización de tal milagro poético ha sido considerada por los entendidos como una prueba que se impuso el genio. Yo osaría decir que la poesía de Poe no se aventuró nunca tanto más allá de cuanto sabemos, con un ritmo apaciguado y remoto, como en este poema; que nadie intuyó así, bajo un aspecto de convalescencia, el estado de un espíritu en las primeras horas de la muerte. (Obligado, 1942, pp. 163-164).
            En Para Annie, los versos cortos, acezantes, el ritmo es el de una verdadera lucha por respirar, después de una crisis provocada por una salud seriamente quebrantada. Una crisis que ha llevado a Poe más allá del umbral de la experiencia  humana, y ha regresado, con incoherentes balbuceos para contarla. Es una consideración, mezclada con la fantasía de su aparente muerte, quizá bajo los efectos del láudano, pero con Annie allí, junto a su lecho de muerte.
            Poe alcanza en este poema su purificación espiritual con la fiebre de vivir y el ansia por la pasión sublimada al final por el amor puro de Annie. Es un hipertensivo retrato íntimo, profundo, de sí mismo.

           

EVANGELINE

 

TEXTO BÁSICO: The Edgar Allan Poe Society of Baltimore, Inc.
            Publicado en Mem. for Philadelphia, manuscrito “Griswold”, verano de 1849.
            El artículo, además del poema, contiene diversas consideraciones sobre la estructura de la versificación, y se conserva en la Biblioteca Pública de Boston.
            Mabbott se refiere a este artículo, con citas acerca del poema, pero no incluye las notas preliminares.
            El verso modelo que se presenta bajo el título de Evangeline, fue impreso por primera vez al final del ensayo de Poe, The Rationale of Verse, en 1848. Aquí aparece con ciertas variaciones y sin título.

A MI MADRE

 

Publicado el soneto en  *Flag of Our Union, 4 (7 de julio de 1849) 2, como “Soneto. A Mi Madre”.
Reimpresión:      Leaflets of Memory… for 1850, Phila. [1849], p. 48, como “Soneto. A Mi Madre”.
*TEXTO BÁSICO
   
            El soneto es una alabanza a la Sra. Maria Clemm, tía y suegra de Poe.
            En estas líneas, Poe se aparta de su paisaje de ensueños y de su mágica aura, para saludar efusivamente a su “Muddy” (Maria Clemm), por colmar con su amor y desvelos el lugar sentimental de Elizabeth Poe (su madre), así  como el de Virginia Eliza (su esposa).
            Es una poesía muy personal, simple, sin artificios, de profundos sentimientos e impregnada de una sinceridad que habla de inmediato al espíritu, y surgidos sus versos desde el mismo corazón.
            Poe encierra también este soneto sus sentimientos por su madre, que en verdad no conoció (murió cuando él tenía dos años de edad), y por su amada esposa, Virginia Eliza.
            Aquí, como en todas sus cartas dirigidas a la Sra. Clemm, Poe es su “Eddie” que habla el lenguaje cotidiano, y su pluma deja que se eleven hondos sentimientos trasmutados en poesía de enorme nobleza y naturalidad.

           

ANNABEL LEE

 

Se publica esta poesía en New York Tribune, (9 de octubre de 1849).
Reimpresiones:        *Southern Literary Messenger, (noviembre de 1849).
                                Sartain’s Union Magazine of Literature and Art, 6 (enero de 1850) 99-100, como “Annabel Lee. Una Balada”.
*TEXTO BÁSICO
            Annabel Lee es un poema de profundo afecto, extrema musicalidad y de una ternura por el amor perdido que se difunde calladamente en la inmensidad del mar que baña aquel  reino junto al mar.
            El nombre de la heroína sugiere que al describir ese amor inocente que transpira toda la poesía, Poe podría tener en mente a “Annie” Richmond. Pero la Sra. Sarah Helen Whitman cree que Poe la tuvo a ella por objeto. “Muddy”, tiempo después, le contó a la Sra. Estelle Lewis que Poe le había destinado la balada a ella. Y “Fanny” Osgood dijo que el poeta escribió el poema para Virginia, su esposa.
            En definitiva, es la promesa de Poe del recuerdo perpetuo de su bella y joven esposa, y su placer de unirse a ella en su muerte prematura. Es un bello canto, una balada a la joven esposa perdida terrenalmente. Un íntimo canto a la memoria de Virginia Eliza Clemm, a pesar de las reticencias del mismo Poe y suposiciones de quienes  le conocieron.
            Una vez más, en Annabel Lee emerge el motivo favorito de Poe, la muerte de la belleza, pero ausente simbolismo alguno, sin ninguna obsesión ni misterio, y entonces la suave alegría se desarrolla tenue y lineal con la sencillez de un canto popular, en el que también hace pensar por las repeticiones casi dolorosas y por las rápidas variaciones melódicas.
            En esta poesía, recuerda Poe insistente a su más adorada difunta. Annabel Lee fue su expiación, su reafirmación a Virginia de que ella fue para siempre la imagen que él amó. El Valle de la Hierba Irisada, del cuento Eleonora, se convierte en esta  poesía en un reino junto al mar.
            La tonalidad del poema no es triste ni angustiosa, porque la pasión del amante hállase aquí sublimada, y de esta forma llega a ser una unión espiritual que no es afectada por la muerte.
            A lo largo del poema, la repetición de un reino junto al mar del nombre de Annabel Lee, la reaparición de amor, de sepulcro, los ritmos internos, son como tambores obsesivos de una mente torturada que no podía exorcizar sus recuerdos, aunque más bien puede servir como catalíticos para  el éxtasis supremo de una imaginada comunión en los versos finales.
            En la primavera de 1849, Poe escribió a la Sra. Richmond (su querida “Annie”): He escrito una balada llamada Annabel Lee, poema este que pronto le enviaré a Ud. Poe nunca aclaró quién le había inspirado el poema, pero en verdad todo converge para que su esposa Virginia  sea quien tiene la contribución acerca de la mujer de esta cristalina poesía.
            Es evidente que la sinceridad de su soneto A Mi Madre, y la diáfana belleza de Annabel Lee representan la naturaleza normal de un Poe que necesitaba solamente un poco de buena fortuna para asegurarse la felicidad.

           

LAS CAMPANAS

 

El poema se publica en *Sartain’s Union Magazine of Literature and Art, 5 (noviembre de 1849) 304

*TEXTO BÁSICO
     
            La versión original de este poema, diecisiete líneas (el texto aceptado tiene ciento doce líneas), fue publicado en Sartain’s Union Magazine, 5 (diciembre de 1849) 386, como Las Campanas. Un Canto.
            Después de El Cuervo, la composición más famosa de Poe es quizá, su poema Las Campanas.
            Ha dicho un analista literario que Las Campanas es una obra maestra de armonía imitativa, y en efecto, es una aseveración indudablemente certera, pues es la onomatopeya en función de la poesía. Poe, con un verdadero despliegue de su dominio de la palabra, logra reproducir todo un abanico de sonoridades de las campanas y, tal vez lo más importante, sugiere mediante ese ambiente rítmico de su poesía, un algo de mágico poder de las emociones y de las cuatro etapas de la vida humana.
            Este poema es uno de los más célebres, más conocidos y más recitados de Poe, aunque según se dice, lo compuso casi por entretención o juego, fragmento tras fragmento; la maravillosa perfección rítmica y estilística le proporcionan una verdadera unidad, orgánicamente acrisolada.
            Las Campanas trata de representar una serie de cuatro variaciones sobre las edades del hombre: juventud, amor, madurez y vejez.
            Debemos aclarar y fijar que esta poesía no es meramente un ejercicio sonoro, ni un simple revoloteo de impresiones. Por el contrario, sus imágenes y sus ritmos, en definitiva, marcan en la epidermis el inexorable ciclo de las experiencias humanas.
            Este poema tiene sus ideas particulares. Su inmediato propósito es reproducir la música de cuatro tipos de campanas y sugerir los respectivos estados de ánimo que provocan en el lector. Cada estrofa es más extensa, más compleja y más intensa que la precedente; de esta forma, la estructura en sí del poema confiere un efecto de clímax y de tragedia.
            Los sonidos de las campanas de los trineos, la campanas nupciales, las campanas de alarma ante el fuego y, finalmente, los tañidos fúnebres, ponen en juego una sucesión que transita desde la alegría y regocijo juvenil hasta la desilusión o desaliento, y la muerte.
            El poeta enfatiza grandemente el horror destructor de la fe de la transformación. De un frenesí y de un conflicto que van aumentando, el presagio de la felicidad por medio de las campanas de los trineos y las campanas nupciales, se revela como una trampa, preliminares insignificantes de un ataque furioso de aniquilación: el horrible retozón de los sonidos de las campanas que tañen al final.
            Nos cabe mencionar una obra maestra del pianista y compositor Sergei Rachmanov (1873 – 1943), Las Campanas, Op. 35, basada en el poema homónimo de Poe. La composición data de 1913, y es un poema sinfónico para tenor, soprano, barítono, contralto, coro y orquesta, aunque algunos musicólogos catalogan la obra como Sinfonía Coral.  En esta obra, Rachmaninov explota su paleta con una intensidad musical y vocal cargada de brillante emotividad y profundo dramatismo. Ejemplo indiscutible de la musicalidad poética de Poe y del genio de Rachmaninov.

GLOSARIO

 

            RÚNICA.  Antigua escritura germánica formada por signos especiales llamadas runas. La escritura rúnica es la escritura más antigua de los germanos. Conoce dos variedades principales: el alfabeto antiguo o germánico, y el alfabeto rúnico reciente, o nórdico.

VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "The Bells," undated manuscript, May 1848.]

THE BELLS

 

The bells! — ah, the bells!
    The little silver bells!
How fairy-like a melody there floats
        From their throats. —
     From their merry little throats —
        From the silver, tinkling throats
    Of the bells, bells, bells —    
        Of the bells!
    The bells! — ah, the bells!
   The heavy iron bells!
How horrible a monody there floats
        From their throats —
        From their deep-toned throats —
        From their melancholy throats!
      How I shudder at the notes
    Of the bells, bells, bells —
        Of the bells!

 


VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, Las Campanas”, manuscrito sin fecha, mayo de 1848.]

LAS CAMPANAS

 

¡Las campanas! ¡Ah, las campanas!
¡De plata son las pequeñas campanas!
¡Qué mágica melodía transportan los aires
desde sus delicadas golas,
de sus gráciles y alegres gargantas,
de las argentas sonoras golas
de las campanas, campanas,
de las campanas!

¡Las campanas! ¡Ah, las campanas!
¡De hierro son las pesadas campanas!
¡Qué horrible treno transportan los aires
desde sus fúnebres golas,
de sus gargantas de profundo timbre,
de sus melancólicas gargantas!
¡Cómo me estremezco al escuchar el vaticinio
de las campanas, campanas,
de las campanas!

 


VARIANT

[Text: Edgar Allan Poe, "The BellsA Song," manuscript from 1848, printed in Sartain's Union Magazine, Dec. 1849, pp. 386-387.] 


THE BELLS. — A SONG.

 

    The bells! — hear the bells!
    The merry wedding bells!
    The little silver bells!
How fairy-like a melody there swells
    From the silver tinkling cells
    Of the bells, bells, bells!
        Of the bells!

    The bells! — ah, the bells!
    The heavy iron bells!
     Hear the tolling of the bells!
        Hear the knells!
How horrible a monody there floats
        From their throats —
        From their deep-toned throats!
How I shudder at the notes
        From the melancholy throats
    Of the bells, bells, bells —
        Of the bells —

 


VARIANTE

[Texto: Edgar Allan Poe, “Las Campanas. Un Canto”, manuscrito de 1848, impreso en Sartain’s Union Magazine, diciembre de 1849, pp. 386 – 387.]


LAS CAMPANAS. UN CANTO

 

¡Las campanas! ¡Escuchad las campanas!
¡Las alegres campanas nupciales!
¡Las pequeñas campanas de plata!
¡Qué mágica melodía se expande
de las argentas cavidades sonoras
de las campanas, campanas,
de las campanas!

¡Las campanas! ¡Ah, las campanas!
¡Las pesadas campanas de hierro!
¡Escuchad de las campanas su tañido,
escucha cómo doblan!
¡Qué horrible treno transportan los aires
desde sus fúnebres golas,
de sus gargantas de profundo timbre!
¡Cómo me estremezco al escuchar el vaticinio
de sus melancólicas gargantas,
de las campanas, campanas,
de las campanas!


UN SUEÑO DENTRO DE UN SUEÑO

 

Publicado este poema en *The Works of the Late Edgar Allan Poe, 1850, vol II p. 40 
    
*TEXTO BÁSICO    
            Poe estuvo, con mucha frecuencia, impulsado por el estado de soñar, y en esta poesía pareciera que el poeta navega en el estrato medio, entre el dormir y la vigilia.
            Un Sueño Dentro de Un Sueño dramatiza la enfurecida perplejidad del poeta ante la irremediable vigilia, y perder aquello tan hermoso y simbólico que retiene su mano.
            Poe anduvo en la vida del brazo de la desesperanza, y hubo de buscar un refugio salvador en los ensueños y embelesos.